Cuidado de la piel

Cómo evitar la irritación causada por las mascarillas

Claudina Navarro

Llevar la mascarilla puesta durante muchas horas seguidas puede provocar algunas alteraciones en la piel. Te explicamos como prevenirlas y tratarlas.

El uso de mascarillas es obligatorio en todos los lugares donde no se pueda mantener la distancia de 2 metros con otras personas. Para algunas personas, esto significa que deben llevar mascarilla durante muchas horas al día (por ejemplo, las 8 horas de horario laboral más el tiempo que se pase en medios de transporte). La piel puede sufrir consecuencias.

Una de las razones por las que se producen irritaciones es porque los revestimientos faciales no permiten el flujo de aire sobre la cara. Al respirar, la humedad se acumula y queda atrapada. Ese ambiente oscuro y cálido puede facilitar problemas como el acné. Además, las mascarillas pueden irritar la piel simplemente al rozarla o al exponerla a alérgenos.

Si las mascarillas te provocan alguno de los siguientes problemas cutáneos, debes saber que existen tratamientos y medidas preventivas para evitar que vuelva a ocurrir.

Picor por sequedad de la piel

El uso de una mascarilla durante períodos prolongados puede causar picazón y descamación en la piel. Si está confeccionada con tela de el algodón, el material puede absorber la grasa natural de la cara y dejar la piel seca.

Los residuos del detergente para la ropa y los suavizantes también pueden irritar la piel. El detergente es imprescindible para desinfectar las mascarillas pero conviene elegir productos con etiqueta ecológica, pues contienen menos sustancias irritantes.

Cómo tratarlo

  • Usa jabones suaves naturales (pueden ser caseros) para lavarte la cara
  • Después de la limpieza, seca tu piel con ligeros toques, no la frotes.
  • Aplica una crema hidratante. Busca productos humectantes para la piel que contengan aceites naturales, que ayuden a la piel a mantener una barrera saludable para retener la humedad.

Cómo prevenirlo

Usar un buen producto hidratante es vital para prevenir la piel seca, con picazón o descamación debajo de la mascarilla. Otras medidas de prevención incluyen:

  • Evite las cremas hidratantes que contienen principalmente agua, que se pueden identificar cuando el agua aparece como primer ingrediente. Estos productos pueden exacerbar la piel seca.
  • Evita los productos con alcohol. Pueden resecar la piel y provocar picores y descamación.
  • Evita cualquier tipo de exfoliación con hidroxiácidos, que pueden irritar aún más la piel seca (te recomiendo el artículo: Cómo elegir la crema hidratante adecuada).

Dermatitis de contacto

Es una erupción cutánea causada por el uso de una mascarilla durante períodos prolongados. Es probablemente la dermatitis más común de todas. Este tipo de alteración está causada por el contacto directo con algo que irrita la piel. Los síntomas incluyen:

  • Sarpullido rojo.
  • Comezón, que puede ser severa.
  • Piel seca, agrietada y escamosa.
  • Ampollas que pueden supurar y formar costras.
  • Hinchazón, ardor o sensibilidad.

La dermatitis también puede ser causada por una reacción alérgica al material de la mascarilla, como gomas, pegamentos, metal o formaldehído. Esta forma de dermatitis se llama dermatitis de contacto alérgica. A diferencia de la dermatitis de contacto irritante, puede comenzar poco después de que comience la exposición a la mascarilla. Una reacción de dermatitis alérgica puede tardar hasta 48 a 96 horas en aparecer.

Cómo tratar la dermatitis de contacto

Para tratar de forma simple y natural la dermatitis se puede recurrir a una leche hidratante o un hidrolato (agua de rosa, de azahar o de hamamelis), que se aplican dos o tres veces al día.

No todos los eccemas responden bien a las aplicaciones con agua. En esos casos, es mejor usar elementos grasos que forman una película sobre la piel y reducen la pérdida de humedad. Estos elementos grasos pueden ser los aceites de almendras, oliva, caléndula, rosa mosqueta o argán, o las mantecas de karité o cacao.

En los casos más graves habrá que consultar con el médico si es necesario el uso de cremas con corticoides.

