Yoga en profundidad

¿Cuáles son las mejores posturas de yoga (asanas) para empezar el día?

Determinadas asanas (posturas de yoga) poseen las carcterísticas adecuadas para estimular la vitalidad y la capacidad de hacer cosas, algo que vamos a necesitar durane el día.

Tere Puig
Tere Puig

Educadora somática y profesora de yoga

Las asanas de yogatienen efectos tanto físicos cómo psicológicos. Influyen directamente en nuestra energía, nuestra vitalidad, y la manera en la que la manejas. Basta observar cómo te sientes después de unas repeticiones del "saludo al sol" (surya namaskar) por la mañana.

Con estas asanas ideales para hacer por la mañana, es muy probable que te sientas con más vigor y mayor claridad mental. Digamos que te dejan a punto para salir al mundo y hacer con eficacia toda esa lista de tareas pendientes que tienes. Te lo cuento en este artículo y, además, te muestro las asanas que no deberías practicar a última hora del día.

Si te interesa el yoga, no te pierdas el curso online de iniciación al yoga de Escuela Cuerpomente.

Asanas adecuadas para las primeras horas del día

Para comprender el porqué de este efecto, vamos a estudiar las características de los movimientos del saludo al sol. En cada uno de ellos activamos la fuerza de empuje del cuerpo hacia el suelo y nos proyectamos. Proyectarnos significa guiar nuestro movimiento con un objetivo. Por ejemplo, cuando nuestras manos buscan tocar el suelo toman las riendas del movimiento y todo el cuerpo se proyecta en la dirección que ellas definen.

Todos son movimientos sagitales, es decir, movimientos de flexión-extensión. Veamos ahora qué vínculo existe entre estas características de movimiento y nuestras necesidades y capacidades psicológicas.

Sobre el empuje

El empuje aparece en el momento del desarrollo de la autonomía. Aparece cuando el niño, después de haber dedicado un tiempo suficiente a la exploración de los vínculos de fusión, siente la necesidad de tomar distancia de la persona con quien se siente fusionado. Son esos momentos en los que el bebé suele empujar al adulto que lo sostiene y coincide con largos ratos de empuje hacia el suelo para poder separarse de él y acceder a unas mayores posibilidades de movimiento.

En esta fase de autonomía desarrollamos la capacidad de tomar perspectiva, iniciamos los procesos de cuestionamiento, se forjan las bases de la capacidad de análisis. Cabe pensar que activando este tipo de movimiento encarnamos estas cualidades psicológicas.

Artículo relacionado

Sobre la sagitalidad y la proyección

Por otro lado, el movimiento sagital y la proyección aparecen en la fase del desarrollo humano en la que se desarrolla la necesidad de entrar en contacto con el mundo y modificarlo. Es el momento en que el niño empieza a moverse con una intención clara en lugar de moverse por la pura exploración del movimiento.

Mientras el niño está en fases anteriores de desarrollo en las que está centrado en vincularse al otro o conquistar su autonomía, sus movimientos predominantes son la torsión, los movimientos de inclinación u homolaterales y el empuje. Pero en el momento en que se despierta su interés por hacerse con un objeto, por ejemplo, aparece el movimiento sagital y la proyección del movimiento. Empieza a gatear, luego a caminar, sus manos y todo su cuerpo se organizarán y orientarán para conseguir sus objetivos.

Es decir, en el momento evolutivo en el que necesitamos pasar a la acción es cuando desarrollamos el movimiento sagital y la proyección. Diríamos que al reproducir estos movimientos cuando realizamos el saludo al sol, por ejemplo, activamos el ámbito psicológico vinculado a esta etapa evolutiva y se despierta así nuestra necesidad de alcanzar nuestros objetivos.

En resumen, al practicar movimientos sagitales dando al mismo tiempo protagonismo al empuje estamos activando nuestras capacidades de análisis y acción.

Asanas que conviene evitar durante las últimas horas del día

Las asanas de la serie saludo al sol son por tanto las más adecuadas para la mañana y no tan apropiadas para la noche. Para favorecer un buen descanso necesitamos evitar aquello que active nuestra actividad mental o despierte nuestra necesidad de hacer. Y acabamos de ver que determinados movimientos, o mejor dicho, determinadas maneras de movernos, lo hacen.

Recuerda evitar la combinación de flexión-extensión con empuje y proyección si quieres dormir como un bebé. Resérvate este tipo de movimientos para las primeras horas del día y gozarás de una excelente energía durante toda la jornada.

Con lo que te he contado, seguramente ya te has hecho una idea del tipo de movimiento más adecuado para las últimas horas del día. Hablaré más a fondo de ello en un próximo artículo, mientras te invito a experimentar y observar los efectos de tus prácticas diarias en tus ritmos de reposo y actividad.

Para saber más

El vínculo entre los movimientos y la activación de las características psicológicas vincualdas a las etapas evolutivas correspondientes se desarrolla con detalle en el capítulo "Lo que Freud se olvidó de decir", del libro Pensar con el cuerpo,de Jader Tolja. Y ha sido comprobado durante años en las prácticas de "anatomía experiencial".

Las asanas del saludo al sol

  1. Pranamasana
  2. Hasta uttanasana
  3. Padahastasana
  4. Ashwa sanchalanasana
  5. Chaturanga dandasana
  6. Ashtanga namaskara
  7. Bhujangasana
  8. Chaturanga dandasana
  9. Ashwa sanchalanasana
  10. Padahastasana
  11. Hasta uttanasana
  12. Pranamasana

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?