Paso a paso

Cómo fermentar verduras en casa (y sin riesgos)

Preparar nuestros fermentados caseros es muy fácil, pero hay que saber cómo hacerlo adecuadamente. Son deliciosos ¡y nutren tu microbiota!

1 / 5

1 / 5

Lava y corta la verdura

Cualquier verdura es apta para ser fermentada. Una vez elegida, lávala sin pelar porque en la piel hay más bacterias útiles para la fermentación.

Después trocéala bien.

2 / 5

Añade la sal

Llegados a este punto, tienes dos opciones:

  1. Prepara una salmuera con agua filtrada (y un 3 o 4% de sal). Servirá para sumergir en ella la verdura.
  2. Sala la verdura y amásala con las manos para romper la celulosa. Extrae de este modo todo el jugo posible. Con este método se logra un sabor más intenso y redondo.

3 / 5

Condimenta al gusto

Añade ahora cualquier condimento o especia que desees.

Introduce la verdura con su jugo o la salmuera en el tarro.

4 / 5

Prensa y sumerge bien

Con la mano de madera presiona bien las verduras hacia abajo. El agua debe rebasar a la verdura. Si falta, añade algo más de salmuera.

Pon encima un peso. Puede ser un vasito, plato o disco cerámico para mantener la verdura sumergida. Cubre con una tela y sujétala con un cordel.

Si usas un peso más pequeño que el diámetro del tarro, el fermento podrá ir soltando gas.

5 / 5

Deja reposar

Tras un par de días a 17-24 °C empieza la actividad. Verás burbujas; la tela dejará pasar el gas. En 5-7 días estará listo. A continuación, refrigera durante unos 2 días antes de comer.

Si sale moho por encima y es poco, quítalo con cuidado y prensa todo de nuevo. Las levaduras esparcidas por la superficie son inocuas. Quítalas con una tela o cuchara de madera.

La aparición de espuma es normal e inocua, aunque se recomienda quitarla.

Puedes medir el pH con una tira. Con una acidez 4,0 o menor puedes consumirlo con tranquilidad. Ten en cuenta que la acidez inhibe las bacterias patógenas.

Artículo relacionado

Fermentados

Fermentar es transformar: todo sobre los mejores probióticos

Utensilios para preparar fermentados caseros

Para la preparación de tus fermentados de verduras serán necesarios estos utensilios:

  • Bol grande de vidrio
  • Cuchillo o mandolina
  • Tabla de cortar
  • Mano de madera
  • Batidora (opcional)

Y para la fase de reposo:

  • Tarro de vidrio (mejor con tapa de plástico, tipo tarro Mason o Le Parfait)
  • Plato, bote u otro peso
  • Tela o paño para tapar

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?