Hogar sano

Evita las humedades en casa con estas 5 prácticas

Ducharse, cocinar o tender la ropa dentro de casa puede causar condensaciones y la aparición de moho que compromete la salud. Aprende a evitarlo.

Lo ideal para la salud es mantener la humedad de los espacios interiores en torno al 50%. Es lo mejor para el buen estado de las vías respiratorias y de la piel. Puedes medir la humedad con un termohigrómetro. Si supera el 60% tienes que mejorar la ventilación o recurrir a un deshumidificador. Con los cinco consejos que te mostramos a continuación podrás mantener la humedad a raya.

1. Ventila bien

Aunque la vivienda esté en perfecto estado, cuando se produce humedad en casa –al ducharse, cocinar o tender la ropa dentro–, si se concentra da lugar a condensaciones y a la aparcición de mohos. Ventilar unos 10-15 minutos al día es la forma más eficiente de evitarlo, y de prevenir trastornos de salud.

2. Ventanas con puente térmico y paredes aislantes

Elige cerramientos de la vivienda –ventanas, balconeras, puertas exteriores– con puente térmico. Este permite que el calor se trasmita mejor por el material. De este modo, se evitan las condensaciones en la perfilería interior, que suelen aparecer cuando la temperatura del exterior es muy baja, y la humedad relativa interior, alta.

También pueden aparecer cuando se renuevan los cerramientos si la pared está dotada de un buen aislamiento: la diferencia de temperatura entre la pared y el nuevo cerramiento produce las condensaciones y el moho.

Artículo relacionado

El aire poco saludable genera problemas de salud

Guía para respirar un aire más sano en casa

3. Cuida las paredes que dan al norte

  • Dormitorios. Si la pared da a la cara norte, revisa que esté bien aislada para evitar el contraste entre las temperaturas interior y exterior, y con ello, condensaciones.
  • Armario. Si está encastrado en pared norte, sin buen aislamiento, aparecen mohos. No se pueden ver, y son motivo de asma o alergias.

4. Hábitos que ayudan

  • Deja el extractor en marcha. En los baños que no tienen ventilación natural, poner en marcha el extractor de aire permite absorber el vapor de agua que se genera durante la ducha, y así se evitan problemas de humedades.
  • Ollas cerradas. Para evitar que se concentre el vapor de agua en la cocina, tapa las ollas durante los tiempos largos de ebullición de sopas y guisos, además de poner en marcha el extractor.
  • Tiende la ropa en el exterior. Evita colgar la ropa mojada dentro de casa, mejor en la galería, en la terraza o, en su defecto, en una habitación abierta al exterior. Especialmente en invierno, cuando el clima no acompaña, el hábito de tender dentro suele ser motivo de condensaciones que perjudican al sistema respiratorio.

Artículo relacionado

como elegir madera adecuada

Casa sana: elige la madera adecuada para cada uso

5. Que no falten las plantas

Las plantas en los espacios interiores favorecen la regulación de la humedad en el aire.

  • La hiedra es muy resistente y le gusta la luz. Ayuda a regular la humedad del aire y así previene que se forme moho. Absorbe el formaldehído de los muebles de madera aglomerada.
  • Los potus precisan de poco mantenimiento. También ayudan a regular la humedad del aire y lo limpian de formaldehído y benceno, presentes en el mobiliario, plásticos y detergentes.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?