Trucos sencillos

9 maneras originales de combatir el calor

Claudina Navarro

Ante el calor que nos aplasta, nuestra reacción es quejarnos amargamente. Sin embargo, existen muchas cosas que podemos hacer.

Aunque meteorológicamente el verano dura tres meses, el calor cada vez aparece más pronto y se va más tarde. Así que hay que estar preparado para hacerle frente sin recurrir al caro e insostenible aire acondicionado. Te explicamos algunos trucos que se llevan bien con tu cuerpo y con el planeta.

1. Hidrátate bien

El cuerpo humano combate el calor con sudor. En días normales, sudamos hasta dos litros de agua. En días calurosos, con actividad física intensa, pueden llegar a ser 8 litros.

El organismo es sensible a esta pérdida de líquido. Con una deficiencia de solo el 2% de la cantidad de agua en el cuerpo, el rendimiento físico e intelectual baja.

Artículo relacionado

habitos-saludables-verano

8 claves para potenciar tu salud en verano

El transporte de oxígeno al cerebro y las células dejan de funcionar de manera óptima, y los pequeños vasos sanguíneos de la piel dejan de ser irrigados, con lo que no pueden cumplir adecuadamente su función en la regulación de la temperatura corporal.

Por ello, hay que beber, beber y beber, anque no tengas sed. A partir de una temperatura de 30 ºC precisamos recuperar aproximadamente 4 litros diariamente. Parte de este líquido lo proporcionan los alimentos. Además debes tomar por lo menos 2 litros agua, infusiones y zumos diluidos en agua.

Como sabes, con el sudor se pierden sales minerales. Si haces ejercicio, toma una bebida isotónica casera. Puedes elaborarla con:

  • 1 litro de agua
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 cucharadita de sal yodada
  • 1 cucharadita de bicarbonato

2. Una sábana fresca, fresca

Para que el sudor cumpla con su función de refrescar el cuerpo es necesario que se pueda evaporar. Un ventilador hace un buen servicio. Otro truco muy efectivo es coger la sábana bajera de la cama, meterla en una bolsa de plástico y ponerla en la nevera dos horas antes de irse a dormir. La sábana refrigerada te permite sentir un ratito de frescor muy agradable.

Artículo relacionado

piernas

Acaba con las piernas hinchadas en 5 pasos

3. Beber bebidas tibias, sí

¿Cómo? ¿Bebidas tibias un día de sofoco? Sí, porque el cuerpo tiende a regular su temperatura interior. Si le introducimos una bebida muy fría, su respuesta consiste en concentrar la sangre en el sistema digestivo para recuperar calor, lo que, como hemos visto, dificulta la irrigación sanguínea cerca de la piel, con lo que la sensación de calor aumenta.

Al beber bebidas muy calientes la sangre se acumula en las zonas más alejadas y la sensación de calor también se hace mayor...

Por tanto, para una bebida, la temperatura ambiental es adecuada. Ligeramente más fresca, si acaso, pero no mucho más.

Por la misma razón, una ducha fría antes de irse a dormir tampoco es la mejor solución, porque los capilares sanguíneos se contraen y al poco rato se siente más calor que antes.

4. Mejor solo que acompañado (aunque sea bien acompañado)

Nos referimos a la hora de dormir. De todos los cuerpos emana calor, por tanto, debemos reconocer que nuestra pareja de cama se convierte por la noche en una calefacción.

Si no va a afectar a vuestra relación de pareja, lo mejor es domir en camas o, incluso, habitaciones separadas. Siempre podéis compartir los sueños.

Artículo relacionado

hinchazón-verano

¿Cómo evitar la hinchazón del cuerpo en época de calor?

5. Ignora la temperatura

Todo es mental, dicen. Es una exageración, claro, pero la actitud y los pensamientos modulan los síntomas físicos. Si nos concentramos en las molestias del calor, estas serán más intensas.

Por lo tanto, intenta no anticipar las molestias del calor, no te asustes al ver las cifras del termómetro. Puedes, incluso, utilizar el poder de la imaginación para refrescarte: cierra los ojos y recuerda la última vez que estuviste bajo una nevada, visuliza unos preciosos montes alpinos o rodéate de imágenes de ese estilo (como fondo de pantalla del ordenador y del móvil, un cuadro en el lugar que pases más horas, etc). Pero, sobre todo, no pienses "qué calor hace, por dios".

6. Quédate en casa (mientras esté el sol)

Cuando no existía el aire acondicionada sabíamos mucho más sobre cómo adaptar nuestras costumbres a la temperatura. Es sencillo:

  • Durante el día las persianas, cortinas y ventanas deben estar cerradas a cal y canto. Deja pasar la luz imprescindible que necesites para tus tareas.
  • Durante las horas de sol, permanece en casa o en lugares acondicionados. Si te resulta posible, echa una buena siesta.
  • Cuando se haya hecho de noche, abre persianas, cortinas y ventanas (si consideras que fuera está más fresco que dentro, si no, abre lo mínimo para ventilar la casa).
  • Aprovecha para salir a pasear por la noche. Y si has dormido la siesta y trabajas en casa, puedes aprovechar unas horas para trabajar.

7. Siempre puede ser peor

En los países nórdicos no dejan de tomar saunas en verano. Como sabes, el ritual de la sauna consiste en encerrarse en un espacio de calor eso a 80-90 ºC de temperatura y luego tomar una ducha fría. Si tu salud es buena, también puedes hacerlo en verano y te ayudará a adaptar tu organismo a cualquier temperatura.

Artículo relacionado

Chica con sombrero

Cómo prevenir y tratar una insolación

8. No te quites toda la ropa

Nosotros acostumbramos a quitarnos toda la ropa que podemos en cuanto las temperaturas se elevan, con lo cual dejamos mucha piel expuesta a los rayos del sol.

Podemos aprender de los pueblos tradicionales que viven en zonas muy calurosas. Como el pueblo beduíno y los tuaregs, que viven en el desierto. Mantienen su piel lo más cubierta posible con largos y holgados ropajes y llevan turbantes. Si sopla la brisa, esta se cuela bajo las faldas, lo cual es muy agradable.

Por supuesto, no se trata de imitar su vestimenta, sino de inspirarse en ella. De hecho, podemos mejorarla y sustituir los colores oscuros por los claros: blusas y faldas amplias y de manga larga o tres cuartos de gasa de algodón o lino y sombreros de ala ancha. La moda adlib de Ibiza puede ser una gran inspiración.

9. Respiración refrescante

En el yoga existe una técnica respiratoria que se llama sitali, que tiene un efecto refrescante. Se hace de la siguiente manera:

  1. Saca y enróllala la lengua de manera que los laterales se toquen en el centro.
  2. Durante unos minutos, inspira por la boca (a través del "túnel" creado en la lengua) y espira por la nariz.

Esta técnica no solo refresca el cuerpo, sino que resulta muy relajante. Recuerda que normalmente debemos inspirar y espirar por la nariz.

Puedes ver cómo se hace en este vídeo realizado por el gobierno de la India:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?