Más joven

Batido de mango y arándanos

Javier Medvedovsky y Gloria García Lerma

Hay muchas formas de rejuvenecer. La cocina raw te aporta vitalidad y enzimas, y además te ayuda a desintoxicar el organismo.

Los alimentos crudos o poco manipulados respetan nuestra reserva de enzimas y nos aportan nutrientes en estado puro que ralentizan el envejecimiento. Este tipo de recetas no incluyen gluten ni productos animales, por lo que son ideales para personas con intolerancias o alergias.

Ingredientes para 1 persona:

  • 1 mango
  • 100 g de arándanos
  • El zumo de dos naranjas
  • La ralladura de media naranja
  • 1 cucharada de azúcar de coco

Preparación (10 minutos):

  1. Abre el mango por la mitad con ayuda de un cuchillo, retira el hueso y vacía la pulpa separándola de la piel. Trocéala.
  2. Lava bien los arándanos.
  3. Exprime las dos naranjas. Procura que no estén frías de la nevera (de hecho, no se recomienda guardarlas en el frigorífico, pues les resta sabor). Ralla la piel de una de las mitades.
  4. Introduce todos los ingredientes en un recipiente, tritúralo todo con una batidora eléctrica y sírvelo a continuación. El endulzante: el azúcar de coco no es crudo, pero es puro y posee un índice glucémico relativamente bajo. Se extrae del néctar de las flores de la palmera cocotera. Su consistencia es similar a la del azúcar moreno. Puedes emplearlo para endulzar tanto tu café o té como cualquier tipo de receta.

Otra variante:

En la temporada de otoño e invierno puedes sustituir el mango por caquis bien maduros. Simplemente pélalo y trocéalo antes de triturarlo junto con el resto de ingredientes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?