Cuerpo sano

6 ejercicios para llenarte de energía por la mañana

Alejandra Vidal

Empieza el día con esta breve tabla de yoga y notarás cómo, en poco tiempo, te inyecta grandes dosis de vitalidad y positividad.

En la actualidad "ir cansados" se ha convertido en el tema recurrente de nuestras vidas. Nos arrastramos hasta el fin de semana y el lunes comenzamos la semana sintiéndonos ya agotados.

El ritmo de locos que llevamos, la alimentación deficiente o apresurada, la falta de sueño, el estrés… son factores que, entre otras cosas, nos hacen empezar el día con la sensación de estar a medio gas demasiados días al año.

Te propongo una rutina de asanas para practicar inmediatamente después de levantarte. Te serán de ayuda y su efecto será todavía mayor si practicas yoga regularmente: tus niveles de energía y vitalidad aumentarán progresivamente y tu sueño será más reparador.

La mañana es un momento ideal para practicar yoga porque te ayudará a activar tu cuerpo para enfrentarte al resto del día con mayor energía. Aumentarás tu productividad en cualquier tarea que realices y te otorgará la serenidad para gestionar mejor el estrés y los imprevistos que aparezcan durante la jornada.

Artículo relacionado

  despertar

11 consejos para convertirte en una alondra (una madrugadora)

Practica cada día para conseguir resultados

Así como cuanto más comes, más hambre tienes, lo mismo sucede con el ejercicio físico. Si eres de las personas que se le ocurren mil cosas más interesantes que hacer antes de ponerse a practicar yoga (u otro ejercicio) debes saber que la clave radica en empezar.

El yoga es una forma de vida y abarca aspectos más allá del físico. La práctica de asanas debe ir acompañada de hábitos que mejoren tu vida en general y con los que ganes salud y felicidad.

Una alimentación equilibrada y una buena hidratación te ayudan también a aumentar tu energía. Ordena lo que comes a lo largo del día, no picotees (tres comidas principales y un par o tres de tentempiés) y asegúrate de tomar los nutrientes necesarios.

Para que tu organismo funcione como un reloj incluye en tu dieta verduras de hoja verde, frutas y cereales integrales. Y evita excitantes como la cafeína, el azúcar (y edulcorantes) y el alcohol.

Una buena respiración también te aporta energía

La mayoría de las personas solo usa el 30% de la capacidad respiratoria. Teniendo en cuenta que la respiración aporta el oxígeno necesario para que el metabolismo energético funcione, que siempre estemos cansados no resulta sorprendente.

Artículo relacionado

4 pasos alquimia sexual

4 pasos para aumentar tu energía vital y conectarte

La práctica de yoga nos enseña a respirar de manera profunda y consciente. Sus diferentes técnicas respiratorias oxigenan la sangre, los órganos y todos los tejidos, revitalizan y nos otorgan equilibrio mental y emocional.

Realiza esta breve secuencia de asanas cuando no puedas realizar tu sesión de yoga completa o tu rutina de ejercicios, o cuando pases por un periodo de desgaste físico y mental. ¡Si eres constante sentirás pronto cómo aumentan tu vitalidad y buen humor!

6 asanas para dejar de sentirte cansado

1 / 6
1. Mantén el centro fuerte

1 / 6

1. Mantén el centro fuerte

Esta postura nos enseña a localizar nuestro centro natural de fuerza en la pelvis.

• Separa los pies manteniendo la distancia de tus caderas. Inhala y extiende los brazos por encima de la cabeza con las palmas de las manos enfrentadas.

• Exhala y flexiona las rodillas. Intenta mantenerlas tan paralelas al suelo como

te sea posible. Relaja los hombros llevándolos hacia atrás y proyecta hacia el exterior el corazón y el esternón.

• Lleva la mirada hacia el frente o a los dedos de las manos y eleva los talones activando tus gemelos.

• Mantén durante cuatro respiraciones y para deshacer estira las rodillas al inhalar, y exhala bajando los brazos a los lados del tronco.

2. Para empezar a tope

2 / 6

2. Para empezar ¡a tope!

Esta postura nos enseña a localizar nuestro centro natural de fuerza en la pelvis.

