Belleza natural

6 flores que son un tesoro para el cuidado del cabello

En las fores se concentran las propiedades de muchas plantas medicinales. Te explicamos las propiedades de seis flores en relación con el cabello y cómo utilizarlas para que ofrezca un aspecto brillante y sano.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Un cabello fuerte, grueso, brillante y con cuerpo no solo es bello, sino que refleja un buen estado de salud y vitalidad. Los productos químicos que incluyen siliconas y otros ingredientes para conseguir el aspecto deseado no son los más recomendables, pues están cargados de químicos artificiales. Es mejor lograrlo con sustancias naturales como las que contienen algunas plantas medicinales.

En este artículo nos vamos a centrar en las flores que poseen propiedades beneficiosas para el pelo y el cuero cabelludo.

Hibisco: rejuvenece el cuero cabelludo

El hibisco es una de las flores más utilizadas en los productos naturales y ecológicos para el cuidado del cabello. Tanto la flor como las hojas de la planta de hibisco tienen propiedades curativas. Sus principios activos hidratan, suavizan y rejuvenecen el cuero cabelludo y promueven el crecimiento del cabello.

Puedes aplicar en el cabello una infusión de flores de hibisco. Puedes prepararla con una cucharada de hojas y flores secas por vaso de agua.

Rosa: rica en antioxidantes, previene la caspa y cuida el cabello dañado

¿Quién no ama las rosas? Esta flor preciosa puede ayudarte a expresar el amor y también a curar tu piel y cabello dañados.

Las propiedades de la rosa ayudan a nutrir el cuero cabelludo, acondicionan e hidratan el cabello y también previenen la caspa.

Puedes hervir pétalos de rosa en agua, dejar que se enfríe y usar la solución para enjuagar el cabello.

Romero: previene el encanecimiento prematuro y fortalece el cabello

Durante cientos de años se han utilizado las flores de romero para combatir la caída del cabello. También funcionan como tónico para quienes tienen el cabello fino.

Aunque se usan con frecuencias las finas hojas del romero para preparar remedios, lo cierto es que las flores contienen una concentración mayor de principios activos.

Puedes mezclar aceite esencial de flores de romero con aceite de oliva para favorecer el crecimiento del cabello. Se puede aplicar la mezcla directamente sobre el cuero cabelludo.

También se pueden añadir unas gotas del aceite esencial al champú para estimular el folículo y prevenir la caída.

Jazmín: puede hacer que tu cabello huela a cielo

Además de tener lustre y brillo, también quieres que tu cabello huela bien. El jazmín es un perfume natural sin ninguno de los inconvenientes que suelen presentar los perfumes sintéticos.

Puedes extraer su esencia calentando algunas flores en agua. Deja que se enfríe este agua de jazmín y úsela para enjuagar el cabello. Además, puedes mezclarla con bicarbonato de sodio para usarlo como champú y acondicionador.

Árnica montana: estimula el crecimiento del cabello y previene la caída

Esta flor de la familia de las margaritas, la árnica, actúa como un remedio natural perfecto para muchos problemas del cabello.

Las propiedades de la árnica rejuvenecen el cuero cabelludo y estimulan su crecimiento porque actúa sobre los folículos. También fortalece el cuerpo del cabello y ayuda a tratar la caída, el encanecimiento y la caspa.

Puedes diluir 20 gotas de tintura en una taza con agua y utilizar esta para enjuagar el cabello.

Caléndula: para cabellos débiles o dañados

El aceite de caléndula, que se extrae de la planta Calendula officinalis, es muy conocida por sus beneficios para la salud de la piel, pero también se usa para cuidar el cabello.

Volver a lucir una melena sana y luminosa, es posible gracias a aceites vegetales como este. Es fácil de encontrar en tiendas de cosmética natural y herbolarios y verás que desde el primer uso tu pelo mejora.

Puedes aplicar el aceite de caléndula para evitar el encrespamiento, mantener hidratadas las fibras capilares y darle suavidad y brillo. Cuando te peines por las mañanas, aplica un poco de este aceite en la yema de tus dedos y pásalas por la melena sin tocar el cuero cabelludo.

También puedes hacer un tratamiento durante la ncohe: masajea bien el pelo con el aceite y recógelo con una pinza o goma y cúbrelo con una toalla o gorro para irte a dormir sin manchar la almohada. A la mañana siguiente lávate el pelo con tu champú habitual.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?