Calzado sano

Tus pies sufren con las chanclas

Claudina Navarro

Pueden ser el calzado más fresco pero está muy lejos de ser el más sano. Elige sandalias o zapatillas con una buena sujección, plantilla con la forma del pie y materiales naturales.

Te pones las chanclas con una sonrisa. Llevarlas en los pies significa que ya estás de vacaciones o que vas a cumplir con tus obligaciones con alegría, con alma de verano. Sin embargo, un ortopeda te dirá que los pies están sufriendo, o te lo dirás tus propios pies.

Un estudio realizado en 2010, publicado en el Journal of de American Podiatric Medical Association, demuestra que con este calzado caminamos de manera diferente, aunque no seamos conscientes de ello.

Damos pasos más cortos y, en comparación a cuando calzamos una zapatilla de deporte con cordones, y los dedos se ponen en garra porque no tienen suficiente agarre en ellas.

El ortopeda Florian Dirisamer considera que como accesorio de moda veraniega las chanclas son divertidas para un rato. En pequeñas dosis no suponen un problema. Sin embargo, no es un calzado adecuado para muchas horas ni para recorridos largos. A los pies les falta sujeción y una plantilla adecuada.

Artículo relacionado

Mima tus pies

5 ejercicios para descansar tus pies

Llevas chanclas y te duelen los pies

Después de un paseo con chanclas sobre el duro asfalta de la ciudad es muy probable que sufras dolores en las plantas de los pies al final del día.

También pueden aparecer calambres en la musculatura del pie o de los dedos. Para aliviarte puedes darte un buen masaje en la zona del arco.

Puedes, incluso, acabar produciénte heridas. La tira que está entre los dedos produce fricciones o ampollas. Además son poco recomendables para personas con malas posiciones del pie como las que tienen los pies planos o cabos.

Artículo relacionado

automasajes de pies relajante

Automasaje de pies: relajante y antidolor

Por si fuera poco, conducir con ellas es peligroso. Un estudio de 2016 demostró que al conducir con chanclas pueden escurrirse y hacer que no atinemos con el pedal adecuado, con un gran riesgo de accidente.

¿Cómo son los zapatos saludables para el verano?

La elección del calzado para las vacaciones del verano debe ser tomada con cabeza. Las bailarinas o manoletinas, si bien aguantan mejor el pie que las chanclas, siguen sin tener una buena plantilla.

En el caso de los zapatos de tacón, el peso corporal cae casi por completo sobre los huesos de la parte central, lo que supone una enorme sobrecarga. Además los tacones provocan acortamientos de los músculos de las pantorrillas.

Artículo relacionado

 0006681

15 ejercicios para fortalecer los pies, la base del bienestar

Un zapato adecuado de verano se construye sobre una buena plantilla. Y es importante que tengan agarre por el talón para evitar los dedos en garra.

Otro aspecto a tener muy en cuenta es el material. Huye del plástico, que no respira y favorece el mal olor, las ampollas y las infecciones (además de ser un material dañino para el planeta.

Elige materiales naturales como el esparto, el corcho, el lino o los tejidos sintéticos a partir de materias primas vegetales.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?