Reducir y prevenir cálculos biliares

Limpieza hepática para reducir las piedras en la vesícula

Rosa Guerrero

Controlar la dieta y ciertas plantas depurativas evitan que suban el colesterol y la bilirrubina y ayudan a generar ácidos biliares, reduciendo los cólicos.

La litiasis biliar o formación de cálculos o piedras en la vesícula se desarrolla lentamente y permanece asintomática durante años.

Las piedras pueden ser pequeñas como granos de arena o tan grandes que ocupen toda la vesícula. A medida que aumentan de tamaño, pueden llegar a obstruir el orificio de salida de la bilis (colédoco) y provocar un cólico biliar que requiera atención médica urgente.

Los primeros síntomas de la litiasis son la distensión abdominal y el malestar tras una comida muy grasa, mientras que el dolor agudo del abdomen con irradiación a hombros y espalda, las náuseas, los vómitos, la ictericia, los escalofríos y la fiebre indican una posible infección.

El 80% de los cálculos son de tipo mixto (colesterol, pigmentos y sales inorgánicas de calcio) y se forman cuando se produce un aumento de la producción de colesterol o de bilirrubina y un descenso de lecitinas y ácidos biliares.

Por ello, una dieta adecuada que favoreza la limpieza hepática puede ayudar a reducir el tamaño de estas piedras en la vesícula y contribuye a prevenir que se formen de nuevo.

Artículo relacionado

Diente de león

7 buenos amigos del hígado que te ayudan a depurar

Qué tipo de dieta ayuda a evitar los cálculos biliares

Los factores de riesgo para el desarrollo de piedras en la vesícula son una dieta rica en grasas y baja en fibra, la obesidad, algunos fármacos, ciertos parásitos, la edad y la predisposición genética.

Una vez han aparecido los cálculos se puede intentar su expulsión mediante una limpieza hepática puntual a base de aceite de oliva, pomelo y sales de Empsom–pero siempre que su diámetro sea inferior al del colédoco (unos 5 mm).

Si son muy grandes existe riesgo de obstrucción y es mejor intentar reducir el tamaño antes de realizar el tratamiento dirigido a su evacuación. Para ello hay que eliminar de la dieta los alimentos refinados (harina blanca, bollería, arroz, azúcar blanca, dulces) y sustituirlos por productos integrales.

El café, el chocolate, la leche y las bebidas alcohólicas están totalmente desaconsejados. También es importante sustituir las grasas saturadas y de origen animal por poliinsaturadas de origen vegetal.

Ten en cuenta que la lignina, un tipo de fibra que está presente en la acelga y los tallos de la lechuga –entre otras verduras–, la alfalfa, el arroz o las legumbres puede ligarse a los ácidos biliares y al colesterol y evitar que pasen al torrente sanguíneo. Por ello, esta molécula orgánica (la más abundante en el mundo vegetal) ayuda a reducir el riesgo de que se formen cálculos biliares.

Artículo relacionado

Comida sana

Claves para eliminar toxinas y nutrir tus células

¿Hay alguna planta o remedio natural que pueda ayudar a reducirlas?

Algunas plantas pueden ayudarte a evitar la formación de piedras en la vesícula biliar. Consulta con el experto antes de tomar cualquier tipo de planta o suplemento.

  • Te ayudará beber cada día en ayunas un zumo de remolacha y rábanos junto con alguna hortaliza verde, como pepino o apio.
  • Tras las comidas puedes tomar una infusión de menta y romero, de acción colagoga y espasmolítica.
  • Tomar una taza de infusión de boldo (o 1 gramo de extracto) tres veces al día justo antes de las comidas también puede ayudar. Esta contribuye a drenar la vesícula biliar y ayuda a evitar así que el colesterol se precipite en forma de cálculos.
  • Por último incorpora a tu dieta dos cucharadas diarias de lecitina de soja, un comprimido de enzimas digestivas y algún complemento ortomolecular cuya fórmula incluya taurina, metionina, alcachofa, fumaria y cúrcuma.

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de cuerpomente?