Descanso mental

Recárgate de energía con esta postura

El yoga no solo permite tonificar tu musculatura: también hay posturas, como esta, que tonifican las glándulas suprarrenales que regulan la respuesta al estrés.

Cuando el estrés parece haber agotado buena parte de las fuerzas de que uno dispone y se nota el cuerpo rígido por la tensión, se puede practicar un simple estiramiento hacia delante para activar la energía que, de acuerdo con la medicina china, reside en los riñones.

Esta postura se conoce en yoga comoPaschimottanasana o "la pinza". Paschima significa "oeste", ya que se considera que la espalda es el lado oeste del cuerpo, así como la delantera es el este. Utana significa "estirar".

Beneficios de "La pinza" (Paschimottanasana) para el cuerpo

Practicando esta postura:

  • Estiras la columna, especialmente la región sacra.
  • Desentumeces los tendones de la corva, los músculos de la parte posterior del muslo.
  • Aumentas el riego sanguíneo en la columna vertebral, nutriendo las redes nerviosas que parten de ella.
  • Debido al estiramiento en la región pélvica, el aporte de sangre oxigenada a la zona es mayor, lo que beneficia a los órganos reproductivos y aumenta la vitalidad.
  • Trabajas sobre las glándulas adrenales (o suprarrenales), situadas justo por encima y algo por delante de los riñones. Esto tiene un efecto calmante, ya que activa el sistema nervioso parasimpático.
  • Aplicas una presión y un masaje suaves sobre los órganos abdominales, lo que los tonifica.
  • También alivias el estreñimiento, ya que favorece la digestión y la evacuación.

Artículo relacionado

curso yoga_Escuela cuerpomente

Yoga fácil en 30 minutos: un completo curso online para hacer yoga en casa

Beneficios de "La pinza" (Paschimottanasana) para la mente:

El maestro de yoga B.K.S. Iyengar explica en su libro Luz sobre el yoga que en esta postura el corazón queda protegido, por debajo de la columna vertebral.

Así recibe un masaje, al igual que la espalda y los órganos abdominales: "unos y otros se sienten repuestos y la mente descansa". Es por tanto la postura óptima para tomarse un respiro y sentirse en calma y a salvo mientras recuperamos las fuerzas que notábamos flaquear.

Cómo realizar la postura de "la pinza"

  1. Siéntate con las piernas estiradas, la columna erguida y el abdomen firme.
  2. Inspira levantando los brazos y al espirar, inclínate hacia delante, manteniendo los brazos al lado de las orejas para que sea más fácil mantener la espalda recta.
  3. Cuando no puedas inclinarte más sin encorvar la columna, baja los brazos y pon las manos sobre las espinillas, los tobillos o los pies.
  4. Permanece en la posición entre cuatro y ocho respiraciones, relajando la columna.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?