Busca una certificación eco

Protectores solares: ¡no todos los filtros son iguales!

Claudina Navarro

¿Te aclaras con las etiquetas de las cremas solares? Es importante sobre todo si eliges un protector convencional. ¡Te orientamos!

Aunque un poco de sol es beneficioso para la sa­lud, no hay duda de que el exceso de sol es un riesgo. En verano, la mejor manera de pro­tegerse es disfrutar de un poco de sol a primera hora de la mañana y última de la tarde y quedarse a la sombra el resto del día.

Si quere­mos más, necesitaremos recurrir a las cremas protectoras. Pero es im­portante elegir bien.

Lo más sen­cillo es optar por un producto con una certificación natural o ecoló­gica reconocida, como Cosmébio, Ecocert, Cosmo, BDIH o ICEA. Re­cuerda que, en ausencia de estas certificaciones, las palabras "na­tural" u "orgánico" en la etiqueta o en la publicidad no significan na­da, pues responden únicamente a una estrategia de marketing.

Artículo relacionado

Chica en la playa

Revisa tu crema solar: puede contener ingredientes tóxicos

Un buen protector solar debe protegerte a ti y al ecosistema

Los productos con estos sellos re­conocibles no pueden emplear fil­tros solares químicos ni en forma de nanopartículas. El dióxido de titanio y el óxido de zinc son los filtros físicos o minerales que se suelen usar. En algunos produc­tos se acompañan de filtros vege­tales seguros, obtenidos de plan­tas como la naranja o el coco.

Los mejores productos ya no resultan difíciles de extender ni dejan una capa blanca sobre la piel. Además están libres de otros ingredientes derivados del petróleo que no res­petan la fisiología de la piel.

Artículo relacionado

crema solar protectora natural

Protégete del sol de forma efectiva (y sin tóxicos)

Úsalas después del baño para no dañar el medio marino

Aunque elijamos una buena crema natural, conviene que no la utilicemos antes del ba­ño. Tanto los filtros químicos como los minerales se convierten en un grave problema para los ecosiste­mas marinos. Por eso, si vamos a la playa, primero nos bañaremos y luego nos pondremos la crema.

Artículo relacionado

comida frente al mar

Los microplásticos tóxicos contaminan el mar y se cuelan en los alimentos

Los problemas de las cremas solares convencionales

El principal problema de las cremas solares convencionales es que los filtros químicos pueden producir alteraciones en el sistema endocrino. Los dos filtros más utilizados, la oxibenzona (oxybenzone) y el octinoxato (octinoxate, octyl o ethylhexyl methoxycinnamate, etc.), cuentan con estudios sobre sus efectos como disruptores endocrinos que pueden afectar a la fertilidad e interferir en el metabolismo.

El homosalato (homosalate) es otro filtro químico que parece menos peligroso, y no existen pruebas de que el octisalato (octisalate) y el octocrileno sean disruptores endocrinos.

Los más seguros de los filtros químicos serían la avobenzona y el Mexoryl SX, según Environmental Working Group, una organización ecologista estadounidense que mantiene una base de datos sobre la seguridad de los ingredientes cosméticos.

Artículo relacionado

disruptores-endocr

12 medidas para liberarte de los disruptores endocrinos

Ten en cuenta que las cremas solares convencionales pueden contener, además de los filtros químicos, otros ingredientes alergénicos, irritantes o disruptores endocrinos que se usan como conservantes, perfumes o rellenos.

Por ejemplo, uno que se encuentra frecuentemente es la vitamina A, con el nombre de retinyl palmitate, retinyl acetate, retinyl linoleate o retinol. Al ser una vitamina parece que nos deberíamos quedar tranquilos pero, aplicada en la piel y bajo la acción del sol, existen estudios que la relacionan con mayor riesgo de lesión cutánea e incluso cáncer.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?