Bebidas antioxidantes

4 propiedades saludables del té oolong (y cómo prepararlo)

Por su grado de fermentación, el té oolong se encuentra entre el té verde y el té negro. Es muy antioxidante y se asocia con varios efectos positivos sobre la salud. Te explicamos cómo prepararlo para conseguir los mayores beneficios.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Pablo Saz
Dr. Pablo Saz

Médico naturista. Investigador en la Universidad de Zaragoza

La planta del origen del té oolong es la misma que la del té verde o la del té negro. La diferencia está en el grado de fermentación, que en el té oolong es intermedio: no es ni verde nin negro, es azul. Se considera una variedad semifermentada.

¿Como se elabora el té oolong?

El té oolong tradicional procede del sureste de China y Taiwán. La oxidación y fermentación de las hojas se controla con precisión mediante un laborioso trabajo manual. Primero se dejan secar un poco al aire libre, luego se enrollan y se golpean para que suelten jugos y actúen las enzimas, y en el momento preciso se calientan para que se detenga la fermentación. Al final las hojas muestran un característico tono azulado. Luego se puede tostar ligeramente. El resultado es un té con aroma floral o frutal.

El origen de su nombre es legendario. Existen varias teorías, pero una dice que un hombre llamado Wu Liang (que acabó transformándose en Oolong) descubrió el té por accidente cuando fue distraído por un ciervo tras un duro día de recolección, y para cuando se acordó de el té ya había comenzado a fermentar y presentaba su atractivo color azulado.

Artículo relacionado

4 beneficios para la salud que te proporcionará el té oolong

1. Puede promover la salud del corazón

Los tés como el oolong pueden ser beneficiosos para la salud cardíaca y vascular debido a los altos niveles de polifenoles antioxidantes.

Los antioxidantes ayudan a reducir la presión arterial y el colesterol. En un estudio con 76.000 personas realizado en Japón, los investigadores encontraron que las personas que bebían alrededor de un cuarto de litro de té oolong al día tenían un 61%menos de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Investigadores chinos descubrieron que consumir solo una o dos tazas de té oolong al día reducía significativamente el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

2. Apoya el funcionamiento del cerebro

La cafeína contenida en el té oolong no solo estimula brevemente las células nerviosas del cerebro, lo que aumenta la capacidad de rendimiento y concentración, sino que, en combinación con otros compuestos antioxidantes presentes en el té como la l-teanina, puede tener un efecto protector en el cerebro.

Por ejemplo, los bebedores de té verde y oolong chinos mayores muestran mejores funciones y habilidades cognitivas que los grupos de comparación.

3. Puede tener efectos anticancerígenos

Los compuestos antioxidantes como los polifenoles contenidos en el té oolong poseen efectos antioxidantes que pueden prevenir las alteraciones celulares relacionadas con el desarrollo del cáncer. Según un estudio reciente, también pueden influir sobre la expresión de determinados genes. El riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer se reduce con el consumo regular de té.

Artículo relacionado

4. Calma el estómago

El té olong contribuye a reducir la acidez de la dieta. Debido a su caracter alcalino, tiene un efecto calmante sobre el tracto gastrointestinal. Los malestares y molestias en el estómago, como el dolor, la sensación de saciedad o los problemas digestivos a veces pueden aliviarse tomando un té oolong.

Cómo preparar una taza de té oolong

El té oolong se encuentra en hojas sueltas enrolladas o en bolsitas de muselina (conviene evitar las presentaciones en bolsas de plástico, que pueden desprender partículas).

Para hacerlo en casa, debes usar agua purificada que no haya llegado a hervir, con una temperatura cercana a los 90 º C. Esto asegura el mejor perfil de sabor y reduce la pérdida de compuestos activos. Las temperaturas más altas del agua pueden desestabilizar y reducir los antioxidantes del té como sus polifenoles.

La actividad antioxidante más fuerte se consigue con una infusión de 3 minutos. Puedes servirlo frío preparándolo primero con agua caliente y luego dejándolo en la nevera.

Para hacer la taza perfecta

  • Prepara aproximadamente 2 cucharadas de té de hojas sueltas o una bolsita de té.
  • Caliente el agua hasta que apenas hierva
  • Mantén la infusión durante 3 minutos.
  • Prueba el té para comprobar su sabor. Si te gusta más fuerte puedes alargar el tiempo de infusión, pero cuida de que no supere los 10 minutos.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?