Cómo tratar la dermatitis alérgica

El tratamiento para una erupción cutánea causada por una alergia tiene como objetivo eliminar la fuente de la alergia. En este caso, es importante usar un tipo diferente de mascarilla. Si estás utilizando una mascarilla quirúrgica, considera una de tela. Si usas una de tela, prueba con otro tipo de tejido.

El algodón generalmente se considera menos alergénico que el poliéster. Además, lava la tela con detergente hipoalergénico ecológico y sin perfume antes de usar. Si tu piel no mejora en dos semanas, o si la dermatitis es grave, acude al médico.

Acné

Las personas propensas al acné pueden tener un aumento en los brotes como resultado de usar una mascarilla. Cualquier microorganismo o bacteria puede quedar atrapado entre la piel y la mascarilla. Cuando se combina con la humedad de la respiración y el sudor, esto puede contribuir a obstruir los poros y a generar los brotes de acné.

Cómo tratarlo

Algunos expertos advierten que los tratamientos agresivos bajo una mascarilla pueden provocar aún más irritación. En su lugar se debe:

  • Usar un limpiador suave y no comedogénico (un producto para el cuidado de la piel formulado para que no obstruya los poros) para lavarse la cara dos veces al día.
  • Limitar el tiempo que se usa la mascarilla y siempre que sea posible al quedarse en casa. Si normalmente no se es propenso a tener acné, la piel debería aclararse a medida que se disminuye la cantidad de tiempo que se pasa con el rostro cubierto.

​Cómo prevenirlo

  • Evita humectantes que puedan obstruir la piel.
  • Lava la cara antes de acostarte y nunca duermas con maquillaje.
  • Evita la exposición excesiva al sol y usa protector solar (SPF 30+) diariamente. La luz del sol puede oscurecer los cambios de pigmento posinflamatorios que a menudo son causados ​​por brotes previos de acné.
  • Evita los alimentos que contengan altas cantidades de azúcar y alimentos con alto índice glucémico. Algunos estudios han encontrado que altas cantidades de azúcar en la dieta están relacionadas con el acné.

Rosácea

La rosácea es una afección de la piel que involucra vasos sanguíneos faciales agrandados, lo que hace que la nariz, las mejillas, la frente y el mentón se enrojezcan. Tiene muchos factores desencadenantes, incluido el calor. Usar una mascarilla aumenta la temperatura de la piel, lo que puede causar un brote de rosácea.

Cómo tratarlo

Al igual que el tratamiento del acné, hay algunos medicamentos que se pueden recetar para el tratamiento de la rosácea, pero la mayoría tardan tiempo en actuar. Por lo tanto, el objetivo de abordar la rosácea cuando se usa una mascarilla facial es evitar brotes.

Cómo prevenirlo

  • Refresca tu rostro siempre que sea posible durante todo el día quitándote la mascarilla cuando no sea necesario. Salpicar tu cara con agua fría también puede ayudar.
  • Use productos para el cuidado de la piel sin perfume y evite ingredientes como el alcohol y el laurel sulfato de sodio.
  • Evitar el consumo de cafeína y alcohol.
  • Evite los alimentos picantes y otros alimentos que se sabe que causan brotes, como el yogur, el chocolate y la salsa de soja.
  • Si puedes, evita actividades que provoquen sudoración excesiva con su máscara puesta.

Pequeñas heridas en las orejas o nariz

El uso de una máscara facial durante largos períodos de tiempo puede provocar dolor en las orejas y la nariz. Esto está causado por la fricción de la máscara que irrita la piel.

Cómo tratarlo

Toma un descanso de usar tu mascarilla siempre que sea seguro hacerlo es la mejor manera de ayudar a sanar las zonas doloridas. Considera cambiar el tipo de mascarilla que estás usando. Por ejemplo, pruebe con un pañuelo en lugar de una mascarilla que se enganche en las orejas (como una máscara quirúrgica).

Cómo prevenirlo

El uso de un apósito hidrocoloide (disponible sin receta médica) en las áreas donde aparecen las heridas puede ayudar a reducir la fricción, evitando una mayor degradación de la piel.

Los hidrocoloides son una sustancia suave, similar a un gel, que se usa para crear un ambiente húmedo para la cicatrización de heridas en la piel. Se pueden usar otros tipos de material para evitar la fricción, como la vaselina o el óxido de zinc.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?