Bienestar en verano

Elabora tu propio spray refrescante

Los pulverizadores refrescantes son un verdadero placer cuando el calor aprieta y una manera eficaz de regular la temperatura corporal. Puedes hacerlo tú mismo.

claudicabncm
Claudina Navarro Walter

Fisioterapeuta y periodista

En el mercado encontrarás pulverizadores refrescantes, pero no son rellenables y por tanto, son poco sostenibles. Además, a menudo contienen ingredientes químicos innecesarios, como aromas artificiales y conservantes.

La alternativa sostenible es un spray casero con aromas naturales e ingredientes que cuidan la piel. El producto casero es mucho más barato, sano y amable con el medioambiente.

Receta básica de spray refrescante casero

Para hacer tu propio spray refrescante, necesitas pocos ingredientes:

Ingredientes:

  • 250 ml de agua hervida/destilada, agua mineral sin gas o infusión de planta.
  • Unas gotas de aceites esenciales.
  • Otros ingredientes naturales, como el gel de aloe vera

Elaboración:

  1. Llena una botella con pulverizador con agua o la infusión enfriada.
  2. Agrega aceites esenciales e ingredientes opcionales.
  3. Agita la mezcla vigorosamente para integrar bien todos los ingredientes.

El spray estará listo para usar. Los aerosoles con aceite esencial se mantendrán durante un mes a temperatura ambiente, las infusiones de té deben prepararse diariamente.

Al usar aceites esenciales, es recomendable elegir siempre productos genuinos, cien por cien puros, sin diluir y a poder ser de cultivo ecológico.

Los ingredientes de origen vegetal actúan tanto sobre la piel y sobre el sistema nervioso, refrescando cuerpo y mente.

Prueba una de las siguientes recetas para diferentes efectos que te presentamos a continuación. También puedes crear tu propia mezcla.

Artículo relacionado

Spray facial armonizador a base de agua de rosas

El agua de rosas no solo tiene un efecto equilibrante y calmante sobre la piel y el estado de ánimo, sino que también inhibe la inflamación y la hinchazón causadas por las picaduras de insectos y alivia los ojos irritados y las bolsas debajo de los ojos.

Además, este spray, aplicado sobre el pecho, fortalece los nervios.

También puedes agregar tres gotas de aceite esencial de rosa a 250ml de agua hervida que se haya enfriado a la temperatura corporal. Agítalo y colócalo en una botella de spray. Para una hidratación más duradera, puedes añadir una cucharadita de gel de aloe vera.

El aceite esencial de rosa real es bastante caro, por lo que generalmente se vende diluido. Busca un aceite puro; piensa que una pequeña cantidad de cinco mililitros es suficiente para dotar de la preciada fragancia a muchos productos cosméticos caseros.

Artículo relacionado

El té verde como spray antiedad

El té verde contiene muchas sustancias que promueven la salud y que también son buenas para la piel. Tiene un efecto antioxidante y descongestionante y es ideal como pulverizador refrescante para el rostro.

Las personas propensas a la retención de líquido pueden obtener alivio con este spray. Por último, pero no menos importante, el té verde previene los procesos de envejecimiento de la piel y se puede utilizar a diario como tónico facial.

Es fácil de preparar, sólo tienes que verter 250 mililitros de agua hervida, enfriada a 80 grados, sobre tres o cuatro cucharaditas de té verde ecológico y dejar reposar durante diez minutos.

Deja que se enfríe del todo y vierte en una botella con atomizador. Puedes añadir una cantidad de gel de aloe vera del tamaño de un guisante y/o unas gotas de un aceite vegetal para el cuidado de la piel.

Si prefieres un spray perfumado, agrega de una a tres gotas de aceite esencial de limón, mandarina o vainilla. Debido a su corta vida útil, es mejor preparar este spray fresco todos los días.

Artículo relacionado

3. Spray de lavanda con doble acción

La mayoría de la gente conoce la lavanda como una planta medicinal con efecto calmante. De hecho, un spray refrescante con aceite esencial de lavanda puede aliviar los síntomas del estrés, como los dolores de cabeza, la tensión en el cuello y la nuca o las alteraciones del sueño.

Después de la relajación viene el segundo efecto: la lavanda ofrece nueva fuerza, claridad mental, agudiza los sentidos y levanta el ánimo.

El spray se hace como en la receta básica: tienes que verter 250 mililitros de agua hirviendo sobre dos cucharaditas de flores de lavanda y dejar reposar durante diez minutos.

Alternativamente, agrega de una a tres gotas de aceite esencial de lavanda al agua hervida o destilada. Vierte en una botella de spray y agita vigorosamente.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?