Salud mental

De locos

Como todas y todos, las personas locas lo único que quieren es no sentirse solas en su locura. No sentirse juzgadas por ello. Está en nuestras manos el buen trato hacia ellas. Porque la cordura no puede ser nunca una fuente de discriminación.

Una mente sana no se consigue sin comprensión.
Sin empatía.
Basta ya de alimentar relatos que perpetúan estigmas sobre la salud mental.
Basta ya de usar como excusa en las ficciones que la persona hizo algo porque estaba loco o loca.
Así nunca vamos a perderle el miedo a la locura.

La locura no es algo lejano.
Es algo que nos puede suceder a todos y todas en cualquier momento.
Escuchar el crujido de la mente igual que escuchamos la de un hueso.
Lo que menos necesitan las personas locas es que se las siga tratando con condescendencia.

Artículo relacionado

Nueva psiquiatria

La nueva psiquiatría: menos fármacos, más enfoques holísticos

Que se les desposea de su intimidad o de sus derechos.
Lo que necesitan son referentes.
De personas con un diagnóstico que trabajan y viven y tienen relaciones sociales.

Y aunque la vida a veces sea más complicada.
Y aunque haya brotes.
Y aunque se sea alguien distinto.
Esa diversidad no te incapacita para la existencia.

Basta ya de medicar sin ton ni son.
De empastillar a la gente para que no moleste.
Más educación en la diversidad.
Porque la locura es un rasgo más de la personalidad.

Pero no puede serlo todo.
Y si a veces la realidad de un loco o una loca se difumina, tendremos que hacer el esfuerzo por no imponerles una forma de ver el mundo.
Tendremos que ver de qué manera nuestra visión no les sea violenta.

Artículo relacionado

michel-foucault-locura-sexo-libertad

Michel Foucault: La locura, el sexo y la libertad

La locura es responsabilidad de todos y de todas.
De cómo tratamos aquello que se manifiesta de forma no esperada.
Supongo que, como todas y todos, las personas locas lo único que quieren es no sentirse solas en su locura.
No sentirse juzgadas por ello.

Está en nuestras manos el buen trato.
Porque la cordura no puede ser nunca una fuente de discriminación.
Porque las personas no ayudamos a las personas.
¿Quién lo va a hacer?

Y porque es nuestro deber no hacer la vida más difícil.
Escuchar.
Y aunque no lo entendamos del todo.
Estar ahí para ser abrazo.
En medio del caos.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?