Cocina viva

9 ideas para sacar el máximo partido a las cerezas

Javier Medvedovsky

La cocina raw te permite aprovechar esta saludable fruta primaveral con todo el sabor y potencia nutritiva.

Las cerezas son un reflejo de lo milagrosa que es la naturaleza. Aprovechemos su estación para disfrutarlas y poder beneficiarnos de su elevado poder depurativo. Además, estos pequeños frutos redondos son muy nutritivos, antioxidantes y sacian el apetito por completo.

Provienen de un árbol magnífico que marca el inicio de la primavera con sus flores blancas o rosas. Una vez salen sus flores, comienzan a brotar sus hojas y a formarse esas cartas de amor llamadas cerezas.

Cómo usar las cerezas en la cocina viva

¡Aprovecha! Cuando las veas en el árbol o en el mercado, aprovecha la oportunidad que se te brinda: cógelas y llévalas a tu cocina. Mi primera recomendación, como con todas las frutas, es comerlas solas. Es la manera ideal, sobre todo si podemos hacerlo cosechándolas del árbol.

Hemos de sacar los huesos si queremos preparar alguna receta. Busca la manera que más te guste para hacerlo. A mí me gusta tomármelo como terapia y utilizo un cuchillo. Con paciencia y una por una. Si son muchas, uso mi descarozanodor.

En internet, verás otras ideas. Por ejemplo, con una botella y un palito: pones la cereza en el pico de la botella y con un palito chino aprietas justo en el medio, de manera que el hueso caiga en la botella. Otra opción es triturarlas un poco a baja velocidad para separar la pulpa del hueso. Una vez tengas la pulpa separada, se te abrirá un mundo de posibilidades en la cocina.

Artículo relacionado

cerezas

Cerezas, la aspirina natural

9 preparaciones con cerezas

  1. En ensaladas: con hojas verdes combinan muy bien.
  2. Gazpacho: remplaza con ellas el tomate y quedará delicioso.
  3. Con queso de frutos secos: condimenta con pulpa de cereza. Y, con un poco de pimienta, la alquimia será perfecta.
  4. Kombucha: haz la segunda fermentación con zumo o pulpa de cereza y tendrás una saludable y deliciosa bebida para brindar.
  5. Mermelada: tritúrala con dátiles en la misma proporción. Guarda en el frigorífico y consúmela en unos días. O en lugar de dátiles, usa higos, pasas, albaricoques…
  6. Crema: tritúrala con frutos secos remojados, como anacardos, almendras peladas o piñones, junto a un endulzante natural y un poco de aceite de coco. Es ideal para rellenar pasteles o hacer vasitos mezclada con cerezas frescas o con la misma mermelada.
  7. Zumo o batido: prúebalas con otras frutas, como albaricoque, melocotón o algún cítrico, o con un toque de vainilla o anís. En batido, puedes añadir leche vegetal.
  8. Deshidratada: te quedarán unos ricos caramelos de cereza.
  9. Helado: si tienes máquina de helado, las cerezas perfectas. Con leche de coco queda muy rico.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?