Almendras

Corazón fuerte

Las almendras reducen tu cintura (y el colesterol)

Puedes reducir tu cintura añadiendo un alimento a tu menú diario: las almendras. Consiguen disminuir la proporción entre cintura y cadera, y con ello las posibilidades de sufrir un infarto.

Claudina Navarro

Las propiedades beneficiosas de las almendras han sido probadas científicamente en numerosos estudios. La mayoría coinciden en que una ingesta moderada de unos 30-50 gramos diarios combate los factores que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Pero científicos de la Universidad Sookmyung de Mujeres en Seúl (Coreal del Sur) han querido ir más allá y determinar el efecto de las almendras sobre la composición corporal y el perfil de grasas en sangre (colesterol y triglicéridos) en personas sanas con una media de 27 años después de 20 semanas consumiéndolas regularmente.

Consumir almendras a diario reduce el colesterol malo y disminuye la acumulación de grasa en el abdomen

Los resultados fueron muy positivos. Una ración diaria de 56 g de almendras consiguió disminuir los niveles de colesterol total, colesterol malo LDL, triglicéridos y colesterol no HDL.

Además se pudieron medir efectos positivos sobre la composición corporal (proteína corporal total y masa libre de grasa), y sobre la proporción cintura-cadera. Esta es un importante factor de riesgo cardiovascular: cuanta más grasa se acumula en el abdomen, mayor es la probabilidad de sufrir un infarto.

La circunferencia de la cintura se redujo significativamente, aunque el peso corporal total aumentó un poco, pues se incrementó la masa muscular. También se elevó la tasa metabólica basal (el gasto de energía sin hacer ejercicio).

Por otra parte, la inclusión de las almendras en el grupo de participantes conllevó, en comparación con el grupo de control, un aumento de la ingesta de proteínas, de fibra, de vitaminas E y B2, de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, y de los minerales fósforo y magnesio. Y se redujo la ingesta de hidratos de carbono, proteínas de origen animal y colesterol.

El estudio ha sido publicado en el Journal of Medicinal Food.

Más beneficios de comer almendras

Además de proteger el corazón, las almendras aportan calcio que contibuye al buen estado del sistema músculo-esquelético. Los jóvenes y los deportistas encuentran en las almendras una fuente saludable de proteínas, grasas y micronutrientes.

También constituyen un alimento adecuado para las embarazadas por su calidad nutritiva y porque posee propiedades galactógenas (favorecen la producción de leche materna).

Cómo consumirlas

Las almendras destacan por su delicado sabor, textura mantecosa y versatilidad culinaria. Lo más habitual es utilizarla en recetas dulces, pero sus usos van mucho más allá de la repostería. Así, es muy útil a la hora de aportar sabor y textura a un relleno de verduras, y puede servir para enriquecer guisos a base de proteínas vegetales, como los de seitán y tempeh.

Combina bien con las hojas verdes y hace buenas migas con el sabor intenso de la rúcula y las aceitunas. Es sorprendente la combinación con el ajo, y la receta que mejor aprovecha esa peculiaridad es el ajoblanco, la popular sopa fría que se prepara a base de ajo, almendras trituradas, pan y aceite de oliva.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?