envejecer

Dieta frugal y meditación

El arte de envejecer con salud

El estilo de vida y la actitud con que afrontamos el día a día son esenciales para mantenernos activos y sentirnos más vivos con el paso de los años.

Dr. Pablo Saz

La opción de una vida larga se fragua en cada instante, disponiéndose a vivir, como dice el proverbio árabe, "como si fuera el último día y como si se fuera a vivir mil años".

Querer vivir muchos años y con salud es una aspiración normal. Sistemas médicos como la Medicina Tradicional China o el Ayurveda se basan en ella. Sabemos que no podemos ser inmortales, pero sí que hay quienes logran vivir sanos más de cien años.

En genética se ha observado que la longevidad está relacionada con la longitud de los telómeros, la parte distal de los cromosomas. Estos, con cada división celular, se van acortando y llega un momento en que ya no se dividen o lo hacen mal, lo que puede producir tumores u otras enfermedades.

La epigenética estudia las situaciones externas que influyen en el alargamiento de los telómeros.

Siéntete joven y vital en plena vejez

Los estudios sobre personas longevas apuntan que lo importante no es solo la herencia genética sino, sobre todo, el estilo de vida.

Hay personas que por su estilo de vida podrían ser "viejas" a los 35 años, mientras que hay otras que viven de forma plena y productiva pasados los cien. Muchas personas no definen su edad en función de sus años sino de lo que son capaces de hacer.

Para envejecer sabiendo adaptarse a los cambios y con buena salud, ayuda seguir unas reglas básicas:

  • Llevar una dieta vegetariana y justa en comida, casi hipocalórica y alternando días de ayuno.
  • Hacer ejercicio habitual y variado, sin competiciones ni grandes esfuerzos.
  • Practicar la meditación, la atención plena y el autoconocimiento.
  • Respetar a los demás y llevar una buena convivencia con quienes nos rodean.
  • Y también, alegrarse de la vida y con la vida.

Una opción de vida

Una vida larga y feliz es el resultado de la opción personal en asuntos como la alimentación, el ejercicio y la manera de afrontar las adversidades.

Recuerdo el final de la novela de Zorba, El griego de Kazantzakis. El vital Zorba, a punto de morir dice: "Muchas cosas hice en mi vida; sin embargo, no han sido bastantes. Hombres como yo deberían vivir mil años". Luego se levanta y asomado a la ventana, prendido del marco, contempla a lo lejos las montañas, abre desmesuradamente los ojos, lanza una carcajada y relincha como un potro. Una vida plena hasta el último aliento, un instante de vida, una chispa de eternidad en el tiempo infinito del universo.

La salud en la vejez se mide más por la capacidad de hacer cosas y ser autónomo que por las enfermedades. Si se es social e intelectualmente activo, uno puede considerarse sano aun cuando tenga una enfermedad crónica.

Dr. Pablo Saz, médico naturista y presidente la Asociación Europea de Medicina Naturista Clásica.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Cuerpomente?