Pandemia COVID-19

Coronavirus: ¿Cuándo se convierte en un problema el sobrepeso?

Claudina Navarro

La obesidad asociada a problemas de salud constituye un problema en caso de contagiarse con el coronavirus.

La obesidad aumenta el riesgo de sufrir enfermedades que a su vez favorecen las complicaciones en caso de contraer la infección por el coronavirus SARS-CoV-2.

Tal y como explica el doctor Georg-Christian Zinn, director del Bioscientia, "tener sobrepeso no significa que me convierta en un paciente de riesgo, sino que indirectamente se está en riesgo por las patologías asociadas".

Eso significa que cualquier persona que ya tenga enfermedades como diabetes o problemas cardiovasculares que pueden estar asociados al sobrepeso pertenece claramente a un grupo de riesgo.

Los adultos y los los niños con sobrepeso que no tengan ninguna enfermedad no tienen un riesgo aumentado en caso de contagiarse con el coronavirus, aunque siempre es deseable mantenerse en el peso óptimo.

¿Qué enfermedades asociadas a la obesidad suponen un riesgo?

El sobrepeso y la obesidad representan un riesgo para la salud porque suele estar asociado a determinados desequilibrios y trastornos más o menos graves. Estos incluyen:

  • Enfermedades cardiovasculares (ataque cardíaco y accidente cerebrovascular).
  • Hipertensión arterial.
  • Trastorno del metabolismo de los carbohidratos (diabetes mellitus tipo 2, resistencia a la insulina)
  • Trastornos del metabolismo de las grasas (aumento del colesterol, triglicéridos, etc.)
  • Exceso de ácido úrico.
  • Apnea obstructiva del sueño.
  • Reflujo.
  • Cambios degenerativos en huesos y tejido conectivo.
  • Artrosis.
  • Fragilidad venosa y trombosis.
  • Aumento del riesgo de cáncer en mujeres: cáncer de ovario, riñón, cuello uterino y de mama.
  • Mayor riesgo de cáncer en hombres: cáncer de próstata, colon, páncreas y riñón.

Artículo relacionado

bebienodo de una taza

Por tu salud, elige bien cuándo y cuánto comes

Diabetes, colesterol y cirugía bariátrica

De las enfermedades concomitantes de la obesidad, los trastornos del metabolismo de los carbohidratos (diabetes mellitus) y los trastornos del metabolismo de las grasas (hipercolesterolemia) conducen a una respuesta inmune reducida, que, junto con las deficiencias preexistentes en la función pulmonar, se relacionan con mayor riesgo de complicaciones graves por la infección por SARS-CoV-2.

El síndrome de apnea obstructiva del sueño, las enfermedades por reflujo y los trastornos cardiovasculares tienen un impacto negativo sobre la función pulmonar. Además, la presión arterial alta también aumenta el riesgo de un curso grave de la enfermedad.

Después de una cirugía bariátrica

Las personas que se han sometido a una operación de cirugía bariátrica para reducir su peso se encuentran en situación vulnerable en los 3 años siguientes, debido a la propia obesidad, la anestesia, los procesos de curación y los cambios en el metabolismo.

Esto aumenta el riesgo de un curso grave de la enfermedad después de la infección por COVID-19. Se recomienda a estos pacientes una observación estricta de las medidas de precaución.

Artículo relacionado

azucar colores

Los azúcares alteran la química cerebral

Además muchos pacientes bariátricos tienen un riesgo continuo de deficiencia de nutrientes debido a la absorción reducida de micronutrientes (minerales, oligoelementos y vitaminas).

Se aconseja que no dejen de tomar sus suplementos prescritos. En caso de resultar infectados deben de ponerse en contacto con sus médicos para reevaluar las dosis.

El problema del teletrabajo

Los médicos también han advertido sobre las graves consecuencias para la salud del sedentarismo y el aislamiento social que conlleva el confinamiento. Los expertos aconsejan hacer una rutina diaria de ejercicio en casa y levantarse cada media hora de la silla.

El ejercicio produce sensación de bienestar e euforia gracias a la producción de endorfinas y otras hormonas. Por eso, la falta de actividad física y el cambio de hábitos favorece un aumento en el consumo de sustancias adictivas (tabaco, alcohol, azúcares...) y la alimentación excesiva.

Artículo relacionado

obesidad-nutricion

Obesidad y nutrición: ¿cómo se alimentan las personas obesas?

Con ejercicios de relajación y meditación puedes controlar estos malos hábitos. También puedes procurarte placeres positivos: leer, escuchar música, bailar, dedicarte a tus aficiones o... lo que se te ocurra.

Referencias científicas:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?