Efecto antiestrés

3 ejercicios de respiración para calmarse

Estas respiraciones tienen un efecto relajante. Te ayudan a serenarte en momentos de estrés o de tensión y, en general, a sentirte más relajado durante el día.

La respiración nos acompaña siempre y tal vez por eso apenas reparamos ella, pero si sabemos aprovecharla tomando conciencia de ella se puede convertir en una gran aliada para superar momentos de estrés.

Puedes empezar por escucharla y por sentirla. Fíjate bien: ¿es tranquila y profunda? ¿O, por el contrario, está agitada?, ¿es corta y superficial? Si quieres incidir sobre tu respiración y utilizarla a tu favor, es importante acostumbrarse a prestarle atención.

A partir de ahí puedes acompasar y ampliar esa respiración mediante unos sencillos ejercicios respiratorios.

La respiración debe llevar oxígeno hasta la célula más lejana y contribuir así a nuestra plenitud física, lucidez mental y equilibrio emocional. Las siguientes respiraciones pueden resultar útiles para relajarse y equilibrarse:

1. Respiración para los momentos de estrés

Colócate de pie, dobla algo las rodillas y alarga la zona posterior de la espalda llevando el cóccix hacia abajo. Alarga también la parte posterior del cuello entrando un poco el mentón. En esta postura, realiza el siguiente ejercicio:

  • Alza los brazos, dejando que se eleven las costillas.
  • Haz una gran inspiración y aumenta aún más la apertura costal.
  • Con los brazos aún levantados, exhala lenta y profundamente por la boca.
  • Prueba a expulsar el máximo de aire conservando las costillas abiertas.

Artículo relacionado

Ejercicios respiracion consciente

8 ejercicios para practicar la respiración consciente

2. Respiración para enraizarse y ganar serenidad

Este ejercicio de respiración se realiza de pie, con los pies bien apoyados en el suelo y en postura relajada:

  • Presta atención a las inspiraciones: Deja que el vientre se expanda ligeramente. Siente cómo con cada inspiración la pelvis se va vinculando a las piernas y los pies.
  • Presta atención luego a las espiraciones: Siente cómo las costillas bajan ligeramente e imagina cómo este descenso se prolonga hacia la columna, la coloca más firmemente sobre la pelvis y baja hacia los pies.

Artículo relacionado

resopirar-bien-relajarse

Cómo respirar mejor para vivir más relajado

3. Respiración para una relajación profunda

Siéntate cómodamente con la espalda erguida y los hombros relajados. A continuación, coloca la palma de una mano sobre el abdomen y la otra sobre el esternón. Realiza este ejercicio durante varios minutos. A medida que avances, ve alargando el tiempo de inhalación y de exhalación para potenciar el efecto relajante:

  • Al inspirar siente cómo el abdomen y la caja torácica se expanden.
  • Procura llenar también la parte anterior y posterior del tórax.
  • Al espirar, relaja la caja torácica y el vientre para que salga el aire.
  • Activa los músculos abdominales al final de la espiración para empujar el diafragma hacia arriba y vaciar así los pulmones.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?