Conciencia corporal

Truco para dormir: movimientos de torsión antes de acostarte

El mismo movimiento corporal lo podemos hacer activando la musculatura o simplemente dejando que actúe la gravedad. Uno y otro tipo de movimiento nos llevan a diferentes estados mentales. Para dormir, elegiremos los movimientos en que nos abandonamos.

En un artículo anterior hablamos sobre los ejercicios de yoga que nos activan por la mañana y los que debemos evitar antes de dormir para poder descansar profundamente; hoy nos centramos en los movimientos que necesitamos incluir en nuestras rutinas nocturnas para favorecer ese descanso.

Vamos a tener en cuenta no solo la estructura del movimiento, lo que podemos observar desde fuera, sino que también vamos a tener presente la cualidad del movimiento. Podemos hacer un mismo gesto usando distintas dimensiones y elementos de nuestro cuerpo físico y esto tiene efectos importantes en nuestro estado anímico y mental.

Cómo hacer las asanas para dormir mejor

Pensemos en un movimiento concreto como jathara parivartanasana, por ejemplo. Estando estirados en el suelo con las rodillas flexionadas, buscaremos apoyarlas en el suelo a un lado y a otro, lo que implica una torsión de la cintura. ¿De qué maneras distintas podemos realizar este movimiento? Podemos hacer un movimiento por proyección o por peso. Los efectos serán distintos.

Movimiento de proyección para activarte

Nuestra instrucción de partida será llevar las rodillas hacia un lado y dirigiremos el movimiento hasta que toquen el suelo. Esta es la manera más habitual de realizarlo y lo podemos llamar movimiento por proyección.

  • Con el movimiento por proyección todo el cuerpo entra en un estado de acción. Sentirás tu musculatura activarse con sensaciones de fuerza, de toma de dirección, de control del movimiento. Y en consecuencia, esta cualidad del movimiento nos lleva a un estado emocional y mental que podríamos definir con las mismas palabras.

Movimiento por peso para relajarte

Otra opción del jathara parivartanasana sería hacer, tras un pequeño gesto para mover las piernas fuera del eje de equilibrio, que el peso de las piernas y la pelvis generen y completen el movimiento de torsión. Irán descendiendo lentamente sin que controlemos el camino que siguen para hacerlo; la inercia del peso habrá tomado el control. A este otro movimiento para construir la misma postura lo llamaremos movimiento por peso.

  • Con el movimiento por peso, el cuerpo entra en un estado en el que se deja sostener y se centra en aflojar las tensiones que le impiden seguir la fuerza de la gravedad. Y en lo mental y emocional nos abrimos a asumir el mismo estado: después de decidir el primer gesto para ladear las piernas para que empiecen a pesar, abandonamos nuestra voluntad de dirigir el movimiento, nos centramos en apartar los obstáculos que nos impiden abandonarnos y se abre el espacio a la contemplación.

Ninguna opción es mejor que la otra. Como vemos, cada una tiene unos efectos distintos. Dependerá de lo que estemos buscando y necesitando para decantarnos por realizar el movimiento con una cualidad u otra.

Artículo relacionado

Por qué las torsiones ayudan a dormir

¿Cuál es el movimiento que realiza más a menudo el bebé durante los primeros meses de vida?

Cuando tiene hambre, que es a menudo, gira su cabeza en busca del pezón: una torsión de cuello. Cuando quiere moverse, como tiene poca fuerza muscular, usa su peso para hacerlo. Sus primeros ensayos de movimiento global son el pasar de bocarriba a bocabajo y para ello realiza torsiones.

Vemos que el movimiento que predomina en esta etapa es la torsión. ¿Y cuáles son las características psicológicas que están presentes y se desarrollan en esos momentos? Por lo general, el bebé busca el contacto íntimo, es muy empático, es capaz de abandonarse y está completamente entregado a la satisfacción de sus necesidades prioritarias.

Conociendo el estrecho vínculo entre nuestro tejido conectivo y nuestro sistema nervioso, sabemos que generando un movimiento determinado rescatamos los estados psicológicos que, por experiencias, están vinculados a él.

Si nos centramos en el tema del descanso, vemos que aparecen dos estados psicológicos que lo favorecen y que están vinculados a la torsión. Tanto la capacidad de abandono como el estar enfocados en la satisfacción de las necesidades prioritarias son los dos estados que nos interesa activar en nosotros, adultos, para entrar en un reposo profundo.

Artículo relacionado

El mejor movimiento para dormir como un bebé

Realizar torsiones, en cualquier zona corporal, es una buena opción. Realizar movimientos por peso, aunque sean inclinaciones o flexiones y extensiones, también es una buena opción.

Pero, sin duda, lo mejor es realizar movimientos de torsión por peso. Esto implica que sean torsiones en posición tumbada:

  • Estando acostados boca arriba, giramos la cabeza a un lado y otro lado como si fuera un cuenco lleno de agua que alguien mueve entre sus manos.
  • Estando acostados de lado, dejamos que uno de nuestros hombros pese hacia atrás y luego que pese hacia delante.
  • Estando acostados boca arriba, flexionamos las piernas y dejamos que vayan cayendo hacia un lado y luego hacia otro.

Es muy probable que necesites entrenar hasta conseguir el movimiento por peso. No es un movimiento habitual en nuestra forma de vida y necesita más tiempo para realizarse, es más lento que el habitual movimiento de proyección.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?