Salud de la piel

¿Cuáles son los síntomas y las causas de la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que a menudo se presenta en brotes y se acompaña de una picazón insoportable. Te explicamos cómo reconocerla.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

La dermatitis atópica o eccema atópico es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se suele desencadenar en forma de brotes. El cuero cabelludo, las manos y la cara suelen verse afectados, pero también puede aparecer en los codos, la parte posterior de las rodillas y los empeines. Los síntomas más frecuentes son:

  • Manchas de color rojo a marrón grisáceo, especialmente en las manos, los pies, los tobillos, las muñecas, el cuello, la parte superior del pecho, los párpados. En los bebés pueden aparecer también en la cara y el cuero cabelludo.
  • Piel engrosada, agrietada, escamosa y muy seca.
  • Lesiones supurantes, principalmente en los lados externos de los brazos y las piernas o en el área de la boca.
  • Eccema flexor: parches de piel rojos, escamosos y con costras en la parte posterior de las rodillas, el interior de los codos y las muñecas.
  • Piel en carne viva, sensible e inflamada por rascarse.

Los síntomas pueden variar de un paciente a otro. Algunos pacientes experimentan solo síntomas leves, mientras que en otros son graves.

Las recaídas a menudo se dan por ciertos factores, los llamados desencadenantes, como alimentos, alergias, estrés o irritaciones de la piel.

Eccema en bebés y niños

En los bebés, la dermatitis atópica suele manifestarse en la cara y el cuero cabelludo. Si se forma allí la costra láctea, una costra de escamas de color blanco amarillento sobre la piel enrojecida, este puede ser el primer signo de la enfermedad de la piel. Sin embargo, la costra láctea sin otros síntomas no es un signo de dermatitis atópica.

Artículo relacionado

Dermatitis atópica en adultos

En muchos pacientes, la dermatitis atópica retrocede durante la pubertad. Sin embargo, en algunos persiste y es más grave que en los niños. En adolescentes y adultos, ciertas áreas de la piel se ven particularmente afectadas:

  • Área de los ojos y la frente y la región alrededor de la boca
  • Cuello y nuca
  • Parte superior del pecho y cintura escapular
  • Codos, muñecas y dorso de las manos
  • Rodillas y plantas de los pies

La piel en las zonas afectadas está seca, enrojecida, se irrita fácilmente y pica. Rascarse con frecuencia puede hacer que la piel se engrose como el cuero.

Eczema en adultos mayores

En las personas mayores, la dermatitis atópica a menudo se desarrolla en las manos, los pies y el cuero cabelludo.

También se pueden afectar los lóbulos de las orejas que suelen estar rojos, agrietados o inflamados.

Causas y factores desencadenantes de los brotes de dermatitis atópica

La causa exacta aún no ha sido aclarada. Los científicos sospechan de varias razones.

Causas genéticas

Las personas afectadas por dermatitis pueden tener, por motivos genéticos, un producción menor de una proteína denominada filagrina, que participa en la regeneración de las capas externas de la piel.

Sin esta proteína, la piel pierde rápidamente su humedad y reacciona más fácilmente a los gérmenes, las sustancias alergénicas y las irritaciones por contacto.

Higiene excesiva

Algunos investigadores sospechan que la higiene cada vez mayor puede afectar al equilibrio de la piel. Debido a la limpieza, el sistema inmunitario rara vez entra en contacto con sustancias potencialmente patógenas o alergénicas y se vuelve más sensible a estímulos inofensivos.

La limpieza demasiado frecuente con productos detergentes puede ser un desencadenante. La barrera de la piel se vuelve más sensible con lavados más frecuentes con jabón y con agua demasiado caliente.

Posibles desencadenantes de los brotes de dermatitis atópica:

  • Los textiles, como por ejemplo la lana y las fibras sintéticas.
  • El propio sudor.
  • El aire seco, bochornoso y/o frío, y las fluctuaciones de temperatura.
  • El humo del tabaco.
  • La limpieza incorrecta de la piel, con agentes de limpieza que la irritan o cosméticos con fragancias y conservantes
  • Las lergias a los ácaros del polvo, moho, polen, alimentos, aditivos o caspa de animales.
  • Las infecciones.
  • El estrés mental.
  • Los factores hormonales.
  • El contacto con productos químicos.

Los pacientes afectados a menudo tienen que hacer pruebas durante mucho tiempo para descubrir exactamente lo que les está causando la dermatitis.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?