Contaminación y COVID-19

Las granjas de cerdos y gallinas podrían empeorar el curso del coronavirus

Claudia Navarro

Las granjas industriales emiten cantidades elevadas de amoniaco y otros gases a la atmósfera. Esta contaminación se asocia con más casos de infecciones de COVID-19, complicaciones y muertes.

En las zonas con granjas de cerdos y gallinas empeora el curso del coronavirus. El hallazgo ha sido realizado por investigadores británicos. Su objetivo era comprobar si la contaminación del aire se relacionaba con una mayor incidencia y gravedad de las infecciones con el coronavirus de la COVID-19, tal como habían indicado trabajos anteriores. Pero al estudiar el mapa de Holanda se dieron cuenta de que las cifras de casos y fallecimientos durante el mes de abril eran mayores en las áreas rurales.

Los epidemiólogos de la Universidad de Birmingham, con el doctor Matthew A. Cole a la cabeza, determinaron que había dos factores en las zonas rurales que podían haber contribuido a la expansión de la pandemia en Holanda.

  • Uno de ellos fueron las fiestas de carnaval durante el mes de febrero, que atrajeron a miles de personas a las localidades del sur rural.
  • El otro factor, no menos importante, según los autores del estudio, fue que en muchas localidades el nivel de contaminación del aire es mayor que en las ciudades debido a la presencia de granjas con miles de cerdos y gallinas, que emiten a la atmósfera amoniaco, metano y otros gases.

Artículo relacionado

mujer en la calle con mascarilla

En las zonas más contaminadas el coronavirus resulta más mortal

Las granjas emiten gases como el amoniaco que favorecen las infecciones

Según los autores del estudio, en el sur rural se encuentran granjas intensivas donde viven sus cortas vidas 12 millones de cerdos y más de 100 millones de gallinas. Estas instalaciones emiten grandes cantidades de amoniaco, que constituye uno de los principales ingredientes de la contaminación fina (partículas menores de 2,5 micrómetros) del aire. Junto con otros gases, como el dióxido de azufre y el dióxido de nitrógeno, causa una inflamación persistente de las vías respiratorias, incluso en personas jóvenes, lo que aumenta el riesgo de infección vírica, de complicaciones de la enfermedad y, por tanto, de muertes.

El estudio indica que la contaminación en Holanda se asocia con un incremento del 10% en las admisiones hospitalarias y un 15% de fallecimientos por el coronavirus.

Por ahora no existe ningún estudio que haya vinculado las granjas intensivas con la pandemia en otros países. Sería interesante conocer los datos de España, pues las emisiones de amoniaco no han dejado de crecer en nuestro país durante los últimos años, incluso por encima de los niveles permitidos por la Unión Europea, hasta el punto de que se habla de una "burbuja del amoniaco" o "burbuja del cerdo".

Por otra parte, existen otros factores asociados a la contaminación que pueden influir sobre el curso de la pandemia. Por ejemplo, existe una relación entre las zonas contaminadas, los ingresos económicos de los habitantes y el hacinamiento en los barrios, las viviendas o los lugares de trabajo. Todos estas variables pueden jugar a favor del coronavirus. Si las granjas empeoran la calidad del aire, es sabido que los mataderos son focos de infección debido a las malas condiciones de trabajo.

Referencias científicas:

Matthew A. Cole, Ceren Ozgen y Eric Strob. Air Pollution Exposure and COVID-19. Institute of Labor Economics.

Conticine et al. Can atmospheric pollution be considered a co-factor in extremely high level of SARS-CoV-2 lethality in Northern Italy?

Xiao et al. Exposure to air pollution and COVID-19 mortality in the United States: A nationwide cross-sectional study. MedRXiv.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?