Estiramiento cervical

Consigue un cuello más flexible y esbelto

Con cuidados sencillos se pueden aliviar los problemas de cervicales. Una buena postura, saber estirar y la relajación te ayudarán a prevenir el dolor de cuello.

El cuello es una zona sensible, especialmente vulnerable a la tensión. Como dice el terapeuta y acupuntor Juan José Plasencia, en él se refleja el paradigma del hombre y la mujer actual: «es el epicentro del estrés, de la tensión física, mental y emocional y, sobre todo, el ejemplo tangible de la capacidad que tenemos de mirar en todas las direcciones».

Un dolor de cuello puede ser consecuencia de una mala postura al dormir, un gesto brusco o un esfuerzo repetido pero también estar relacionado con un problema de hernias discales, una desviación de la columna vertebral, el desgaste de los cartílagos o incluso un conflicto emocional.

Artículo relacionado

ejercicios dolor cervicales emocional

7 ejercicios para el dolor cervical (y emocional)

Estirar las cervicales en lo cotidiano: cómo prevenir el dolor de cuello

En cualquier caso, muchas de las tensiones y contracturas que afectan y dañan la musculatura del cuello se pueden evitar si se aprende a ser consciente de las malas posturas que se adoptan en la vida cotidiana.

  • Trata de evitar los giros bruscos y las flexiones de cabeza, sobre todo hacia atrás.
  • Mantén una postura erguida y a la vez relajada.
  • Al realizar trabajos o actividades como conducir, mirar la televisión, trabajar delante del ordenador, leer, etc., intenta encontrar una altura adecuada para los ojos de manera que no tengas que inclinar la cabeza hacia delante.
  • Evita permanecer expuesto a corrientes de aire que incidan sobre el cuello.
  • Emplea una escalera para no forzar el cuello al llevar a cabo trabajos a una altura que esté por encima de la cabeza.
  • Si vas en bicicleta, regúlala bien para que toda la columna vertebral, y en especial la zona cervical, se mantenga en la curvatura natural.
  • Procura dormir en un colchón adecuado, en el que los hombros y la cabeza no se hundan.
  • Utiliza una almohada que te permita descansar la cabeza cómodamente, ni demasiado gruesa ni demasiado plana.

Artículo relacionado

 MG 4737

Relaja y alivia tus cervicales con estos 3 ejercicios

Un estiramiento eficaz para las contracturas cervicales

Siéntate cómodamente en el suelo con las piernas cruzadas o en una silla. Haz una respiración lenta y tranquila, relaja los hombros y empieza:

  1. Coloca una mano en un lado de la cabeza, por arriba, como si con la mano fueras a tocar la oreja contraria.
  2. Inspira y al exhalar tira de la cabeza hacia abajo, con suavidad.
  3. Mientras lo haces, baja el hombro del brazo que se encuentra relajado.
  4. Mantén el estiramiento entre 15 y 30 segundos, respirando con naturalidad.
  5. Vuelve a la posición inicial mientras tomas aire.
  6. Repite el ejercicio hacia el otro lado.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?