Prevenir el COVID-19

Si usas guantes, hazlo bien

Claudina Navarro

Los guantes que muchos utilizamos al salir de casa para prevenir el contagio con el coronavirus pueden ser un arma de doble filo si no los utilizamos bien.

El brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 cambió la vida cotidiana en Europa en unas pocas semanas. La incertidumbre que rodea la crisis es tan grande como el miedo a la infección. Por eso nos hemos convencido de la necesidad de llevar mascarillas y muchos también guantes e incluso gafas.

El personal sanitario y los dependientes de comercio llevan guantes y nosotros no queremos ser menos a la hora de tomar medidas de protección. Nunca está de más, pensamos. Sin embargo, si no los utilizamos bien no solo no nos protegen, sino que pueden colaborar en la infección.

Tanto es así, que al ver el uso que la mayoría hace de los guantes, el médico Marc Hanefeld lanzó un tuit pidiendo que no se utilizaran y que, en cambio, se extremaran otras medidas de precaución.

Artículo relacionado

Mujer lavándose las manos con jabón

26 medidas para prevenir el coronavirus dentro y fuera de casa

Los guantes pueden ser un desastre higiénico a gran escala

La advertencia de Hanefeld está justificada por el hecho de que los guantes recogen y transmiten los agentes patógenos con más eficacia que la propia piel. Y muchas personas, al ponerse guantes, olvidan otras medidas de higiene, como lavarse frecuentemente las manos, porque dejan de considerarlo necesario.

Hay que recordar que una mano enguantada crea un ambiente cálido y húmedo ideal para la multiplicación de todo tipo de gérmenes. Además los guantes se quitan y se ponen sin seguir la técnica adecuada, con lo que se multiplican las posibilidades de propagar y contraer el coronavirus. En realidad, si queremos utilizar guantes, debemos lavarnos las manos antes de ponerlos y después de quitarlos. Y una vez puestos no está lavarse o desinfectarse con ellos puestos al cambiar de entorno o actividad.

Nunca debemos dejar de lavarnos las manos

Hanefeld continúa explicando que muchos, al ponerse guantes, tocan de todo sin miramientos: el móvil, el volante del coche, las bolsas... Luego se quitan los guantes y vuelven a tocar todos esos objetos, sin pensar en que ellos mismos pueden acabar de dejar depositados los virus allí. Es decir, los guantes dan una peligrosa sensación de seguridad.

Según Hanefeld, tiene más sentido lavarse y desinfectarse las manos antes de ir a comprar, durante la compra emplear desinfectante y al llegar a casa lavarse las manos dos veces, desinfectarse, guardar la compra y volverse a lavarse y a desinfectarse. De alguna manera, cuando llevamos las manos desnudas somos más cautelosos.

Y en todo momento recuerda que no te debes tocar la cara con las manos, a menos que estén recién lavadas o desinfectadas.

Cómo quitarse los guantes

Si de todos modos queremos ponernos guantes porque estamos decididos a seguir todos los protocolos de higiene, también debemos aprender a quitárnoslos bien. Sin este detalle, todo lo ganado al llevar guantes podría perderse en un segundo. En el siguiente vídeo un experimentado técnico de protección civil explica magistralmente cómo hacerlo. Como verás todo está ingeniosamente pensado para no tocar con las manos desnudas la parte exterios de los guantes.

¿Qué guante elegir para protegerse del coronavirus?

Lo más importante es que sean desechables para tirarlos inmediatamente después de utilizarlos, por eso los guantes de tela quedan totalmente descartados. Ni lana, ni piel, ni algodón.

Los guantes de frutería son demasiado holgados y porosos. Es mejor descartarlos y utilizarlo únicamente en el supermercado para selección frutas y hortalizas, para nada más.

Los de látex son especialmente cómodos por la manera en que se adaptan a la mano y su tacto. Están indicados especialmente para tareas de limpieza, pero pueden resultar un poco frágiles. Además producen alergia a algunas personas.

Los guantes de vinilo tampoco son suficientemente resistentes. La alternativa son los guantes de nitrilo (como los del vídeo),que son los que usa el personal sanitario. Son más resistentes y soportan mejor el desgate y los rozamientos.

Para saber más:

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?