Salud bucal

Cómo blanquear los dientes de forma natural

Ana Delgado

Un mejor cepillado y una limpieza profesional suelen para eliminar manchas y tener los dientes más blancos. Algunos blanqueadores caseros también pueden ayudar.

Aunque algunas manchas de los dientes o alteración en el color de los dientes se eliminan fácilmente con una buena limpieza dental profesional, existen sustancias naturales blanqueadoras que pueden ayudar a tener unos dientes más blancos y que podemos aplicarnos en casa. Para ello, conviene tener primero en cuenta qué tipo de manchas queremos tratar y sus posibles causas.

Por qué salen manchas en los dientes

Los dientes están recubiertos y protegidos por dos capas: el esmalte, que es blanco transparente, y la dentina en el interior, que es mas amarilla. Aunque puede variar de unas personas a otras, cuando se producen machas o alteraciones del color, también conocidas como discromías, puede ser por varias causas.

Podemos distinguir entre manchas superficiales y adquiridas o manchas o alteraciones profundas o intrínsecas. Las manchas superficiales o adquiridas se pueden eliminar con una buena higiene bucal, efectuada por profesionales, y con un mejor cepillado regular. Veamos primero las causas de las manchas superficiales o adquiridas, que pueden producir un cepillado o higiene inadecuados y el uso o consumo de ciertas sustancias:

  • Alimentos y bebidas que manchan los dientes: Las manchas en la superficie de los dientes pueden salir por el consumo de ciertos alimentos (curry, cúrcuma, remolacha, frutos rojos) o bebidas (te, infusiones, café, vino tinto, bebidas carbónicas azucaradas), así como por ciertos hábitos (como fumar o morder palos de regaliz).
  • Apretar los dientes: Si existe tendencia a apretar los dientes se pueden formar pequeñas grietas por las que penetran las sustancias que manchan.
  • Picar entre horas: Al picar entre horas, tanto alimentos salados como dulces, aumenta la acumulación de placa bacteriana y la producción de sarro, lo que conlleva la formación de manchas si no se efectúa un correcto cepillado. Los dientes suelen parecer más oscuros.
  • Abuso de ciertos colutorios: También puede producir manchas marrones el uso prolongado de colutorios dentales que contienen clorhexidina.
  • La edad: Con la edad los dientes tienden a amarillear.
  • Bacterias: Hay niños que tienen un ribete negro alrededor de los dientes causado por el Bacteroides melanogenicus, que suele desaparecer en la pubertad

Hay manchas profundas que también son adquiridas, como el color grisáceo que adquieren los dientes con los empastes de amalgama.

Artículo relacionado

Biodecodificación dental

¿Qué dicen tus dientes de tu salud?

Cuando los dientes ya salen con manchas, significa que algún producto o proceso vivido durante el embarazo y la primera infancia ha afectado a la formación del esmalte. Estas discromías intrínsecas son permanentes. En estos casos, una higiene dental profesional y el uso de productos blanqueantes en casa no permite eliminar las manchas. Se requieren blanqueamientos o microabrasión.

Las causas de esta alteración profunda del color de los dientes suelen ser otras:

  • Las manchas marrones y grises, o el color oscuro, puede deberse a que, en la infancia, mientras se formaba el esmalte, se tomaran una serie de antibióticos que se recetaban muy alegremente en los casos de amigdalitis y que interferían en el color del esmalte: las tetraciclinas.
  • Puede haber manchas rojas en caso de enfermedades congénitas como la porfiria o verdes si ha habido una ictericia.
  • También las fluorizaciones, con una aplicación excesiva de flúor, generaba manchas de fluorosis, blancas o marrones.
  • En los casos en que se ha tenido que matar el nervio de un diente también varía el color, al igual que cuando se recibe un golpe en los dientes que provoca una lesión del nervio y los vasos sanguíneos del interior.

Artículo relacionado

capillo de dientes hilo dental aceite esencial

Cómo preparar una pasta de dientes casera

Blanquear los dientes de manera natural

Unos dientes sanos y blancos también están relacionados con tener una buena higiene de vida.

Los productos blanqueadores que se utilizan en la consulta dental consisten están fabricados a base de peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) y atraviesan el esmalte actuando en profundidad a nivel de la dentina. Se utilizan con unas férulas transparentes hechas a medida en las que se coloca el producto y se deben llevar unas horas según el fabricante.

A la hora de realizar este blanqueamiento con peróxido de hidrógeno es muy importante que no existan caries y que no haya sensibilidad dental. Siempre debe utilizarse bajo la supervisión de un profesional y conviene saber que los empastes y las fundas que se lleven en la boca no se blanquearán.

Además existen productos y sustancias naturales que pueden producir un efecto blanqueador en los dientes y que puedes probar en casa:

  • Agua oxigenada y bicarbonato: Mezclar en un bol agua oxigenada, 1 cucharada de bicarbonato y unas gotas de zumo de limón, 1 cucharada de sal marina y cepillar con esta mezcla una o dos veces por semana.
  • Polvo de carbón vegetal: Utilizar un palito de algodón mojado en agua y meterlo en el polvo de carbón vegetal, pasarlo por todos los dientes o mezclar con la propia pasta de dientes, y cepillar. Después enjuagar.
  • Aceite esencial de árbol de té: El árbol de té tiene un efecto antibacteriano y antifúngico. Se añaden 2 o 3 gotas a la pasta de dientes,una vez por semana.
  • Pasta blanqueadora de fresa y bicarbonato: Esta fruta contiene acido málico, que puede ayudar a blanquear los dientes. Mezclar una fresa madura chafada con 1 cucharada de bicarbonato sódico y aplicar en los dientes. Dejar actuar unos minutos antes de enjuagar y, al cabo de media hora, cepillar normal.
  • Aceite de coco: Es un agente antibacteriano potente, un efecto que se puede aprovechar aplicándolo con la técnica ayurvédica del oil pulling. Además si se mezcla con 1 cucharada de bicarbonato de sodio, unas gotas de zumo de limón y unas gotas de aceite esencial de menta piperita, obtenemos una pasta de dientes blanqueadora, antiinflamatoria y antibacteriana.
  • Bastón de siwak: Es una rama proveniente del arbusto salvadora pérsica, aunque también puede usarse una rama de olivo o de nogal, y se utiliza siguiendo una técnica milenaria utilizada en el Medio Oriente. Primero se deshilacha un extremo del palo y luego se utiliza como cepillo. Permite mantener la higiene y blanquea a largo plazo.
  • Piel blanca de la naranja: Frotar los dientes con el interior de la piel de las naranjas en la parte blanca que se llama albedo. El albedo contiene el limoneno que permite blanquear.
  • Vinagre de sidra: Cepillar con 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana mezclado con 2 cucharadas de agua y mezclarlo con la pasta de dientes habitual y después enjuagar.

Todas estas técnicas pueden probarse y ver qué resultados nos dan. No siempre funcionan igual en cada persona, porque cada uno es como es y no hay dos dientes iguales. Tampoco hay que olvidar las revisiones periódicas con el dentista.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?