Riesgos para la salud

La tríada del adolescente: teléfono móvil, azúcar y cafeína

Claudina Navarro

Un estudios sobre más de 32 adolescentes prueba que las pantallas llevan a consumir más bebidas con azúcares y cafeína, y a sufrir los problemas asociados a estas sustancias.

Ya no son las drogas, el sexo y rock and roll. Ahora los adolescentes están enganchados a las pantallas, las bebidas azucaradas y las bebidas energéticas con cafeína, una tríada de adicciones que no hace ningún bien a su salud.

Una encuesta realizada sobre más de 32.000 estudiantes de 13 a 15 años indica que el 27% de los adolescentes exceden la ingesta recomendada de azúcar; y el 21% se pasa con la cafeína, que consumen con los refrescos y las denominadas "bebidas energéticas".

Artículo relacionado

niños beben agua

Haz que el agua sea una bebida atractiva para tus hijos

La televisión y el móvil estimulan el consumo de bebidas azucaradas y con cafeína

El estudio, publicado en PlosOne y dirigido por la doctora pediatra Katherine Morrison, de la Universidad McMaster, muestra que los jóvenes que pasan más tiempo delante de la pantalla -especialmente de la televisión- también son los que consumen más azúcar y más cafeína.

Cada hora que se pasa hablando por el teléfono móvil o consultando las redes sociales también se vincula con un mayor riesgo de exceder las recomendaciones de azúcar y cafeína.

Artículo relacionado

Los efectos negativos del azúcar

La adictiva trampa del dulce: ¿qué pasa con el azúcar?

Aunque en los dos últimos años se ha reducido el abuso del azúcar y la cafeína, ha sido a costa de un aumento a la adicción a la pantalla, que se está demostrando como la droga más fuerte. Para sorpresa de los investigadores, la televisión estimula más la ingesta de azúcar y cafeína que las consola de videojuegos.

El consumo excesivo de bebidas con azúcar o con edulcorantes está relacionado con obesidad, diabetes, caries dentales y falta de sueño.

Por su parte, el exceso de cafeína se asocia con dolores de cabeza, presión arterial elevada, náuseas, vómitos, diarrea, dolor en el pecho y también carencia de sueño.

Los autores del estudio recuerdan que las asociaciones americanas de pediatría y de psicología recomiendan a los padres que controlen el acceso a las pantallas de sus hijos y que favorezcan las actividades sociales y al aire libre.

Referencia:

Katherine M. Morrison et al. Electronic device use and beverage related sugar and caffeine intake in US adolescents. Plos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?