Plantas para la alergia

4 plantas que previenen los efectos de la alergia al polen

Jordi Cebrián

Descubrimos cuatro plantas que pueden ayudarte a prevenir y paliar los efectos nocivos del polen causados por las alergias.

Este año, tras un invierno frío y lluvioso en toda España, era de esperar una floración primaveral explosiva, para deleite de los aficionados a la botánica y engorro de los alérgicos.

Se calcula que hoy uno de cada cinco españoles son alérgicos al polen y que la cifra va en aumento. Durante estas semanas muchas personas se pasan el día pañuelo en mano, estornudando a cada instante.

Podría parecer que en el campo, al estar rodeados de vegetación casi por doquier, es donde la alergia por polinosis es más frecuente, pero según la Sociedad Española de Alergología un 82% de los alérgicos proceden de zonas urbanas.

Al polen de ciertas plantas que medran en nuestras calles, se suma en este caso la contaminación atmosférica.

Artículo relacionado

Aire ciudad

La contaminación del aire va muy en serio

Árboles que tienen en el viento el vehículo de dispersión de su polen –fresnos, olmos, álamos, olivos y cipreses– son responsables de un buen número de alergias.

Las gramíneas causan alergias tanto en ambientes rurales como en ciudades. También son muy alergénicas las plantas oportunistas que aparecen en aceras, tiestos y parterres, como parietarias, cenizos, ortigas y amarantos.

Piel y mucosas sanas

De las propias plantas puede surgir la solución, o cuando menos un apoyo para dulcificar sus molestos efectos.

Una de ellas es la perpetua, que aplicada en infusión o colirio, resulta ideal para rebajar la inflamación de la conjuntiva del ojo y de la mucosa nasal, detener el lagrimeo y aliviar algo los estornudos explosivos y los arranques de tos.

A modo preventivo, los herboristas proponen una planta china que está ganando muchos adeptos y que se ha mostrado muy eficaz para fortalecer las defensas. Es el Huang Qi o astrágalo chino, un adaptógeno que ayuda a blindarse de las infecciones ambientales y que, tomado en las semanas previas al inicio de la primavera, puede reducir los síntomas.

Otro antialérgico natural es el gordolobo, muy adecuado para combatir los ataques de tos, la irritación constante de garganta y la conjuntivitis, así como para aliviar los sarpullidos, picores, granos o urticarias que en muchos casos acompañan a la polinosis.

Para uso externo, un buen antihistamínico es el árnica, acaso el más eficaz para combatir urticarias y picores persistentes.

El gordolobo ayuda a despejar las vías respiratorias y calma los picores de la piel. El árnica se emplea a menudo en pomadas para aliviar las urticarias y como remedio homeopático.

4 plantas muy eficaces

Su uso debe acompañarse de medidas como evitar los días de viento, dormir con la ventana cerrada o protegerse los ojos de la polinización.

Árnica

  • Planta: Arnica montana
  • Propiedades: Anthistamínica, antiinflamatoria, antialérgica, antiséptica, antimicrobiana, antifúngica
  • ¿Cómo tomarla? En infusión, tintura, extracto fluido, en crema o pomada, y como remedio homeopático

Astrágalo chino

  • Planta: Astragalus membranaceus
  • Propiedades: Estimulante del sistema inmunitario, antiviral, adaptógeno y vasodilatador
  • ¿Cómo tomarlo? En decocción, tintura, cápsulas y extracto líquido

Gordolobo

  • Planta: Verbascum thapsus
  • Propiedades: Expectorante, antialérgico, antiinflamatorio, antitusivo, demulcente
  • ¿Cómo tomarlo? En infusión, extracto fluido, tintura, cápsulas, decocción para colirios y lavaojos, en inhalaciones y cataplasmas

Perpetua

  • Planta: Helichrysum stoechas
  • Propiedades: Antialérgica, antiinflamatoria, antiséptica, antibacteriana, expectorante, antitusiva
  • ¿Cómo tomarla? En infusión, tintura o extracto líquido, como jarabe para la tos, en inhalaciones, colirios y gargarismos

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?