Por qué se está reduciendo la esperanza de vida (y 8 consejos para vivir más)

Hemos creído que la esperanza de vida seguiría aumentando indefinidamente durante las próximas décadas, pero la realidad es que ya se están observando signos de que puede suceder lo contrario y la culpa no es solo del covid.

Pareja mayor mirando el mar
Pexels

    La esperanza de vida en Estados Unidos está experimentando actualmente su mayor descenso en un siglo: de 2019 a 2021 cayó de 78,8 a 76,1 años. La última vez que hubo tal disminución en dos años fue de 1921 a 1923.

    En el período de la posguerra en ese momento, la esperanza de vida era de solo 57,2 años. No fue hasta 1924 que hubo un auge económico que anunció los "Dorados años veinte". La esperanza de vida hoy está en Estados Unidos en el mismo punto que en 1996.

    Estos datos surgen de un informe provisional de los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La esperanza de vida indica cuánto viviría una persona si las circunstancias de su año de nacimiento se mantuvieran constantes a lo largo de su vida. Por tanto, los niños nacidos en Estados Unidos en 2021 vivirán alrededor de 76 años.

    Esperanza de vida: por qué baja

    No es sorprendente que la pandemia del coronavirus sea una de las principales razones del declive. Sin embargo, una tendencia a la baja era evidente mucho antes de la pandemia. Además del covid-19, los CDC identificaron otras causas de la caída de la esperanza de vida:

    • Lesiones y accidentes no intencionales (aproximadamente la mitad de los cuales se deben a sobredosis de drogas y medicamentos)
    • Enfermedades cardíacas
    • Enfermedad hepática crónica
    • Suicidio
    • Gripe, neumonía y otras enfermedades respiratorias
    • Alzhéimer y parkinson

    Esperanza de vida en España y Europa: a la baja

    La esperanza de vida en Europa es, en promedio, más alta que en los Estados Unidos. Liechtenstein ocupa el primer puesto, seguido de Suiza y España.

    • Liechtenstein: 84,4 años
    • Suiza: 84 años
    • España: 83,3 años
    • Austria: 81,3 años
    • Alemania: 80,9 años
    • Bulgaria: 71,4 años

    Sin embargo, la esperanza de vida también cayó en Europa en 2020. Un grupo de investigación examinó la influencia de covid-19 en 37 países. Los únicos países europeos que no parecen afectados por la pandemia del coronavirus son Noruega, Dinamarca e Islandia. En Noruega, incluso aumentó.

    Consejos para vivir más años

    Muchas de las causas mencionadas para el declive de la longevidad pueden ser prevenidas. El estilo de vida, la dieta, el nivel de condición física y el estrés ambiental que se experimenta a lo largo de la vida juegan un papel importante en el desarrollo de enfermedades que podrían acortar su vida.

    En última instancia, no solo es importante que se llegue a una edad madura, sino también que uno se mantenga saludable hasta el final de la vida y que se pueda disfrutar plenamente de ella. Para conseguirlo ten en cuenta los siguientes puntos:

    1. Lleva una dieta equilibrada

    Menos es más. Especialmente cuando observas las dietas en las regiones donde vive la mayoría de los centenarios. Por ejemplo en la isla japonesa de Okinawa. Los ancianos allí comen con moderación y tienen una incidencia de obesidad menor.

    • Son recomendables las proteínas de origen vegetal.
    • Más de cinco raciones diarias de verduras y frutas al día ofrecen minerales, vitaminas, antioxidantes y fibra dietética.
    • Los frutos secos y las semillas son alimentos energéticos y saludables.
    • Los productos lácteos fermentados, como yogures y kéfir son beneficiosos.

    2. Sigue moviéndote

    El ejercicio regular es bueno para el cuerpo y el alma y es la mejor manera de mantener el organismo entero a pleno rendimiento. Incluso el rendimiento cerebral en la vejez se ve influido positivamente por el ejercicio suave.

    Cualquier tipo de actividad física contribuye al bienestar. Según los expertos, de 30 a 40 minutos de ejercicio de tres a cuatro veces por semana es lo ideal. Pero ten cuidado, no hay que forzarse constantemente hasta el límite del rendimiento. Sudar un poco es suficiente.

    3. Duerme lo suficiente

    Un sueño saludable es bueno, porque todo el cuerpo se regenera por la noche y gana fuerza para el día. Los investigadores del sueño recomiendan entre siete y ocho horas por noche. Las personas que duermen poco e irregularmente tienen un mayor riesgo de diabetes, presión arterial alta, infartos y obesidad.

    4. Deja de fumar

    Es el factor de riesgo que más acerca la muerte. Los productos de la combustión del tabaco favorecen las enfermedades cardiovasculares y pulmonares y aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer. Nunca es tarde para dejar de fumar.

    5. No tomes alcohol o hazlo con moderación

    El alcohol es una toxina y daña el cuerpo. Si quieres tomar alcohol no debes beber más de 10 g de alcohol (mujeres sanas) o 20 g (hombres sanos) al día. Esto corresponde a aproximadamente medio litro de cerveza para hombres y un cuarto de litro para mujeres. El alcohol debe evitarse por completo al menos dos días a la semana.

    6. Cuida las relaciones sociales

    Ya sean familiares o amigos, las personas que tienen contactos sociales viven más tiempo, porque el intercambio con otras personas y sentir su apoyo tiene un efecto positivo en la psique.

    Las personas solitarias tienen un nivel de estrés más alto que las personas que tienen otras personas importantes a su alrededor. También hay una conexión entre la soledad y la depresión. Llama a tus seres queridos o reúnete para tomar una taza de té, porque eso no solo es bueno para el alma y para tu salud.

    7. Toma descansos

    Ya sea en la vida profesional o privada, las trampas del estrés acechan por todas partes en la vida cotidiana. Pero si conscientemente te permites períodos de descanso regulares, puedes prevenir enfermedades cardiovasculares, depresión y cáncer.

    Además, el estrés a largo plazo te hace envejecer más rápido. Así que reduce la marcha y disfruta de pequeños descansos de vez en cuando.

    8. Entrenamiento mental

    No subestimes el entrenamiento mental: si no desafías a tu cerebro, dejarás que se oxide. Los pasatiempos creativos, los rompecabezas, la lectura o el aprendizaje de un nuevo idioma lo mantienen joven.

    Nunca dejes de hacer lo que te da alegría. Ya sea escribiendo, haciendo música, viajando, yendo al museo o al teatro. Y mantente curioso para seguir descubriendo cosas nuevas y hermosas en la vida.

    Referencias científicas:

    ¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?