Sanar desde dentro

7 pasos para gestionar las emociones y ayudar a la curación

Las personas pueden mejorar su salud si aprenden a entenderse mejor a sí mismas. Con unas sencillas pautas de autoconocimiento se pueden prevenir enfermedades y facilitar la curación.

El funcionamiento de los seres humanos no está aislado de su contexto social, igual que no se puede concebir una abeja sin su colmena.

Por ello, para atender a la enfermedad es preciso observar y comprender la situación psicológica de la persona, es decir, las creencias que sustentan su comportamiento y sus actitudes, pero también el entorno familiar y la sociedad a la que pertenece.

La enfermedad implica una falta de armonía interior. El inicio de los síntomas o el diagnóstico debería dar lugar a plantearse una pregunta con dos vertientes:

  • ¿Qué me está diciendo esta enfermedad sobre mi pasado y mi presente?
  • ¿Qué me puede ayudar en un futuro?

Emociones que curan

Existe la creencia general de que las emociones positivas mejoran la salud. Aunque es cierto que la alegría y la satisfacción aumentan el bienestar físico, existen evidencias de que negar la realidad surte un efecto contrario. Para facilitar la curación resulta básico reunir fuerzas para pensar "negativamente".

Esto significa considerar lo que no está funcionando: ¿Qué es lo que no está equilibrado? ¿Qué he ignorado? ¿A qué le está diciendo mi cuerpo que no? Sin estas preguntas, los factores de estrés responsables de la falta de equilibrio seguirán ocultos.

Muchas personas enfermas descubren que han intentado mantener una imagen de sí mismas de fortaleza e invulnerabilidad que a la postre les generaba estrés. O quizás han negado un aspecto de su persona para adecuarse a las expectativas ajenas.

La salud se sustenta en tres pilares: el cuerpo, la psique y la conexión espiritual. Ignorar cualquiera de ellos favorece los desequilibrios. La relación entre mente y cuerpo debe observarse no solo para entender la enfermedad, sino también la salud.

En la curación, cada información, cada parte de la verdad puede resultar crucial. Si la manera en que se viven las emociones tiene una influencia en el organismo, es preciso informar a las personas para que puedan utilizarlo como herramienta para promover su salud.

Las 7 pautas de la curación

Las personas pueden mejorar su salud si indagan en sus creencias y pensamientos, y aprenden a entenderse mejor a sí mismas. Aplicar estas pautas sirve tanto para prevenir enfermedades como para facilitar la curación.

  1. Aceptación. Implica reconocer y aceptar las cosas tal y como son, sin negar lo que ocurre pero tampoco resignándose. Esto significa que aprendemos a mirarnos con la misma aceptación que concederíamos a alguien que estuviera sufriendo o necesitara ayuda.
  2. Conciencia. Supone atender a los estados internos y aprender a confiar en las propias percepciones.
  3. Percibir la ira. La represión sistemática de esta emoción es un factor de riesgo importante para la enfermedad, pues aumenta el estrés fisiológico. Sin embargo, su expresión desenfrenada implica graves problemas. Según las circunstancias, se decidirá intentar expresarla de modo adecuado o bien disiparla. Es crucial no pasarla nunca por alto, pues aporta información vital sobre uno mismo.
  4. Autonomía. Las personas sufren cuando se difuminan sus límites. Defender la propia autonomía implica el desarrollo de ese centro de control interior, en el que cada uno puede expresar y hacer valer sus opiniones, deseos y necesidades.
  5. Cariño. Sin contacto social se corre un riesgo mayor de contraer enfermedades. Quienes cuentan con un apoyo emocional suelen tener un pronóstico mejor, sea cual sea su dolencia.
  6. Aseveración. Se trata de una declaración personal de que somos quienes somos, más allá de nuestra historia, personalidad, habilidades o de lo que otras personas perciban. No requiere actuar ni reaccionar, se trata simplemente de ser, abandonando la necesidad constante de hacer o sentirse útil.
  7. Afirmación. Existen dos valores esenciales para conseguir una mejor salud: El primero es expresar la propia creatividad, ya sea a través de los múltiples canales que existen: la escritura, el arte, la música, cocinando, cuidando un jardín... El segundo es nuestra relación como personas con la totalidad, lo cual implica algún tipo de búsqueda espiritual.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?