Enfermedad de Lyme por picadura de garrapata: síntomas y cómo prevenirla

La enfermedad de Lyme es cada vez más común en España. La transmite la garrapata mediante su picadura y puede llegar a ser grave. ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo prevenirla?

Enfermedad de Lyme
Istock

¿Qué es la enfermedad de Lyme? La enfermedad de Lyme es una afección crónica transmitida de animales a humanos (es decir, es una zoonosis). Se debe a bacterias del género Borrelia, transmitidas por las garrapatas. Esta enfermedad puede ser crónica y revestir gravedad importante, ya que puede afectar al corazón y, en general, a funciones neurológicas con cansancio, dolor muscular generalizado y alteraciones cardiacas.

Además, la enfermedad de Lyme se puede considerar relacionada con el llamado síndrome de fatiga crónica y fibromialgia, según explica la teoría The Liver Link, pues en su fase crónica puede provocar alteración del funcionamiento normal del sistema inmunológico.

Esta enfermedad ha presentado un aumento vertiginoso de casi el 200% en España y en Europa y Estados Unidos, en general, según los últimos datos. El cambio climático es, en gran parte, responsable de este aumento tan alarmante de casos de enfermedad de Lyme, ya que promueve el aumento de población de garrapatas.

En este artículo vamos a conocer cómo podemos prevenir las picaduras de garrapatas mediante cuidado en nuestro comportamiento y cuáles son los síntomas que nos pueden hacer sospechar para que el tratamiento sea lo más rápido posible y minimizar los posibles efectos neurológicos. Existen tratamientos antibióticos convencionales y además una serie de sustancias o remedios naturales como aceites esenciales que nos pueden ayudar.

Cómo se transmite la enfermedad de Lyme

Las garrapatas también pueden “picar” o morder a los humanos. Cuando esto ocurre, las garrapatas pueden transmitir microorganismos, como es el caso de la bacteria llamada Borrelia burgdorferi causante mayoritario de la enfermedad de Lyme. Otras borrelias pueden también desencadenar la enfermedad.

No todas las garrapatas están contaminadas con esta bacteria. Los datos indican que entre un 5% y un 40% podrían estar infectadas, lo cual nos muestra que, según zonas, la probabilidad de que nos pique una garrapata y nos transmita la borrelia es alta.

Enfermedad de Lyme: síntomas y consecuencias

En principio, la picadura crea localmente una zona irritada, enrojecida que se dice tiene forma de ojo de buey y se denomina eritema migratorio.

Enfermedad de Lyme (picadura de garrapata)

Enfermedad de Lyme (picadura de garrapata)

Istock

Enseguida aparecen:

  • Fiebre.
  • Malestar general con dolor articular-muscular y de cabeza.
  • Cansancio (que se confunde con una gripe o enfriamiento y puede retrasar el diagnóstico correcto y el tratamiento adecuado). Suele ser clave relacionar estos síntomas con el lugar donde se ha estado, y con las manchas enrojecidas donde ha sido la picadura o picaduras.
  • Posteriormente, la bacteria se disemina por el cuerpo afectando a la piel, articulaciones, al corazón y al sistema nervioso central y periférico provocando manifestaciones neurológicas (neuroborrelosis) y posibles daños graves al corazón (carditis de Lyme), que incluso pueden causar el fallecimiento de la persona.

Algunas personas, entre el 10 y casi 35%, según estudios de Lyme crónico, pasados varios meses siguen manifestando cansancio, fatiga variable, dolor de cabeza, problemas para dormir, irritabilidad, molestias y dolores musculares y articulares.

Como hemos comentado al inicio, la enfermedad de Lyme puede, en ciertos casos, ser desencadenante de un síndrome de fatiga crónica, con inflamación crónica que afecta al sistema motor y neurológico, y otras manifestaciones como cansancio físico y mental, dificultad para pensar con claridad (niebla mental o brain fog), incluso depresión, de forma persistente.

Es muy importante realizar un diagnóstico lo más temprano posible para evitar y minimizar el peligro de la enfermedad de Lyme.

Cómo evitar las picaduras de garrapata

Las zonas de bosque y lugares con hierba alta son el paraíso de las garrapatas. Allá por donde además haya animales con pelo como ovejas, cabras, roedores, están esperando que pases tú.

  • Revisa a tu perro

Si sales con tu perro por zonas boscosas o donde haya hierba alta, seguramente tienes la precaución de mirarle, no solo detrás de las orejas sino de hacer una inspección en profundidad por si lleva garrapatas en su cuerpo, a pesar de que hagas toda la prevención que te ha dicho el veterinario para evitar que le piquen y enferme.

  • Lleva ropa adecuada en el bosque

El primer paso para evitar que nos pique una garrapata es llevar la ropa adecuada si salimos por esas zonas boscosas o con hierbas altas sobre todo en primavera y verano, con el calor es más fácil que haya garrapatas.

La ropa debería de cubrir el cuerpo, es decir, camisas o camisetas de manga larga y pantalón largo, con calcetines que cubran bien al menos hasta mitad de la pantorrilla. Los calcetines tobilleros no son lo más adecuado. Si llevas botas altas con los pantalones por dentro, o botas con los pantalones sujetos al tobillo… mejor.

  • Revisa tu piel al llegar a casa

Al llegar a casa, revisa si has tenido alguna picadura con el aspecto enrojecido circular, rodeado de una zona más clara y de un anillo de nuevo, en forma de “ojo de buey”, y si fuera el caso, acude a un centro médico lo antes posible.

Existen pruebas diagnósticas específicas. Sin embargo las pruebas inmunológicas pueden no dar positivo, aún, por ello es tan importante mostrar la lesión o zona enrojecida donde se ha producido la picadura pues es muy característica.

Ayudas naturales en la enfermedad de Lyme

El tratamiento convencional tiene como eje central antibióticos para tratar la bacteria. Este tratamiento se puede complementar con ayudas naturales.

  • Probióticos. Se recomienda emplear probióticos si se realiza el tratamiento antibiótico para proteger la microbiota intestina. Por otra parte, van a reforzar las defensas, el sistema linfático y ayudar al sistema neurológico.
  • Aceites esenciales. Se pueden utilizar aceites esenciales que muestran una importante actividad antibacteriana frente a Borrelia demostrada en estudios, como aceite de ajo, comino, corteza de canela, mirra, eucalipto, tomillo, entre otros. Entre ellos el aceite de ajo demostró una acción protectora antibacteriana más prolongada con dosis menores.

Es importante recordar que el uso de aceites esenciales requiere de un conocimiento de las dosis y el formato adecuado para tomarlos vía interna y que puedan resultar efectivos. En el caso de la enfermedad de Lyme se recomienda seguir consejo profesional dado el tipo de manifestaciones e implicaciones.

¿Sabías que…?

  • La enfermedad de Lyme recibe su nombre por la ciudad de Lyme en el estado de Connecticut en Estados Unidos. Allí fue descrita por primera vez esta enfermedad en 1976, tras un brote de lo que parecía una “simple” artritis juvenil.
  • Las garrapatas, como otros artrópodos, pueden transmitir otras enfermedades.
  • La enfermedad de Lyme es una enfermedad de declaración obligatoria en Europa para poder controlar la afección y su aspecto neurológico grave llamado neuroborrelosis, así como las zonas donde vivan las garrapatas. Por ello, nuestra colaboración es muy importante: le puede ocurrir a otras personas y animales.

Referencias:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?