#YoMeQuedoEnCasa

Para eliminar el coronavirus, ¡el jabón es suficiente!

Claudina Navarro

No te preocupes, para acabar con el SARS-CoV-2 no hace falta recurrir constantemente a desinfectantes agresivos. Basta con el jabón bien utilizado.

En estos días de confinamiento en casa, los medios de comunicación ofrecen multitud de consejos para prevenir el contagio con el virus SARS-CoV-2. Los que se refieren a la limpieza de superficies, objetos y el hogar en general a menudo caen en exageraciones.

Por ejemplo, se recomienda limpiar con lejía, alcohol, amoniaco y otros productos en distintas proporciones, según el tipo de material. Esto puede hacernos pensar que si no tenemos estos productos estamos más expuestos al coronavirus.

También pueden preocuparse aquellas personas que son sensibles al efecto irritante e incluso tóxico de estos productos de limpieza, que tendrían que elegir entre exponerse al coronavirus o a los productos químicos que les perjudican.

Una cosa es la higiene en casa y otra la limpieza en centros de salud

En realidad, para combatir el coronavirus basta con jabón o detergente. Los consejos que incluyen lejía, alcohol y amoniaco son adecuados para una limpieza sanitaria o profesional cuyo objetivo es la mayor desinfección posible de todo tipo de bacterias y virus. Pero si nos ceñimos al coronavirus, su mayor enemigo es el jabón.

Lo ha explicado con mucho detalle el profesor de química australiano Palli Thordarson. La eficacia del jabón o, mejor dicho, de los agentes tensioactivos que se encuentran en la composición de todos los productos, se basa en el mismo principio por el que pueden disolver las manchas: atacan la estructura de la grasa, la envuelven y hacen que se mezcle con el agua para que esta las arrastre.

El virus está compuesto por una proteína envuelto por una membrana lipídica, es decir, grasa. Los ingredientes tensioactivos disuelven esta membrana y, por tanto, destruyen el virus, que deja de tener capacidad para infectar.

Artículo relacionado

Mujer lavándose las manos con jabón

26 medidas para prevenir el coronavirus dentro y fuera de casa

Por qué es importante limpiar las superficies con jabón

El tiempo que el SARS-CoV-2 puede permanecer viable (con capacidad para adherirse a la piel de una persona) sobre una superficie depende del material y de la temperatura (a partir de 30°C su persistencia se acorta).

Los estudios muestran, por ejemplo, que sobre el cobre resiste unas 4 horas. En cambio, sobre el cartón permanece activo 24 horas y sobre el acero y el plástico, hasta tres días.

Al estar confinados en casa, debemos limpiar preferentemente los objetos que salen con nosotros al exterior: bolsos, zapatos, llaves, móvil, etc.

En casa, limpiar con un más frecuencia de habitual los muebles, manetas de las puertas, etc, es una medida que reduce el riesgo.

Cualquier jabón o producto de limpieza del hogar que utilicemos habitualmente es eficaz porque todos incluyen tensioactivos, incluidos los ecológicos y los jabones "syndet" para pieles sensibles. No hace falta recurrir a la lejía ni al amoniaco (en en el hogar, insistimos, en los centros de salud los protocolos son distintos).

No obstante, si quieres realizar un acabado desinfectante sobre los puntos que te parezcan más peligrosos, como las manetas de las puertas o superficies de baño y cocina, puedes recurrir al alcohol y al agua oxigenada.

Para limpiar con alcohol, mezcla 350 ml de alcohol con 150 ml de agua. Así obtendrás una disolución al 70%. Para desinfectar con agua oxigenada puedes pulverizarla tal como la venden en farmacias y droguerías en disolución al 3%

¿Para qué se usa el gel desinfectante entonces?

El gel desinfectante es útil cuando no podemos lavarnos las manos. Por ejemplo, cuando salimos de un transporte público o un comercio y no vamos inmediatamente a casa. Recuerda que en las tiendas de alimentación debes ponerte guantes antes de agarrar el carrito y hasta que vacíes la compra en casa.

En los geles desinfectantes los ingredientes que destruyen los virus no son los tensioactivos sino alcoholes como el etanol o el isopropanol. Estos no atacan la membrana lipídica del virus, sino las proteínas.

Para saber más:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?