El poder del baño

Cómo darse un baño caliente y sedante para dormir bien

Una temperatura del agua adecuada puede llegar a ejercer un efecto sedante y a favorecer el sueño. La mejor cura contra el insomnio puede estar en tu bañera.

Sira Robles
Sira Robles

Periodista especializada en salud, bienestar y ciencia.

La experiencia demuestra que un baño caliente puede ser una de las antesalas más placenteras a un buen sueño.

Sumergirse durante diez minutos en una bañera con agua a una temperatura de entre 36 y 38 ºC ejerce un efecto sedante, relaja los músculos y facilita la movilidad de las articulaciones.

Resulta sencillo, muy agradable y altamente efectivo en casos de sobreexcitación o tensión nerviosa, insomnio, artrosis y afecciones reumáticas crónicas. Además, parece tener cierta acción calmante del dolor. Con todo, lo fundamental es que el baño deja una sensación de bienestar.

El baño caliente contra el insomnio

El concepto de baño está poderosamente ligado a la cultura de la Roma Clásica. Por aquel entonces las "termas" ya se entendían como una opción terapéutica.

Los baños calientes ejercen un efecto vagotónico, es decir, llevan a una dilatación de los vasos sanguíneos cutáneos, activan la sudoración y favorece la eliminación de residuos de las células y del líquido intersticial a través de la sangre.

Además, ejercen una acción alcalinizante, reductora de los niveles de azúcar y estimulante del peristaltismo intestinal.

A lo largo del tiempo, además, los baños de agua caliente se utilizan desde el comienzo de los tiempos para combatir el insomnio. Según el estudio "Eficacia de la Medicina Natural y Tradicional en el tratamiento al insomnio", intentar elevar la temperatura corporal mediante un baño caliente previo 20 minutos antes de dormir es una práctica recomendable para inducir el sueño en caso de sufrir insomnio.

Artículo relacionado

Sales de baño

8 recetas de sales de baño para mimarte

¿Cómo es el baño que favorece el buen dormir?

La clave de un baño sedante es no sobrepasar una temperatura máxima de 38 ºC, a partir de la cual tiene un efecto estimulante. Tampoco conviene que el baño se prolongue más de diez minutos si lo que se pretende es que tranquilice y favorezca el sueño. Para hacerlo bien:

  1. Se llena la bañera con agua caliente (36-38 ºC) hasta que cubra el cuello. Se puede utilizar una toalla para la nuca.
  2. El baño no debería superar los 10 minutos.
  3. Una vez terminado, hay que incorporarse poco a poco, ya que se puede producir un déficit transitorio de irrigación sanguínea del cerebro. Se acaba con una ducha fría rápida.
  4. Finalmente, conviene reposar en la cama bien tapado unos 20 minutos, disfrutando de la tranquilidad.

Artículo relacionado

Baño cleopatra

6 ideas naturales para disfrutar de tu baño como Cleopatra

Baños con esencia con doble efecto sedante

Según la revisión de estudios "Consejos y ayudas para dormir bien" publicado en la revista Medicina Naturista, para combatir el insomnio es eficaz combinar los beneficios de la aromaterapia contra el insomnio con el poder relajante y sedante de un baño con agua caliente.

En concreto, los autores del estudio aseguran que se ha comprobado que un baño con esencia de lavanda, Lavandula augustifolia, reduce el nivel de cortisol y favorece la relajación.

Contraindicaciones de un baño caliente

Este tipo de baños se han de evitar si se padecen varices o tendencia a la inflamación venosa, se sufre insuficiencia cardiaca, presión sanguínea baja y dolencias inflamatorias (por ejemplo, artritis reumática).

Hay que tener en cuenta, por otra parte, que si durante el baño se dan signos de debilidad o de descompensación circulatoria hay que interrumpirlo de inmediato y levantarse despacio para evitar caídas por desmayo.

Tampoco hay que bañarse inmediatamente antes o después de las comidas. Lo conveniente es esperar al menos una hora.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?