Cada vez son más las mujeres que optan por la copa menstrual, un método para recoger la menstruación en el interior del cuerpo que se considera más sostenible, saludable y económico que los tampones.

Una de las claves para usar bien la copa menstrual es saber cómo y cuándo limpiarla y qué productos usar para ello, pues no hacerlo bien puede estropear la copa o comportar algunos problemas para la salud.

En este vídeo descubrirás cuáles son las mejores alternativas sostenibles a las compresas y los tampones convencionales. Entre ellas verás que se incluye la copa menstrual.

Cómo esterilizar la copa menstrual

Antes de usar por primera vez la copa menstrual y al menos una vez en cada ciclo conviene esterilizar la copa menstrual para evitar el sobrecrecimiento de bacterias. Lo mejor es hacerlo el mismo día que te vaya a venir la menstruación, unas dos horas antes de usarla. Para esterilizarla, puedes usar unos de estos métodos:

  • Agua hirviendo: solo tienes que poner agua en un cazo y llevarla a ebullición. Cuando empiece a hervir, introduce la copa menstrual de forma que quede completamente cubierta por el agua y espera 3 minutos. Es importante que no te pases de tiempo porque la copa podría estropearse y quedar inservible.
  • Pastillas esterilizadoras: como alternativa al agua hirviendo, puedes usar pastillas como las que se usan para esterilizar los biberones o las dentaduras.
  • Esterilizador eléctrico, que esteriliza mediante el vapor.

Opcionalmente, puedes esterilizarla también al acabar el ciclo menstrual, antes de guardarla hasta el siguiente ciclo. Hay quien también la esteriliza una vez al día mientras dura el ciclo, pero no es necesario hacerlo si la lavas bien.

Consejos para limpiar la copa menstrual

Las copas menstruales, por lo general, pueden llevarse hasta doce horas (aunque lo mejor es vaciarla cada 8 horas como mínimo). Cuando te la quites para vaciarla, es importante que la laves bien antes de volvértela a poner para eliminar todos los restos de sangre.

Puedes limpiarla solo con agua corriente fría, frotándola bien por fuera y por dentro con tus manos (previamente te las habrás lavado a fondo con agua y jabón) para retirar cualquier rastro de sangre. También puedes usar un jabón suave con pH neutro sin sustancias químicas ni aromas.

Conviene que el agua sea fría porque la caliente puede favorecer la fijación de las manchas amarillas (del hierro de la sangre) en la copa.

Cómo limpiar la copa menstrual en un baño público

No siempre estarás en casa cuando tengas que vaciar la copa menstrual y algo que muchas mujeres se preguntan es qué hacer si deben hacerlo en un baño público.

Si no puedes lavarla con agua y jabón en ese momento, después de vaciarla puedes utilizar un trozo de papel limpio para limpiarla un poco y volver a introducirla (asegurándote de que no quede ningún trozo de papel pegado). Eso sí, antes de quitártela y pasarle el papel, lávate las manos con agua y jabón.

Una vez llegues a casa, puedes quitártela, vaciarla y enjuagarla con agua (y jabón), como de costumbre.

Cómo blanquear la copa menstrual

Con el paso del tiempo, es normal que la copa menstrual vaya amarilleándose por el contacto con la sangre menstrual, algo que será más visible en las copas menstruales transparentes. Siempre que la limpies y esterilices bien con los pasos que hemos mencionado antes, este tono amarillo no significa para nada que esté sucia o estropeada.

No obstante, puedes blanquearla, si así lo deseas, para que recupere su aspecto original:

  • Con agua oxigenada: pon la copa menstrual en un vaso y cúbrela con agua oxigenada (la misma que compras en la farmacia para aplicar en las heridas). Déjala unas horas o como máximo una noche, y después enjuágala con agua.
  • Con bicarbonato sódico: mezcla una cucharada de bicarbonato en un vaso de agua e introduce la copa durante unas horas. También puedes hacer una pasta con un poco de bicarbonato y unas gotas de agua y, con un cepillo de dientes viejo limpio y esterilizado, frotar la copa menstrual. Después, enjuágala bien con agua.

Tras blanquear la copa con cualquiera de estos métodos, conviene esterilizarla. En cualquier caso, para evitar que se estropee la copa, el blanqueamiento solo debes hacerlo una vez cada seis meses como máximo (dos veces al año).