Salud corporal

Practica este ejercicio para una espalda más sana y flexible

La postura del triángulo flexibiliza y tonifica la columna. Te ayudará a prevenir o mejorar el dolor de espalda.

La edad corporal muchas veces guarda relación con la flexibilidad de la columna vertebral. Tener dificultades para tocar el suelo, sin apenas doblar las rodillas, o arquearse hacia atrás trabajosamente es algo común en algunas personas.

La flexibilidad lateral suele ponerse menos a prueba, pero también es importante, pues repercute, por ejemplo, en la movilidad de las caderas o la tensión de la zona escapular.

Pero no solo la edad corporal reduce la flexibilidad. También el sedentarismo, la falta de ejercicio, una mala higiene postural y las situaciones de estrés provocan que la espalda se resienta.

La columna vertebral, como su nombre indica, cumple dos funciones esenciales: sostener (columna) y movilizar (gracias a estar formada por vértebras). La primera de ellas es la más fácil de cumplir, al ser estática, pero la segunda requiere sobre todo de ejercicio, práctica y paciencia.

El yoga tiene estos aspectos muy en cuenta. De hecho, la función esencial de muchas posturas o asanas es precisamente desarrollar la movilidad y la armonía de la columna vertebral, de modo que el paso del tiempo no merme sus funciones y limite con ello nuestras capacidades.

Artículo relacionado

espalda-sin-dolor

6 ejercicios sencillos para librarte del dolor de espalda

Asana del triángulo

La postura de yoga del triángulo (Trikonasana) es una inclinación lateral. Flexibiliza la columna vertebral, tonifica los nervios espinales y disminuye el dolor de espalda, lo que asegura una acción equilibrada sobre el conjunto de toda la columna.

1. Separa las piernas aproximadamente un metro y coloca las manos en la cintura. Gira la planta del pie izquierdo hacia fuera, 90º, sin ladear ni mover la cadera. Inspira y extiende los brazos en cruz a la altura de los hombros.

2. Dobla el tronco en bloque hacia la izquierda, exhalando hasta que la mano izquierda toque o sujete el empeine del pie. El otro brazo se elevará en línea recta hacia arriba. Realiza una respiración completa manteniendo la postura 20 segundos y repite la postura con el lado derecho.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?