Sin tóxicos

¿Por qué deberías sumarte a la tendencia de la cosmética artesana?

Ana Isabel de Andrés

Se elabora con mimo y a pequeña escala con ingredientes naturales. Incluso la puedes hacer fácilmente en casa con tus propias manos.

El valor de lo elaborado de forma artesanal va más allá de la calidad del producto en sí: reside también en los conocimientos y el amor que se han puesto en todo el proceso, en la preservación de una manera de trabajar cuidada, pausada y respetuosa con la naturaleza.

Ese es el espíritu de la cosmética artesana… y también el de la cosmética que tú mismo puedes hacer en casa.

La cosmética artesana se elabora en cantidades pequeñas y cuidando todo el proceso productivo de una manera muy especial, desde la elección de los ingredientes y la formulación hasta el envasado y el etiquetado, que muchas veces es manual.

Suele producirse en pequeños laboratorios ubicados a menudo en zonas rurales que venden sus productos en un ámbito local o comarcal, en mercados o tiendas pequeñas.

Artículo relacionado

hand made beauty cosmética natural

HandMade Beauty, cosmética natural ¡para comérsela!

1. Cosmética de proximidad, humanizada y natural

El artesano controla todo el proceso y toma todas las decisiones. Por supuesto, como cualquier laboratorio donde se fabrican productos de higiene o limpieza, debe cumplir con la legislación del sector y contar con un registro sanitario e instalaciones autorizadas.

Generalmente el artesano elabora productos seguros y de calidad que cubren una necesidad en la comunidad, favoreciendo el trato personalizado y humanizado. El usuario final del producto conoce a la persona que lo elabora, todo es muy cercano y se genera un vínculo de confianza, tan necesario para crear sociedades más justas.

En muchos casos el objetivo del artesano es recuperar antiguas fórmulas de belleza ya olvidadas, aprovechar y revalorizar los recursos naturales de la zona o poner en valor fórmulas de comercialización más justas que permitan una distribución muy directa, de elaborador a comprador.

Artículo relacionado

geles-ducha-weleda

Cuida tu piel en la ducha de la forma más natural

2. Con ingredientes naturales

Para llevar esto a cabo el artesano suele elegir ingredientes naturales y sin refinar, de producción cercana y libres de tóxicos, como pueden ser los aceites de almendras dulces, aguacate o germen de trigo, y plantas locales con las que elaborar extractos o aceites esenciales puros.

Se emplean fórmulas sencillas pero eficaces, con pocos ingredientes y todo el poder curativo y regenerador de las plantas.

Emulsionantes y conservantes no tóxicos

Como emulsionantes se emplean ceras para las fórmulas más grasas y lecitinas o derivados del maíz.

Para conservar los cosméticos, se puede recurrir a ácidos orgánicos y mezclas de aceites esenciales o tinturas, que las protegen del deterioro.

Artículo relacionado

parabenos-cosmetica

Sin parabenos no es suficiente: la cosmética natural es mucho más

3. Cosmética 'home-made'

Otra manera de consumir cosméticos frescos, naturales y saludables, que no contengan ingredientes químicos y que estén recién hechos, es elaborarlos en casa. Hacer algo útil con las propias manos nos satisface, porque nos ayuda a conectar con nuestra propia esencia.

Con ingredientes naturales que seguramente se tendrán en la cocina, se puede preparar algo sencillo, como una mascarilla de yogur, aceite de oliva y harina de avena, por ejemplo, y luego ir investigando fórmulas más complejas, como emulsiones, bálsamos o jabones.

Artículo relacionado

Ingredientes cosmetica casera

Trucos para personalizar tu crema y otros productos de belleza

Simplemente hay que tener ganas de hacerlo e ir probando hasta dar con lo que más le guste a nuestra piel. Así empezaron las que hoy son las grandes empresas de cosmética natural. ¿Por qué no probar uno mismo?

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?