Boca bella y saludable

4 pasos para unos labios sanos y jugosos

Una sonrisa siempre es bonita si la anima la alegría, pero se puede realzar teniendo en cuenta algunos cuidados sencillos y naturales de esta zona tan sensible.

Pese a ser una de las zonas más frágiles del cuerpo, la boca nos permite comer, hablar, reír, besar... y constituye una parte importante de la expresión facial. Por eso merece los mejores cuidados.

Su carta de presentación, los labios, están cubiertos por una piel extremadamente fina, carente de glándulas sebáceas y sudoríparas. De hecho, se trata más bien de una membrana mucosa permeable.

En consecuencia, los labios se irritan y deshidratan con facilidad, lo que genera grietas, tirantez y "pielecillas" antiestéticas.

Otra característica que explica su especial vulnerabilidad es su escasa melanina, el pigmento que da color a la piel y que la protege de las radiaciones ultravioleta. De ahí que los labios no se bronceen sino que, literalmente, se quemen.

Por otra parte, los constantes movimientos musculares a los que están sometidos los labios favorecen la aparición de arrugas y la pérdida progresiva de firmeza y volumen.

Artículo relacionado

2. La mariposa

Los 5 ejercicios de yoga facial de Danielle Collins para reafirmar el rostro

Sol y tabaco: sus grandes enemigos

Algunos factores y circunstancias resultan especialmente perjudiciales para los labios: sobre todo el sol y el tabaco, pero también el viento, el frío o el calor extremos y los ambientes secos y cargados.

Como consecuencia de estas agresiones, los labios acusan una pérdida de elasticidad y mayor fragilidad (con sequedad y grietas), y se forman en su contorno superior líneas verticales conocidas popularmente como "el código de barras", más frecuentes en personas fumadoras por el gesto repetido de expulsar el humo.

Artículo relacionado

Infusión para dejar el tabajo

Esta infusión te ayuda a dejar de fumar

La buena noticia es que al estar dotados de una importante red vascular (responsable de su color rosado), los labios cuentan con una buena renovación celular y los principios nutritivos de los tratamientos anti edad actúan en ellos rápidamente.

Cualquier cuidado que se les aplique suele tener un resultado visible en poco tiempo.

Cuatro pasos básicos para cuidar tu boca

Lucir unos labios sanos y seductores no resulta difícil. Necesitan: limpieza, hidratación, exfoliación y protección.

La limpieza implica eliminar cualquier resto de maquillaje o suciedad con un desmaquillador facial o específico para ojos y labios.

La exfoliación se recomienda periódicamente (no más de una vez cada diez días) para librar a los labios de pielecillas y células muertas, y que los productos labiales se apliquen mejor.

Se puede humedecer un cepillo de dientes de cerdas muy suaves y frotar con él los labios.

En cuanto a la hidratación, aunque las barras de labios contienen cada vez más activos hidratantes, las cremas específicas resultan indispensables. Retienen la hidratación, aceleran la regeneración celular y con su uso continuado difuminan las pequeñas arruguitas.

La cosmética natural ofrece fórmulas elaboradas a base de principios de origen vegetal, exentas de parabenos, aceites minerales derivados de la industria petroquímica, parafinas y propilenos.

Resultan excelentes las sustancias de la colmena: propóleo, cera de opérculo (la que recubre las celdas) o jalea real.

Artículo relacionado

Cera de abejas

3 usos de la cera de abejas en tu hogar

Por otra parte, el aceite de ricino mejora la capacidad de hidratación y el extracto de té rojo ejerce un efecto antioxidante.

Para la protección de los labios se aconseja que todos los productos labiales (gloss, barra, lápiz, bálsamo...) incluyan un factor de protección solar alto, sobre todo si se va a la playa o la nieve.

Además, ejercitar los músculos de la boca ayuda a mantener los labios firmes. Algo tan sencillo como silbar constituye una excelente gimnasia labial.

Otro ejercicio consiste en fruncir los labios formando una pequeña "O" y a continuación exhibir bruscamente una amplia sonrisa, también en "O", para volver de nuevo a la primera posición.

Blanquear los dientes sin dañarlos

Una sonrisa bonita implica unos dientes cuidados, por lo que conviene cepillarlos tras cada comida.

A menudo, por el afán de tenerlos blancos se recurre a sustancias que pueden ser abrasivas y dañar el esmalte dental o las encías.

Sin embargo, se pueden utilizar dentífricos y colutorios libres de tensoactivos, flúor, colorantes y conservantes químicos.

Un remedio para blanquear los dientes es cepillarlos con una infusión concentrada de salvia.

Es importante también no abusar del azúcar y evitar los alimentos y bebidas muy fríos o calientes para prevenir la sensibilidad.

Artículo relacionado

Blanquear los dientes en casa

Cómo blanquear los dientes de forma natural

El mejor maquillaje de labios

Los labios son la guinda de un buen maquillaje.

Los labiales de última generación incluyen ingredientes naturales como cera de carnaúba, manteca de mango o extracto de escaramujo.

Antes de maquillarte asegúrate de que los labios están limpios y secos. Para un efecto natural usa solo un brillo labial. Para un efecto sensual utiliza un pintalabios.

Puedes optar por delinear primero el contorno de los labios con un lápiz, si es necesario corrigiendo un poco su forma natural para hacerla más armoniosa.

Los colores claros y luminosos aportan volumen a los labios finos, mientras que los tonos más oscuros y mates restan espesor a los muy gruesos.

Un toque extra de brillo sobre el centro del labio inferior pintado proporciona un efecto muy sensual.

Artículo relacionado

BALSAMO LABIAL

Cómo hacer tu propio lápiz de labios natural

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?