Ejercicio

Relaja la espalda con este estiramiento

Cómo liberar la tensión corporal y devolver la flexibilidad a las zonas lumbar, dorsal y cervical, y de los aductores, musculatura interna de las piernas.

Pasar muchas horas sentados en una silla repercute en la musculatura de la zona lumbar y de la pelvis, que tiende a acortarse.

Pero muchos de los ejercicios que se hacen para contrarrestar el sedentarismo –andar, correr, ir en bicicleta– también pueden dejar su impronta en la cadera y especialmente en la cadena muscular posterior, provocando que la red de tejidos que rodea los músculos de esa zona se vuelva rígida, lo que se traduce en sobrecargas y contracturas musculares dolorosas.

Artículo relacionado

espalda emociones 2

¿Te duele la espalda? Revisa tus emociones

La cadena muscular posterior, formada por los músculos comprendidos desde la planta de los pies hasta la musculatura cervical, se interconecta a modo de una larga hilera de fichas de dominó. La estabilidad de un músculo influye directamente sobre los otros de la cadena que están a continuación, cercanos o a más distancia.

Para que la base de la espalda se mantenga flexible y relajada, los músculos de las piernas deben estar dotados de un óptimo grado de elasticidad, vital para mejorar la coordinación neuromuscular.

Artículo relacionado

tecnicas-de-shiatsu-para-las-tensiones-del-cuello-y-la-espalda

6 técnicas de autoshiatsu para ganar salud y bienestar

Ejercicio para relajar la espalda

Los estiramientos devuelven a esta zona la flexibilidad perdida y liberan la tensión corporal. El ejercicio que proponemos permite el estiramiento de las zonas lumbar, dorsal y cervical, y de los aductores, musculatura interna de las piernas.

Es un ejercicio restaurador que relaja la espalda, flexibiliza la cadera, destensa las ingles y permite disfrutar de nuevo del movimiento sin molestias.

Artículo relacionado

Asana descanso relax

Asana de la diosa reclinada: siente un relax total

Este estiramiento es una de las posturas básicas de la RPG (Rehabilitación Postural Global).

  1. Tumbado boca arriba, coloca los dos brazos en forma de "V" y con las palmas hacia arriba. Dobla ligeramente los codos.
  2. Junta las plantas de los pies y deja que las rodillas se abran hacia los lados y no tanto hacia abajo. La espalda no se ha de mover, ni se ha de curvar la zona lumbar, que debe tocar el suelo en todo momento.

Puedes probar variaciones: gira las puntas de los pies hacia fuera, sin separar los talones; o dobla menos las piernas.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?