Prevención de la COVID-19

¿El grupo de sangre 0 me protege frente al coronavirus?

Claudina Navarro

Un estudio científico apunta que las personas con sangre tipo A tienen un riesgo estadísticamente mayor de contagiarse y de sufrir complicaciones. En cambio, el riesgo es menor en las que poseen tipo O. Pero es una diferencia meramente estadística que no puede verse reflejada en la percepción del riesgo ni en las medidas preventivas que todos debemos tomar por igual.

Para muchas revistas médicas profesionales, las revisiones por pares de los estudios antes de su publicación se están ejecutando actualmente a un ritmo muy rápido. En lugar de esperar meses, algunos artículos relacionados con la pandemia COVID-19 se publican en días o semanas. Por ejemplo, el renombrado New England Journal of Medicine ha recibido hasta 200 presentaciones por día desde que comenzó la pandemia.

La situación supone un desafío para las revistas que desean publicar artículos de alta calidad. Y, por otra parte, los medios de comunicación se hacen rápidamente eco de esos estudios para satisfacer la actualidad de la pandemia. Pero los periodistas y el público pueden confundirse sobre el significado y la importancia de esa novedad.

Uno de esos estudios valora la relación entre el grupo sanguíneo y el riesgo de contagiarse con SARS-CoV-2 y la evolución de la enfermedad. Es un trabajo de investigadores europeos que evaluaron muestras genéticas de pacientes italianos y españoles y hallaron que los enfermos con grupo sanguíneo A tienen un mayor riesgo de contagio y una evolución grave. En cambio, los pacientes con grupo 0 tienen un riesgo menor. Esta conclusión concuerda con estudios previos realizados en China y Estados Unidos.

El grupo 0 no te protege frente al COVID-19

¿Pero cuán mayor es este riesgo? Según el estudio, las personas con grupo sanguíneo A tienen un 50% más de riesgo que la media de enfermos de necesitar apoyo respiratorio en caso de infección por coronavirus. En cambio, las del grupo 0, un 35% menos.

El problema es que la comunicación de estas cifras haga pensar a las personas con "grupo 0" que están protegidas frente a la enfermedad o sus complicaciones más graves. Esto no es así y deben tomar las mismas medidas de prevención que las demás personas. Las personas con grupo sanguíneo A tampoco deben preocuparse especialmente, pues el estudio solo señala pequeñas desviaciones estadísticas.

En otras palabras, llevar o no mascarilla es un factor mucho más decisivo frente a la enfermedad que el grupo sanguíneo. Y otros factores de riesgo, como enfermedades previas, juegan un papel mucho más importante en el curso de la enfermedad.

El tipo A se relaciona con más problemas con la coagulación

Entonces, ¿qué interés tiene el estudio? En realidad, es muy interesante para el conocimiento del virus y el tratamiento de la enfermedad.

Uno de los autores del estudio, el biólogo molecular Andre Franke, de la Universidad Christian Albrechts en Kiel, cree que se pueden desarrollar medicamentos que se dirijan a la expresión de los genes que determinan el grupo sanguíneo.

Artículo relacionado

Mujer con mascarilla de tela

¿Cuál es la mascarilla más adecuada para el uso continuado?

Por otra parte, el estudio profundiza en lo que ya se sabe sobre la relación entre la coagulación sanguínea y la evolución de la enfermedad. Las personas con grupo A tienen un factor de coagulación más alto, lo que se asocia con una mayor disposición a la trombosis. Pero, de nuevo, no es un riesgo absoluto, no es una conexión causal, sino un factor más entre otros muchos mecanismos reguladores de la coagulación.

Por otra parte, a las personas legas en medicina les puede parecer una rareza más del virus SARS-CoV-2 que su evolución tenga alguna relación con el grupo sanguíneo. Sin embargo, ya era algo sabido que algunas infecciones virales y bacterianas afectan a los distintos tipos de sangre con algunas diferencias estadísticas.

Por ejemplo, se estima que la bacteria Yersinia pestis, que desencadena la peste, era algo más peligrosa para las personas con tipo 0.

La distribución actual de los grupos sanguíneos se explica, entre otras cosas, como el resultado de varias fuerzas de selección evolutiva, porque ciertos grupos estaban algo mejor protegidos contra algunas enfermedades.

Referencia científica:

Chiara Milani et al. Genomewide Association Study of Severe Covid-19 with Respiratory Failure. The New England Journal of Medicine.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?