Higiene postural

¿Influyen el movimiento y la postura corporal en el estado de ánimo?

Claudina Navarro, fisioterapeuta y periodista especializada en ecología y salud

El cuerpo es influido e influye sobre el estado anímico y mental. Expertos en higiene postural y psicología recomiendan autobservarse para corregir las posiciones que adopta el cuerpo.

Johannes Michalak, profesor de psicología en la Universidad de Witten/Herdecke, investiga las interacciones entre emociones, pensamientos y apariencia física. Primero examinó los patrones de marcha de los pacientes deprimidos y descubrió que se mueven más lentamente y con menos energía que las personas mentalmente sanas. Parece una consecuencia lógica, pero Michalak y otros científicos se preguntan si modificando la forma de moverse se podría mejorar el estado mental.

Cómo se relacionan la postura y los sentimientos

Michalak demostró en varios estudios que las personas depresivas recuerdan mejor los pensamientos positivos cuando se asocian con una nueva forma de andar o ciertos ejercicios de chi kung (gimnasia energética china).

El investigador sospecha que en nuestra red de recuerdos las experiencias y los estados emocionales están vinculados a una postura física. Si se activa un nodo de esta red, por ejemplo al adoptar una determinada postura, se activa automáticamente la correspondiente información emocional.

Sin embargo, Michalak considera cuestionable que una postura erguida conduzca por sí sola a una perspectiva más optimista de la vida. Para que sea eficaz es necesario asociar la postura a un pensamiento positivo, algo que no es automático. Junto con un equipo internacional, ha analizado más de 70 estudios para descubrir cómo cambia el estado de ánimo cuando cambias de postura.

Artículo relacionado

proteger-espalda-sentarse

Protege tu espalda al sentarte con estos 8 consejos

La autobservación como clave para una buena postura

Michalak recomienda permanecer en todo momento a la postura que se adopta o, al menos, detenerse de vez en cuando y comprobar si realmente uno se siente cómodo en la posición adoptada. En esta autobservación hay que fijarse si se experimentan tensiones u otras molestias. De esta manera es posible autocorregirse a tiempo, antes de que se establezcan malos hábitos posturales y se produzcan lesiones.

Es conveniente incorporar ejercicios de estiramiento y relajación a los hábitos cotidianos, si es posible frente al espejo, para promover la conciencia corporal y el control de los movimientos y de la postura. Diez minutos diarios son suficientes.

Este autocuidado es esencial durante las fases de desarrollo del sistema músculo-esquelético. Los adolescentes que miran continuamente el móvil están creando una tensión excesiva en el cuello y adoptan una postura que puede crearles problemas físicos y anímicos.

La cabeza humana pesa unos cinco kilogramos y si está inclinada ejerce una presión importante sobre la columna cervical. Con una inclinación de sólo 15 grados, la carga aumenta a 13 kilos. Unos músculos poco entrenados no son capaces de compensar el esfuerzo. El sedentarismo, además, hace que los músculos abdominales y de la espalda poco no sostengan adecuadamente la columna. A la larga aumentan las probabilidades de sufrir problemas en los hombros, el cuello y la zona lumbar.

Además del sedentarismo y las malas posturas, la otra causa de molestias físicas y desánimo es el estrés.

Artículo relacionado

espalda recta

Aprende a alinear correctamente tu espalda

Consejos posturales durante diversas actividades

  • Andar correctamente. Mantén el cuello estirado, de manera que la coronilla esté en el punto más alto posible. Los hombros no deben caer hacia adelante y los brazos deben colgar sueltos y relajadamente.
  • Corre de manera óptima. Al igual que al caminar, debes mirar hacia adelante. Mantén las piernas paralelas y balancea los brazos ligeramente flexionadas. No corras agarrotada.
  • Movimiento del pie. Al caminar y correr, coloca el talón primero y ve apoyando el resto del pie hacia la punta de los dedos. Esto alivia la presión sobre las vértebras.
  • Al estar de pie. Comprueba tu postura de vez en cuando: estira el cuello, mete barriga, mantén los hombros debajo de las orejas y las piernas ligeramente separadas. Cambia de vez en cuenta la pierna sobre la que recae más peso.
  • Agarra bien los pesos. Para coger un peso, agáchate flexionando solo las rodillas, manteniendo la espalda recta y cogiendo el objeto con las dos manos lo más cerca del tronco posible. Transporta sólo lo que te permita tu fuerza, no realices esfuerzos absurdos. El error es mantener las piernas estiradas e inclinar el tronco para coger el objeto.
  • Presta atención al equilibrio. Es mejor llevar bolsas a ambos lados para distribuir el peso.
  • Cara a cara con móvil. Para mirar la pantalla, siempre que puedas pon el móvil a la altura de los ojos para evitar la inclinación de la cabeza.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?