  1. Separa los pies manteniendo la distancia de tus caderas. Inhala y extiende los brazos por encima de la cabeza con las palmas de las manos enfrentadas.
  2. Exhala y flexiona las rodillas. Intenta mantenerlas tan paralelas al suelo como te sea posible. Relaja los hombros llevándolos hacia atrás y proyecta hacia el exterior el corazón y el esternón.
  3. Lleva la mirada hacia el frente o a los dedos de las manos y eleva los talones activando tus gemelos.
  4. Mantén durante cuatro respiraciones y para deshacer estira las rodillas al inhalar, y exhala bajando los brazos a los lados del tronco.
3. Con más fuerza y poder

3 / 6

3. Con más fuerza y poder

No es fácil y requiere gran concentración. Pero si mantienes la postura con firmeza te llenarás de una grata sensación de poder.

  1. Comienza en la posición anterior ("la tabla", ejercicio 2).
  2. Traspasa el peso de tu cuerpo hacia la mano derecha y, al inhalar, gira el cuerpo hacia la izquierda mientras elevas el brazo del mismo lado por encima de tu cabeza. Coloca un pie sobre el otro.
  3. No dejes caer las caderas, mantén la musculatura abdominal firme para mantener el cuerpo recto.
  4. Gira la cabeza para mirar hacia los dedos de la mano elevada y mantén la posición durante cinco respiraciones, asegurándote de estar en equilibrio.
  5. Para deshacer la postura, exhala volviendo a "la tabla" y repite hacia el otro lado.
4. Estírate y recupera la calma

4 / 6

4. Estírate y recupera la calma

Al meter la cabeza hacia dentro, esta postura ("la pinza") incita al recogimiento.

  1. Siéntate con las piernas estiradas.
  2. Inhala, alarga el tronco y eleva los brazos sobre la cabeza, con los músculos de las piernas activos y los talones presionando el suelo.
  3. Exhala y flexiona el tronco desde las caderas extendiéndote hacia delante. Lleva las manos hacia los pies o hasta donde puedas. Relaja los hombros (alejados de las orejas) y el cuello, y permite que la cabeza cuelgue.
  4. Mantén seis respiraciones y estira los dos costados del tronco sin curvar la espalda. En cada exhalación, extiéndete un poco más hacia delante.
5. Giros con efecto detox

5 / 6

5. Giros con efecto detox

Los giros tienen un potente efecto sobre el sistema nervioso, revitalizándolo cuando estamos cansados. Por eso, realizar esta postura después de la restaurativa "pinza" logrará que sientas cómo la energía se expande nuevamente por todo tu cuerpo. Además, los giros tienen un gran efecto desintoxicante ya que favorecen los procesos de digestión y eliminación.

  1. Desde la postura de "la pinza" (ejercicio 4), coge con la mano derecha la parte externa del pie izquierdo y con la otra mano, la parte externa del derecho.
  2. Inhala y estira las piernas.
  3. Exhala y comienza a girar el tronco hacia la izquierda manteniendo los pies agarrados.
  4. Mantente en la posición que te permita respirar sin dificultad alguna, relaja luego el cuello y lleva la mirada por debajo de la axila izquierda.
6. Con las pilas cargadas

6 / 6

6. Con las pilas cargadas

En ustrasana, la caja torácica se abre y mejora la calidad de la respiración.

  1. Arrodíllate con las piernas separadas a la distancia de las caderas, presiona con los empeines el suelo y lleva las manos a la cadera.
  2. Inhala y lleva hacia delante los muslos avanzando las caderas para arquear la espalda hacia atrás.
  3. Al exhalar, suelta los brazos y coloca tus manos en los talones. Relaja el cuello y deja que la cabeza cuelgue.
  4. En una inhalación, eleva el brazo derecho estirado por encima de tu cabeza.
  5. Mantén la postura cinco o seis respiraciones profundas y repite con el otro lado.

Artículo relacionado

recargar-energia

Recarga tu energía y elimina tóxicos de tu cuerpo

Mientras haces yoga, dopta una actitud meditativa

Los mayores ladrones energéticos son los pensamientos. Nuestra mente puede procesar sesenta y cuatro mil pensamientos por minuto. Esta actividad mental frenética es una fuente de estrés, ansiedad y depresión.

Para desactivar los agotadores círculos viciosos de la mente mantén una actitud meditativa. No sigas el hilo de razonamientos, concéntrate en la respiración, en la postura y en las sensaciones que te llegan del cuerpo.

Una mente serena nos dota de estabilidad emocional para enfrentar los retos cotidianos. Por eso, para lograr equilibrio y bienestar general son importantes las técnicas que nos enseñan a controlar la mente, como el yoga o la meditación.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?