Respetar el pH

4 consejos para una higiene íntima más natural

Elena Herraiz y José Fernández

La zona íntima femenina es muy sensible a los cambios de pH. Su estabilidad depende de muchos factores pero una higiene y unos cuidados adecuados son importantes.

La vagina es un conducto elástico que alberga una flora bacteriana saprofita, con funciones protectoras, que debe mantenerse en equilibrio con su pH en rango estable.

Este equilibrio se ve alterado por las oscilaciones hormonales que modifican las condiciones durante el ciclo menstrual y por otras causas, como la falta de aireación, el contacto con líquidos (fluidos vaginales, orina o sudor) o el uso inadecuado de productos de higiene, que la pueden convertir en un caldo de cultivo para el desarrollo de distintos microorganismos.

Artículo relacionado

Respetar el equilibrio del cuerpo

Higiene íntima sin tóxicos

Las compresas de algodón ecológico no producen ni irritaciones ni alergias

La vagina y el resto de la zona íntima femenina poseen unas características propias, que hacen de su correcta higiene un requisito imprescindible para una buena salud genital. Lo ideal es hacer una limpieza diaria y rutinaria de la vulva, los labios y el clítoris, evitando la zona interna.

1. Aceites esenciales

El aceite vegetal de caléndula calma las irritaciones y el aceite esencial de árbol del té protege frente a infecciones y hongos.

Los baños de asiento son útiles para aliviar irritaciones. Se pueden tomar una vez a la semana, durante 20 minutos, con agua, una cucharada de aceite vegetal de caléndula (cicatrizante y regenerador) y cinco gotas de aceite esencial de árbol del té (antiséptico).

Artículo relacionado

Aromaterapia oficina

Tu botiquín de aceites esenciales para la oficina

2. Jabones naturales

Los jabones que se utilizan en las zonas íntimas han de cumplir unas características específicas:

  • Un pH fisiológico que preserve el equilibrio de la zona íntima.
  • Análisis ginecológicos que garanticen su inocuidad y seguridad.
  • Ingredientes suaves y efectivos, como en la cosmética natural, que puede emplear glucósido de coco, de base lavante, y que contiene aceites esenciales, como el del árbol del té, capaz de eliminar microorganismos.

Artículo relacionado

detergentes-ecológicos

Detergentes ecológicos: la alternativa natural

3. Productos de higiene íntima ecológicos

La cosmética ecológica ofrece toallitas de algodón natural impregnadas en una solución jabonosa con extractos de plantas como la manzanilla y la caléndula, útiles para una limpieza rápida.

En los últimos años han aparecido en el mercado compresas y tampones de algodón ecológico, que no contiene ni cloro ni blanqueadores. De alto poder de absorción, no provoca alergias ni irritaciones, algo especialmente importante en los tampones.

Otra ventaja, especialmente en el caso de los salvaslips, es que se trata de un material transpirable, por lo que también se reducen las infecciones.

Igualmente se ha extendido el uso de copas menstruales reutilizables. Estos dispositivos de látex o silicona recogen la sangre de la menstruación y la almacenan de manera segura, porque en este material no proliferan las bacterias.

Artículo relacionado

tampones toxicos

Los tampones están cargados de sustancias tóxicas

4. Cuidados especiales

Conviene prestar atención a la ropa interior. Hay que elegirla holgada, y evitar las prendas ajustadas que dificultan la ventilación y circulación.

También es imprescindible escoger tejidos transpirables, como el algodón, y la ropa interior se ha de lavar con agua caliente y detergentes ecológicos, con pocos tensioactivos y perfumes.

Nunca ha de dejarse puesto el bañador mojado o húmedo mucho rato ni compartir toallas. Por último, hay que extremar las precauciones tras tratamientos prolongados con antibióticos, ya que aumentan la posibilidad de candidiasis vaginal.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?