Terapias naturales contra el frío

Hidroterapia en casa contra el frío

Ramón Roselló

Los ejercicios naturistas de hidroterapia son ideales para normalizar nuestra calefacción interna. Los múltiples efectos beneficiosos de esta práctica, digestivos, térmicos y ansiolíticos, se perciben desde el primer momento.

Los ejercicios naturistas de hidroterapia son ideales para normalizar nuestra calefacción interna. Los múltiples efectos beneficiosos de esta práctica, digestivos, térmicos y ansiolíticos, se perciben desde el primer momento.

Beneficios de la sauna como tonificante corporal

De la sauna se sale pletórico de calor, pero es importante no entrar en ella si se está encogido de frío. Los finlandeses afirman que "si entras en la sauna aterido de frío, este se refugiará en tu corazón".

Primero habrá, pues, que calentarse por dentro de forma progresiva y solo después tomar la sauna. Beber líquidos suficientes también es importante.

La sauna es una técnica de desintoxicación: junto con la abundante transpiración que emitimos por la piel, el organismo se desprende de sustancias que el naturismo clásico denominó toxinas; y eso sucede gracias a la combinación de vasodilatación y vasoconstricción sanguíneas. A través de la piel se elimina parte de la urea disuelta en la sangre y que debería ser eliminada por la orina; de manera que, con ello, se está favoreciendo a los riñones.

Las personas que tomen muy pocas saunas al año, o que sigan una dieta con abundantes alimentos de origen animal y realicen poco ejercicio, podrán observar durante una sauna que ese líquido que eliminan por transpiración tiene un color amarillento y, ocasionalmente, olor fuerte.

A partir de ciertas edades muchas personas se preguntan si una sauna puede resultar perjudicial. Recordemos que la sauna está contraindicada:

  • En caso de tensión arterial baja o elevada (superior a 200 mmHg de máxima); o de insuficiencia cardiaca
  • Si se padecen tromboflebitis, glaucoma, o hipertiroidismo
  • En estados debilitados, como las reagudizaciones de enfermedades crónicas (hepatitis, nefritis, artritis) o en caso de fiebre
  • Durante los tres primeros meses de embarazo

En caso de tomar medicación para la hipertensión, la normalización de la circulación al final no debe realizarse con una ducha fría, sino progresiva.

Artículo relacionado

hidroterapia fibromialgia

La balneoterapia es eficaz para tratar la fibromialgia

Agua fría para activar la calefacción interna

Para recuperar el vigor corporal se aconseja abordar estos ejercicios de forma progresiva.

  • Primero se empieza con fricciones en pecho y espalda después de la ducha con una manopla de toalla empapada en agua fría.
  • Al cabo de unos días, se pasa a una breve ducha con agua fría al finalizar la ducha caliente.
  • Cuando el cuerpo esté más fortalecido, se realizan prácticas como el baño de asiento, que consiste en sumergir el tercio inferior del tronco (abdomen y zona lumbo-sacra) entre 30 y 60 segundos en un recipiente con agua fría.

La duración de esta práctica depende del estado de salud de base; lo más importante es que después de secarse hay que abrigarse bien, para aguardar la reacción calorífica del organismo. Por eso, los baños de asiento se suelen realizar por la tarde, ya en casa, por lo menos dos horas después de la última comida.

Artículo relacionado

remadios-pies-frios-invierno

Remedios naturales para los pies fríos crónicos

En caso de pies fríos

Hay dos prácticas de hidroterapia para resolver el problema de los pies fríos.

Una consiste en llenar la bañera con unos 20 cm de agua fría, y durante unos minutos simular que se está caminando, levantando bien cada pie, fuera del agua, a cada "paso".

El otro, tal vez más eficaz, consiste en entrenar los vasos sanguíneos de los pies con una vasodilatación y vasoconstricción vigorosas. De esta manera las arterias aprenden a reaccionar con rapidez frente a situaciones de compromiso térmico.

Para ello hay que sumergir los pies en agua bien caliente, el tiempo suficiente como para estar a gusto (de 1 a 2 minutos) y seguidamente introducirlos en agua fría de verdad, pero apenas durante 15 segundos. Luego se repite la misma acción, que en total se hace de 4 a 6 veces. Al final hay que secarse bien los pies, ponerse unos buenos calcetines y zapatillas y descansar un poco.

La acupuntura termoreguladora

Qué duda cabe de que existe una base bioquímica que explica los acontecimientos metabólicos de nuestro cuerpo, pero antes de que sucedan estas reacciones moleculares existen cambios energéticos que dirigen su sentido, intensidad y características, y de ellos se ocupa especialmente la medicina tradicional china.

Para mover un mueble de sitio se necesita una persona con brazos y piernas, pero antes que eso se necesita el pensamiento de querer hacerlo. Lo mismo sucede con los cambios que experimentamos en el cuerpo: primero está la parte sutil, puramente energética podríamos decir, y posteriormente las moléculas se organizan conforme a la dirección marcada de esa manera.

Los cuatro puntos fundamentales de la medicina china para diagnosticar una enfermedad consisten en:

  1. Localizarla en el exterior o en el interior del organismo
  2. Precisar si es por predominancia de frío o de calor
  3. Definir si es por vacío o por plenitud
  4. Especificar si es de naturaleza yin o yang

Para ello, tan solo es preciso saber leer la información que ofrece el cuerpo y deducir conclusiones, a menudo pasmosamente sencillas. En caso de ser friolero, la misma expresión ya indica que "hay frío" en el organismo. Por lo tanto, la mayoría de casos se resuelven tonificando el yang corporal, ya sea con la inserción de finas agujas, el masaje tradicional chino (tuina) o la aplicación de calor mediante moxibustión.

Los puntos para actuar dependen de cada situación, pero existen puntos generales para tonificar el calor, como son el 36 de estómago, el 8 de vasoconcepción o el 62 de vejiga.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?