Higiene natural

Por qué y cómo hacer desodorante natural casero

No hace falta recurrir a los desodorantes comerciales con ingredientes químicos sospechosos para mantener unas axilas frescas. Existen alternativas naturales e incluso te puedes fabricar tu propio desodorante.

Marcela Burgos
Marcela Burgos

Experta en cosmética y belleza natural

En la antigüedad, desde las culturas egipcia, griega o romana, se tiene constancia de que los desodorantes existían y eran naturales. Se recurría a lociones a base de cítricos, canela, algarrobo o incienso.

Actualmente los antitranspirantes se elaboran con sales de aluminio como el clorhidrato de aluminio, el cloruro de aluminio o el sulfato de aluminio, estas sales cierran el poro de la glándula sudorípara reteniendo el sudor. Aunque tienen mala fama, no hay estudios científicos que demuestren que estas sales de aluminio causen cáncer de seno como se rumorea. Pero sí es cierto que pueden causar problemas a personas con mucha sudoración y con tendencia a la formación de nódulos en las axilas o golondrinos.

Sin embargo, puedes buscar una alternativa natural tal como lo hacían nuestros antepasados, desde la piedra de alumbre a bálsamos, lociones y geles con aceites esenciales que regulan la sudoración y controlan a las bacterias que producen el mal olor.

Desodorante natural de piedra de alumbre

El desodorante conocido más antiguo es la piedra de alumbre, que hoy en día se utiliza como sustituto vegano y ecológico a los desodorantes comerciales.

La piedra de alumbre es antibacteriana, cicatrizante y su poder astringente ayuda a cerrar el poro del sudor, aunque la duración y protección es menor a los desodorantes comerciales, especialmente si sudas mucho.

Artículo relacionado

Desodorantes naturales alternativos

Los desodorantes naturales, además de ser ecológicos y hasta veganos, se suman a la filosofía zero waste y son respetuosos con nuestra piel y el medio ambiente.

Puedes elaborar un desodorante natural, efectivo, ecológico y zero waste en casa con unos pocos ingredientes. Para elaborar desodorantes naturales se utilizan sustancias que eliminen y controlen las bacterias, como los aceites esenciales, que, además, brindan un agradable perfume.

Artículo relacionado

Las aguas florales e hidrolatos se utilizan para lociones desodorantes. Polvos que absorban el sudor como el almidón o las arcillas son útiles para agregar a los bálsamos y el alumbre que ayudará a cerra los poros y a combatir las bacterias.

No soy partidaria de utilizar bicarbonato de sodio en desodorantes caseros, porque aunque controle los olores, sube el pH a la axila, puede causar irritación y manchas en la ropa.

Bálsamo desodorante natural vegano

Este bálsamo es suave y protector con la piel sensible, es vegano y apto para aplicar después del afeitado o de la depilación.

Ingredientes:

  • 1 cucharada de manteca de karité
  • 1 cucharada de cera candelilla
  • ½ cucharadita de ácido esteárico (se encuentra en tiendas físicas y online especializadas en ingredientes para cosmética natural)
  • 4 cucharadas de aceite de caléndula o de almendras dulces
  • 1 cucharadita de café de piedra de alumbre en polvo
  • 20 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 15 gotas de aceite esencial de may chang (Litsea cubeba) o de lavanda

Todas las cucharadas son al ras.

Elaboración:

  • Pon a baño de maría todos los ingredientes menos los aceites esenciales porque son sensibles al calor.
  • Remueve bien hasta que todo quede integrado y disuelto.
  • Retira del calor y espera a que comience a solidificar por los bordes del recipiente
  • Agrega los aceites esenciales y remueve bien.
  • Vierte el bálsamo en un pote de boca ancha desinfectado.

Se obtienen alrededor de 50 ml y dura aproximadamente 3 a 4 meses. Almacénalo protegido del calor y la luz.

¿Por qué huelen las axilas?

El mal olor de las axilas no depende de la cantidad de sudoración. El sudor es agua con pequeñas cantidades de ácido láctico, urea y minerales y carece de olor. Son las excreciones de las bacterias que se desarrollan en su humedad las culpables de tener que depender diariamente del uso de desodorantes y antitranspirantes.

Los antitranspirantes comenzaron a utilizarse a finales del 1800 con el cloruro de zinc como ingrediente estrella. A mediados del siglo pasado se comenzó a utilizar el circonio de aluminio y el cloroflourocarbono, ambos prohibidos en la década de los 70 por su toxicidad contra la salud y el medio ambiente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?