Prevenir el coronavirus

¿Qué filtros podemos poner en las mascarillas reusables?

Claudina Navarro

La mascarilla de tela con posibilidad de incluir un filtro desechable interior es una buena opción para prevenir el contagio de la COVID-19 en la mayoría de circunstancias. Te ofrecemos orientaciones para elegir el filtro adecuado y para adquirir una mascarilla higiénica lavable.

A estas alturas de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 todavía no podemos estar seguros de que las mascarillas FFP2 que nos venden en las farmacias no sean falsificaciones. Igualmente nos venden mascarillas reutilizables sin certificaciones de eficacia. Por supuesto, prácticamente cualquier mascarilla es mejor que nada, pero si buscas una realmente eficaz, existen criterios que puedes tener en cuenta, tanto para elegir un filtro como una mascarilla.

Cómo elegir un filtro para mascarilla reutilizable

Desde el punto de vista ambiental, lo más recomendable para la mayoría de situaciones de la vida cotidiana es llevar una mascarilla reutilizable con doble capa de tela de algodón y un filtro interior desechable.

El elemento clave es este filtro. Existen soluciones caseras mientras no se encuentra algo mejor. Por ejemplo, se puede utilizar un filtro de café o una toallita húmeda que se ha secado bien al sol.

Pero no podemos estar seguros de la eficacia de estos inventos. Lo mejor es adquirir filtros homologados. El Ministerio de Sanidad informa que los filtros desechables deben cumplir la norma UNE-EN 143:2001 para equipos de protección respiratoria contra particulas. Se pueden encontrar en farmacias físicas y online.

Hay que tener en cuenta que el filtro es muy eficaz, pero el conjunto de la mascarilla no equivale a una FFP2 homologada porque no reúne otras condiciones, como los ajustes laterales. Este ajuste se puede mejorar bastante cubriendo la mascarilla con un trozo de media de nailon, que la sujetará bien a la cara y a la cabeza. Pero en verano va a ser una medida realmente difícil de llevar.

Artículo relacionado

Mujer con mascarilla de tela

¿Cuál es la mascarilla más adecuada para el uso continuado?

Elegir una mascarilla higiénica reutilizable

Muchas personas están eligiendo mascarillas lavables sin filtro y confían en la publicidad del fabricante. Conviene comprobar que al menos cumplan con la norma UNE0065-2020. Esta norma no garantiza una eficacia contra partículas, por lo que su capacidad de filtrado es menor que una FFP2 o un filtro desechable UNE-EN 143:2001. Además solo garantiza que mantiene las propiedades exigidas por la norma durante 5 lavados. No obstante, esto no quiere decir que después pierdan totalmente su eficacia, pues la pérdida es gradual.

En la web del Ministerio hay un documento descargable sobre la norma UNE0065-2020 con instrucciones para confeccionarse uno mismo la mascarilla, con patrones y criterios para elegir la tela.

Por otra parte, recuerda que las mascarillas reutilizables se definen como "higiénicas" y, pese a lo que te digan los vendedores, nunca se pueden describir como "equivalentes" a una FFP2 o FFP3.

Cómo distinguir una mascarilla FFP2 legal de una falsificación

Al comprar una mascarilla FFP2 es fácil que nos cuelen una falsificación. Para evitarlo, debemos fijarnos en que en la mascarilla aparezcan grabadas las siguientes indicaciones (todas):

  • Marca o modelo
  • Logo "CE" seguido de 4 dígitos
  • FFP2 NR o FFP3 NR
  • EN 149:2001

Las mascarillas pueden seguir la normativa KN95 o N95, que se considera prácticamente equivalente a FFP2. Este este caso deben llevar las siguientes indicaciones:

  • Fabricante
  • GB2626:2006 KN95 o GB2626:2019 KN95

Ten en cuenta que estas mascarillas se pueden utilizar durante unas 48 horas. Después hay que desinfectarlas (en el horno a 70 ºC durante 30 minutos) o esperar 7 días para utilizarlas de nuevo. No son lavables.

Cómo lavar la mascarilla higiénica

Según recomienda el Ministerio de Sanidad, se pueden desinfectar de dos formas: lavándolas con detergente normal y agua a temperatura entre 60-90 ºC o bien sumergiéndolas en una dilución de lejía 1:50 con agua tibia durante 30 minutos. En este segundo caso es importante lavarlas después con agua y jabón y aclarar bien para eliminar cualquier resto de lejía antes de dejarlas secar.

Es importante recordar que el uso correcto de la mascarilla empieza con el lavado de manos antes de ponérsela. La mascarilla debe ajustarse a la cara y cubrir boca, nariz y barbilla. No hay que tocarla mientras se lleva puesta y, para quitársela, hay que tirar de las gomas desde atrás, sin tocar la parte frontal.

¿TE HA INTERESADO ESTE ARTÍCULO?

Puedes suscribirte a la revista Cuerpomente y recibirla cómodamente en tu casa. Más información aquí.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?