Buñuelos sin gluten

Buñuelos de trigo sarraceno con salsa agridulce

Nerea Zorokiain

El trigo sarraceno está ganando adeptos a marchas forzadas. A pesar de su peculiar sabor sus propiedades salutíferas son importantes y en recetas como ésta resulta delicioso.

El trigo sarraceno es un gran fuente de proteínas vegetales de óptima calidad que se asimilan en buena parte gracias a su contenido en el aminoácido lisina, lo que supone más de 9 gramos de proteínas por cada 100 g de sarraceno.

No contiene gluten y su aporte en carbohidratos es del 67%, en su mayor parte almidón y el resto fibra soluble que ralentiza la absorción de las grasas y la glucosa. La fibra insoluble, por su parte, ayuda a mantener un correcto tránsito intestinal.

Este pseudocereal ayuda en el marco de una dieta preventiva o terapéutica frente a la obesidad y la diabetes, por su bajo índice flucémico y porque ayuda a controlar el apetito gracias a su contenido en fagomina, un tipo de fibra que provoca sensación de saciedad.

El trigo sarraceno es rico en vitaminas del grupo B y en minerales, entre los que hay que mencionar el magnesio, el hierro y el potasio, y también en oligoelementos.

Contiene, además, flavonoides, como la rutina, que es de gran ayuda para regular la hipertensión. El consumo de trigo sarraceno es muy normal en Japón, donde se considera que contribuye a la baja incidencia de enfermedades cardiovasculares.

En Japón el trigo sarraceno se conoce como soba, palabra que se utiliza para nombrar los fideos finos que se sirven fríos con una salsa o en caldo caliente como el ramen.

La preparación de buñuelos es otra forma sana y rica de utilizar la harina de trigo sarraceno.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 250 g de trigo sarraceno
  • 50 g de cebolla
  • 50 g de champiñones
  • 50 g de calabaza
  • Sal y aceite

Para la salsa:

  • 500 g de cebollas
  • ½ vaso de vinagre
  • ½ vaso de concentrado de manzana

Elaboración:

  1. Pon el trigo sarraceno a remojo la noche anterior o 24 horas.
  2. Dora en una sartén con aceite la cebolla, la calabaza y los champiñones, todo picado en cuadraditos; agrega la sal y tapa.
  3. Escurre el sarraceno y ponlo en un vaso de batidora. Añade un poco de sal y tritura hasta obtener una consistencia de bizcocho.
  4. Añade las verduras y mézclalas de forma homogénea. Añade sal y vuelve a mezclar.
  5. Echa masa a una sartén con unas gotas de aceite y a fuego medio. Verás que por sí sola adquiere forma de hamburguesa. Dora por ambos lados y listo.
  6. Para la salsa, pica bien la cebolla y dórala en una sartén con aceite y sal. Añade medio vaso de agua y el concentrado de manzana, y cuando se haya reducido el líquido, el vinagre. Cocina 3 minutos con tapa y apaga el fuego. Bate para que quede textura de salsa o sirve tal cual.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?