Receta casera

Cómo hacer tu propio lápiz de labios natural

Claudina Navarro

La piel de los labios es muy sensible y tiende a sercarse y a agrietarse. Puedes evitarlo con este lápiz que puedes elaborar en casa.

La caléndula es una de las grandes y antiguas plantas medicinales europeas. Adornaba muchos templos griegos de la medicina en honor de Asclepio, seguramente debido a su belleza y sus muchas propiedades.

Es una planta especialmente indicada para el cuidado de la piel y los labios. Acelera la curación de las heridas, reduce la inflamación y tiene capacidad desinfectante.

Un lápiz a base de caléndula puede acabar con los problemas de sequedad y grietas.

Artículo relacionado

pintalabios

¿Es cierto que los pintalabios contienen plomo?

Cómo hacer un bálsamo labial de caléndula

El bálsamo labial se elabora en pocos minutos y gracias a los ingredientes naturales puedes disfrutarlo sin temor. Es importante que trabajes de la manera más limpia posible, recuerda que la receta no lleva conservantes.

Ingredientes:

  • 30 ml de aceite de caléndula. Te lo puedes hacer tú misma con un puñado de flores frescas de caléndula, que debes cubrir con aceite ecológico de girasol y dejarlas tapadas en un frasco de rosca durante tres o cuatro semanas. Agítalo un par de veces al día. Transcurrido el tiempo, lo cuelas y ya lo puedes usar como ingrediente. Si no quieres esperar, puedes conseguirlo en herbolarios.
  • 15 g de manteca de karité
  • 15 g de cera de abejas
  • Opcionalmente: unas cuantas gotas de tocoferol (vitamina E, puedes conseguirla en farmacias) para hacer el bálsamo más duradero
  • Pequeños frasquitos con tapa o tubos de lápiz labial

Elaboración:

  1. Mezcla en un vaso el aceite de caléndula y la cera de abeja y caliéntalos al baño maría hasta que la cera esté fundida totalmente.
  2. Añádele la mantequilla de karité y mezcla hasta obtener una masa homogénea.
  3. Saca el vaso del baño maría y anádele el tocoferol gota a gota.
  4. Ahora vierte el bálsamo en los tarritos o los tubos de lápiz de labios y déjalos que se enfríen del todo.
  5. Si vas a preparar esta receta en verano, aumenta la dosis de la cera de abejas hasta los 20 gramos para que adquiera más consistencia. Si prefieres que quede más líquido para esparcirlo mejor, utiliza menos cera, pero en este caso solo te servirá para el tarrito.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?