Protégete de sol

11 ventajas de las cremas solares naturales con filtros minerales

E. Erraiz y J.M. Fernández

El sol es necesario para la salud, pero una sobreexposición puede resultar peligrosa. Es importante aplicarse cremas solares, a ser posible con filtros minerales, que resultan más naturales.

Para protegerse eficazmente de los efectos perjudiciales del sol lo mejor es exponerse a él habiéndose aplicado una crema solar.

La cosmética natural prefiere los fotoprotectores físicos, también llamados minerales, ya que no penetran en la piel ni su acción se basa en reacciones químicas.

Se componen de una crema base de ingredientes naturales a la que se añaden minerales como el dióxido de titanio o el óxido de cinc, finamente pulverizados. Estos actúan de pantalla y reflejan la radiación solar que llega a la superficie de la piel, evitando que penetre en el organismo.

Artículo relacionado

cosmetica-natural

Aprende a elegir cosméticos naturales de verdad

11 ventajas de los bronceadores con filtros minerales

  1. Son inocuos: no presentan el peligro de muchos filtros químicos que llevan ingredientes que pueden interferir en diferentes ciclos hormonales y alterar el organismo.
  2. Su efecto es inmediato: No necesitan ser absorbidos y transformarse en la piel, como sí ocurre con los químicos, por lo que no necesitan aplicarse media hora antes de la exposición. Comienzan su acción nada más ser extendidos sobre la superficie cutánea. Por tanto, su efecto es más cómodo, rápido y eficaz.
  3. No penetran en la piel. Al actuar sobre la piel como pantalla, la radiación y sus efectos nocivos no penetran ni lo más mínimo, con lo que resultan mucho más indicados en personas con patologías relacionadas con el sol
  4. Provocan menos alergias. Causan muchas menos alergias e intolerancias.
  5. Su FPS es exacto. Su factor de protección solar (FPS) es mucho más exacto y real que el de los químicos. También protegen frente a las radiaciones ultravioleta A y B.
  6. No se alteran con el calor. Al ser minerales, son más estables químicamente. Este hecho es importante, dado que son productos que se emplean bajo el sol y, en ocasiones, a altas temperaturas. Esta capacidad de permanecer inalterados hace que resulten efectivos mucho más tiempo y siempre con el mismo efecto protector.
  7. Su formulación va mejorando.Existe una gran investigación en este campo. Así, cada temporada aparecen nuevos productos mejor formulados. Ya no son cremas pastosas que blanquean, como hace años. Hoy existen leches fluidas, aceites y cremas de rápida y cómoda absorción con o sin color, además de resistentes al agua.
  8. Hidratan y nutren. Muchos de los fotoprotectores son, además, hidratantes y nutritivos, incorporan en su formulación extractos vegetales de alto valor, como la vitamina C, que ayudan a evitar la desecación de la piel y a eliminar los efectos oxidativos de la radiación. Asimismo, cuentan con plantas con carotenoides, que son sustancias que, además de proteger la piel, la dotan de un bello bronceado.
  9. Son biodegradables. Existen ya lugares protegidos, como playas de determinados países, donde son obligatorios, dado que los fotoprotectores químicos contaminan el agua y crean muchos problemas ecológicos. Y, sean o no sean obligatorios, el planeta siempre agradecerá su uso.
  10. Broncean de forma duradera. Aunque de manera más lenta, permiten un bronceado mucho más seguro y duradero. Conviene recordar que las cremas solares se han de usar sin escatimar ni olvidar ninguna zona, y que se han de renovar cada dos horas, sobre todo si se está practicando algún deporte. Siempre es mejor evitar las horas centrales del día (de 12 a 16 horas), especialmente los días de alta radiación, y tomar el sol realizando alguna práctica deportiva o caminando antes que hacerlo tumbado.Se aconseja también tomar el sol de manera gradual, comenzando con breves periodos de tiempo.
  11. No contienen nanopartículas. Si la crema muestra un sello natural o ecológico (como Ecocert, COSMOS, Natrue, etc), no contiene ingredientes en nanopartículas que podrían representar un riesgo para la salud por su capacidad para ser absorbidas por el organismo. El óxido de aluminio y el dióxido de titanio se hallan finamente pulverizados en los fotoprotectores minerales, pero las nuevas formulaciones garantizan la ausencia de nanopartículas que puedan penetrar en la piel o ser inhaladas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?