Conciencia corporal y relajación

Yoga y pilates contra el estrés postvacacional

Para enfrentarse a las situaciones estresantes que conlleva el trabajo y otras obligaciones, conviene practicar alguna disciplina que conecte cuerpo y mente y te relaje. El yoga y pilates son opciones excelentes.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

Se acaban las vacaciones y vuelven las obligaciones laborales y familiares. El mes de septiembre puede ser duro si no reservamos diariamente tiempo para uno mismo, para el descanso y el cuidado del cuerpo y la mente. De hecho, es necesario para no favorecer el desarrollo de todo tipo de trastornos relacionados con el estrés y el cansancio.

Además de leer, charlar con los amigos o dedicarte a tus cosas, puedes dedicar parte de tu tiempo libre a practicar una disciplina que cultive la conciencia corporal y la relajación. El yoga y el pilates cumplen sobradamente estas condiciones.

Cómo ayuda a reducir el estrés el yoga

El yoga ayuda a prevenir y reducir el estrés porque es una disciplina completa que combina ejercicios de respiración, meditación y ejercicio físico. No es una mera gimnasia.

Las posturas físicas promueven la flexibilidad, reducen la tensión y alivian el dolor, pero sobre todo ayudan a unir cuerpo y mente y previenen la aparición de todo tipo de problemas.

Las posturas de yoga deshacen nudos musculares, donde a menudo se enquistan emociones. Aun sin pretenderlo, la práctica del yoga contribuye a la serenidad y el equilibrio emocional.

También promueve la liberación de endorfinas, las hormonas del bienestar que mejoran el estado de ánimo y que aumentan la resistencia a las situaciones estresantes.

Centrarse en el momento presente durante la práctica de yoga mejora la concentración y aumenta la conciencia corporal, es decir, la capacidad para reconocer las sensaciones corporales, pensamientos y sentimientos.

De esta manera puede resultar más sencillo dejar de lado los apegos y las emociones desagradables y cultivar sentimientos como el amor, la alegría y la serenidad.

Las investigaciones científicas respaldan las propiedades del yoga en relación con el estrés. En un estudio publicado en el International Journal Preventive Medicine, las mujeres que practicaron yoga 3 veces a la semana durante 12 semanas experimentaron reducciones significativas en el estrés, la depresión y la ansiedad.

Otra investigación, dada a conocer en Journal of Sports Sciences and Medicine, señaló que los estiramientos de yoga reducen los niveles de cortisol y tienen un efecto positivo en la actividad del sistema nervioso parasimpático, lo que favorece la relajación.

Para saber cómo liberarte del estrés a través del yoga, consulta el curso Mindfulness: reduce el estrés y la ansiedad en 8 semanas de la Escuela Cuerpomente

¿Qué posturas o asanas son más eficaces para relajarse?

La práctica del yoga en general es calmante, pero algunas posturas son más exigentes físicamente y otras son más sencillas y enfocadas a la recuperación y la relajación. Algunas de las asanas más recomendables en este sentido son las siguientes:

  • Postura de gato (Marjaryasana). Permite conectar la respiración con los movimientos mientras se calma la mente y se libera el estrés.
  • Postura del niño (Balasana). Ayuda a enfocarse hacia adentro y a relajarse física y mentalmente.
  • Postura de piernas arriba (Viparita karani). Proporciona una relajación profunda al tiempo que estimula el flujo linfático y la circulación.
  • Postura del muerto (Savasana). Concéntrate en respirar profundamente mientras calmas tu mente y sueltas la tensión.

Cómo utilizar la respiración yóguica para aliviar el estrés

Los ejercicios de respiración yóguicos, conocidos como pranayama, enseñan a relajarse, regular la respiración y respirar profundamente. Esto ayuda a reducir el estrés y calmar el cuerpo y la mente. Las técnicas de respiración también pueden mejorar la calidad de su sueño y fomentar la atención plena.

Puedes hacer ejercicios de respiración durante la práctica de yoga o cuando quieras relajarte a lo largo del día. Estas técnicas también son útiles cuando experimentas emociones incómodas o situaciones difíciles. En este artículo encontrarás algunas técnicas de respiración recomendables.

Consejos al usar yoga para aliviar el estrés

  • Las llamadas "emociones negativas" tienen su lugar y es necesario expresarlas, pero durante la práctica del yoga libérate de toda negatividad. Te ayudará a desarrollar patrones mentales positivos.
  • Concéntrate en el momento presente observando la respiración y las sensaciones corporales. No prestes atención a otros pensamientos que lleguen a la mente.

Cómo ayuda reducir el estrés con pilates

Algunas personas tienen la creencia de que el método pilates es una gimnasia exclusivamente física y especialmente obsesionada con el abdomen. Nada más lejos de la realidad. Pilates es una disciplina de conciencia corporal que enseña a controlar músculos específicos y a relajar los que no se están utilizando.

Además incorpora la respiración y la percepción corporal (propiocepción) para una mayor conexión entre la mente y el cuerpo. Al contrario que la gimnasia o los ejercicios convencionales, no se puede practicar pilates mientras se habla o se piensa en otra cosa.

Con la propiocepción mejorada, el cuerpo puede responder mejor a los estímulos, lo que puede prevenir lesiones y caídas. Una mejor conciencia corporal puede incluso ayudarte a evitar comer en exceso, ya que estarás más en sintonía con las señales de hambre.

La combinación de conciencia corporal, concentración, control y uso de la respiración, regula el sistema nervioso y hace menos probable que sufras reacciones de "lucha o huida" que liberan cortisol, la hormonas del estrés. Es decir, la practica habitual de pilates te ayuda a resistir mejor las situaciones estresantes.

Pero, sobre todo, el pilates te aleja del estrés de la ajetreada vida diaria para que puedas tomarte un tiempo para ti. Pilates integra la respiración profunda en los ejercicios para reducir la sensación de ansiedad y fomentar la relajación a través del cuerpo.

Por ejemplo, los estiramientos del cuello, la espalda y los hombros ayudan a reducir la pesadez y la tensión en los músculos, proporcionando una sensación de ligereza y energía.

Ya sea que elijas participar en una clase de Pilates o hacerlo en casa, la sesión incluye un calentamiento, estiramiento y ejercicios en el suelo que trabajan diferentes zonas como la parte superior del cuerpo, el "core" o centro, los glúteos y las piernas.

Si te interesa iniciarte en la práctica del Pilates, quizá pueda ayudarte el curso Pilates en casa de la Escuela Cuerpomente.

Después de hacer otro tipo de ejercicio normalmente te sientes agotado y necesitas una recuperación, sin embargo, Pilates te deja sintiéndote vigorizado y relajado. Esto significa que has segregado muchas endorfinas, hormonas del bienestar que están haciendo su efecto.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?