Diviértete

Con una pelota puedes ganar equilibrio y flexibilidad

Los ejercicios con pelota ayudan a fortalecer y dar flexibilidad a los músculos posturales para prevenir dolores de espalda.

La pelota suiza, conocida también como pelota de estabilidad o fisiobalón, se usa con frecuencia por su gran utilidad paramantener flexible la columna vertebral, tonificar y fortalecer los músculos posturales, así como aliviar o prevenir dolores de espalda.

Aunque parezca paradójico, la eficacia de esta técnica reside en la inestabilidad de la pelota, que obliga a los músculos a trabajar y a ejercitar el equilibrio y los sentidos para mantener la posición.

Artículo relacionado

espalda-sin-dolor

6 ejercicios sencillos para librarte del dolor de espalda

Trabaja el equilibrio para aliviar el dolor de espalda

Esta técnica se basa en los ejercicios desarrollados por la doctora suiza Susan Klein Vogelbach, que estableció la metodología y las aplicaciones del trabajo con balones.

Los músculos posturales (del cuello, de la espalda, del abdomen y de las piernas) sostienen el cuerpo, permiten su movimiento y contribuyen a mantener estable el centro de gravedad, tanto en reposo como en movimiento.

Trabajar con la pelota obliga a utilizar el equilibrio, lo que permite aumentar la fuerza y el tono muscular y favorece su fortalecimiento y de los músculos intervertebrales, que refuerzan las estructuras de las vértebras.

Artículo relacionado

Cómo aliviar el dolor de espalda

6 terapias naturales contra el dolor de espalda

Ejercicio del puente

Con esta postura, se reequilibra la cadena muscular, se recupera funcionalidad y se tonifican los músculos de la espalda y de las piernas.

Es aconsejable ir descalzo, lo que permite una mejor sujeción de la pelota con los pies y un máximo aprovechamiento del sistema propioceptivo.

Las pautas que debes seguir son:

  1. Tiéndete de espaldas con los brazos paralelos al cuerpo, y con las palmas dispuestas boca abajo, las rodillas flexionadas y las plantas de los pies apoyadas en el balón.
  2. Inspira e intenta levantar el tronco, arqueándolo desde las caderas hasta la parte superior de la espalda.
  3. Mantén esta postura durante 5-10 segundos.
  4. Espira y vuelve a apoyar el tronco sobre la colchoneta.
  5. Una vez finalizado el movimiento, baja los pies y apóyalos sobre la colchoneta.
  6. Inspira y espira profundamente.
  7. Repite el ejercicio 10 veces.

Artículo relacionado

espalda emociones

Quítate la mochila del dolor de espalda

Bibliografía recomendada

Un buen libro para practicar es La técnica del fitball, de L. Westlake (Ed.Paidotribo).

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?