Higiene natural y casera

Dos recetas de geles caseros que respetan tu piel

Marcela Burgos

Los geles de ducha naturales evitan las sustancias irritantes de los geles comerciales. Puedes incluso hacer tu gel en casa, con tu fragancia favorita.

Los jabones líquidos naturales y los geles de ducha comerciales se elaboran de manera muy distinta. Ambos contienen tensioactivos aniónicos, y en ambos casos se fabrican a partir de grasas y aceites vegetales como el aceite de coco, pero el proceso y el resto de ingredientes cambia.

Los jabones naturales potásicos están fabricados con aceites y mantecas vegetales que se mezclan y saponifican con hidróxido de potasio, lo que produce un tensioactivo con un pH alcalino.

Hoy contamos con una gran variedad de jabones líquidos artesanales de alta calidad que se elaboran puramente con materia natural y vegetal, puesto que nacen de una consciencia ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

A diferencia de los jabones líquidos naturales, los geles comerciales convencionales admiten sustancias sintéticas como el lauril sulfato de sodio (SLS), el lauril éter sulfato de sodio (SLES) y otros sulfatos.

Estos tienen una excelente capacidad limpiadora y un bajo costo de fabricación, pero son irritantes para la piel y resultan agresivos con el cabello, porque alteran la barrera cutánea causando congestión.

Además, los geles de ducha comerciales vienen en envases plásticos que son difíciles de reciclar y que acaban vertidos en el medio ambiente.

Haz tu propio gel ecológico en casa

Existen en el mercado productos con certificación ecológica o natural más respetuosos con la piel y el medio ambiente. Pero también puedes elaborar tu propio gel, con ingredientes tensioactivos procedentes de plantas como la saponaria o sustancias como el lauril sulfoacetato de sodio o SLSA, empleado en cosmética natural.

Si haces tus propios geles, puedes reutilizar envases y recipientes que tengas en casa para minimizar la generación de residuos. También puedes encontrar geles naturales a granel y aprovechar igualmente los envases.

Si guardas bien todos los ingredientes por separado, podrás ir preparando el gel de poco en poco, para una o dos semanas, y evitar el uso de conservantes. Es más trabajo, pero obtienes un producto más fresco y puedes personalizarlo con más variedad de aceites vegetales y esenciales hasta encontrar el que más te guste.

De todas formas, puedes encontrar un conservante utilizado en cosmética natural llamado cosgard, si quieres hacer más cantidad y que te dure unos meses.

2 jabones en gel para hacer en casa

Gel de ducha con saponaria

Ingredientes para 1 litro:

  • 100 g de raíz de saponaria triturada
  • 1 l de agua mineral o envasada
  • 8 g de goma xantana
  • 10 g de glicerina vegetal

Preparación:

  1. Pon a hervir el agua y la saponaria 20 minutos. Puedes agregar flores de lavanda, caléndula o malva al agua de la cocción. Contrólala, porque al hervir hace espuma y puede desbordarse.
  2. Deja entibiar y cuela en un bol, primero con un colador de alambre y luego con un papel de filtro de café. Ayúdate con un embudo.
  3. En un cazo mezcla la xantana con la glicerina líquida y remueve hasta que tome consistencia de miel.
  4. Agrega esta goma a modo de hilo batiendo con un batidor de globo. Bate un minuto, deja reposar tres y bate otro más. Se formará el gel.
  5. Con un embudo viértelo en un bote reciclado y desinfectado de champú o gel, o un recipiente hermético que permita dosificar. Como no lleva conservante, puedes usar dos recipientes y, mientras gastas uno, guardar el otro en la nevera. Úsalo en una semana.
  6. Puedes agregar aceites esenciales (de lavanda, ylang ylang...).

Gel cremoso de lavanda

Ingredientes para 500 gramos:

  • 440 g de agua mineral
  • 30 g de SLSA (sodium lauryl sulfoacetate)
  • 15 g de glicerina vegetal
  • 10 g de aceite vegetal a elegir
  • 3 g (66 gotas) de conservante cosgard o 5 g (190 gotas) de aceite esencial de lavanda (opcional)

Preparación:

  1. En un recipiente mezcla la glicerina y la mitad del agua mineral.
  2. Agrega la mitad del SLSA a cucharaditas y remueve con cuidado. Luego, con un batidor de globo, bate hasta obtener un gel espeso y deja reposar 5 minutos.
  3. Agrega el resto del agua y bate. Luego el resto del SLSA y bate nuevamente hasta que se integre.
  4. Agrega el aceite vegetal y el esencial y bate hasta integrarlos.
  5. Si vas a usar conservante, haz-lo ahora y remueve. Mantendrá tu gel a salvo durante 3 meses.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?